Alugnas de las audaces incursiones de ataque a puertos de la Décima Flotilla MAS italiana tuvieron lugar en la bahía de Algeciras, y más concretamente en el fondo del puerto de Gibraltar. A continuación os dejamos un extracto del nuevo libro de Esteban Pérez Bolívar (autor de Zafarrancho Podcast).

Tienda OnLine Ediciones Salamina (antes Platea)

Allí, cubierto por las aguas de la parte más septentrional de la bahía de Algeciras, Borghese asignó los blancos a sus hombres usando la información recabada con el periscopio durante la penetración: Tesei, que guiaba el maiale con más autonomía, debía atacar el acorazado más lejano, el que estaba amarrado más al interior del puerto.

Birindelli atacaría el acorazado más externo mientras que Della Penne tendría libertad para escoger entre los cruceros o portaaviones que estuvieran en puerto. En caso de no haber ninguno debía atacar al acorazado de Birindelli, colocando la carga lo más a popa posible para que la explosión afectara la proa del acorazado de Tesei.

Dicho esto Borghese hizo emerger el Sciré, dejando fuera del agua solo la torreta. Antes de que los comandos italianos partieran, el capitán del submarino, de pie ante la escalerilla, dio a cada hombre una ligera patada en el culo como augurio de buena suerte.

Con los ocho hombres rana dirigiéndose hacia los contenedores estancos, Borghese sumergió el submarino hasta poner el borde superior de la torreta a flor de agua. Trabajando a unos cuatro metros de profundidad los ocho hombres del Reparto Medios de Asalto —los seis titulares y los dos reservas— sacaron los SLC de los contenedores, desconectando los cordones umbilicales que los tenían conectados a la nave madre y que servían para ventilar el compartimiento de baterías de los aparatos y mantener cargadas sus células, algo que convertía al Sciré en una sofisticadísima plataforma de lanzamiento de micro-naves de ataque, artefactos que por desgracia aún no estaban listos para la misión.

Fuera de los contenedores cada equipo inspeccionó su maiale correspondiente encontrando varias averías, sobre todo en el sistema de lastre y equilibrio. Sin poder comunicarse bajo el agua cada equipo partió cuando estuvo listo con la intención de converger, de ser posible, en la entrada del puerto de Gibraltar situado tres millas al sureste.

Della Penne, piloto del SLC nro. 3, en su viaje a través de la bahía nunca pudo evacuar el agua de los tanques de lastre interiores debido a la avería de las bombas de vaciado y/o trasiego. La única manera de mantener el maiale cerca de la superficie fue navegando a la máxima velocidad con el reóstato en la cuarta marcha. Pero la falta de equilibrio que mantenía el aparato apopado obligó al copiloto, el suboficial Bianchi, a usar el respirador desde el principio.

Cuando la boca del puerto se encontraba a la vista el maiale comenzó a hundirse y no se detuvo hasta tocar fondo a más de 40 metros. Agotados todos los intentos por hacerlo emerger, Della Penne trató de separar la cabeza pero la excesiva profundidad le pasó factura, haciéndole ver resplandores blancos. Ante el inminente desvanecimiento el piloto emergió, encontrándose en superficie con Bianchi. Luchando más por mantenerse en superficie que por desplazarse en ella, la pareja alcanzó la costa entre Puente Mayorga y la Línea, siendo recogidos por el coche que el servicio secreto de la Regia Marina mantenía en alerta en la zona.

El autor del libro, Esteban Pérez Bolívar (Caracas, 1964), ingresó en 1981 en la Escuela Naval de Venezuela para convertirse en marino. Finalizado el primer año y obtenida la máxima calificación, fue enviado a Europa para continuar sus estudios en la Accademia Navale di Livorno, graduándose de alférez de navío en 1986. Después de adiestrarse en varios buques de guerra de la Marina Italiana y de servir muchos años como oficial a bordo de los mejores navíos de la Armada de Venezuela, pasó a la vida civil ejerciendo cargos directivos en empresas transnacionales norteamericanas.

Los «Medios de Asalto» italianos, artífices de los raids navales más espectaculares de la historia, comienzan a forjarse en los albores del siglo XX con la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial y su aguerrida lucha por el control del Adriático. A partir de ese momento todo será una tenaz sucesión de éxitos y fracasos que fraguaron una nueva forma de luchar en el mar con acciones de comandos destinadas a contrarrestar la superioridad naval de los enemigos de Italia en los distintos conflictos, alcanzado su punto culminante durante la Segunda Guerra Mundial con la Xª Flotilla MAS.

Croquis de la incursión en la bahía de Suda

Todas estas acciones, desde el germen de los primeros diseños y acciones durante la Gran Guerra, su desarrollo en el breve intervalo de paz y el uso intensivo de este nuevo tipo de lucha durante la siguiente contienda mundial, están contados con emoción, y con la precisión que otorga la investigación en las fuentes primarias, por un auténtico experto en la materia formado en la Armada Italiana.

ÍNDICE:

1.-El Buceo y la guerra en el mundo clásico
2.-La Regia Marina experimenta
3.-Los orígenes de la Décima MAS
4.-Primeras acciones, primeros fracasos
5.-Tras el éxito de Suda, el descalabro de Malta
6.-La Décima se consolida
7.-MAS vs URSS
8.-Antes y después del Armisticio
9.-Un proyecto y un misterio
10.-El legado de la Décima
11-Ocio ligado a la Xª Flotilla MAS

Ficha técnica del libro:

Ediciones Salamina
Tamaño 14,8×21 cm.
Nº de páginas: 320
Incluye más de 30 fotografías, croquis y mapas a color.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788494497131
Año edicón: 2017
Precio: 19€

Si te gustó, te puede interesar El Ataque a la Bahía de Suda. La Xª Flotiglia MAS entra en guerra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>