BERLÍN. Ya hemos visto que el Kaiser está de crucero, pero no solo él ha salido. La ciudad está vacía pues casi todos los altos cargos, entre ellos Falkenhyan y Moltke, máximos dirigentes de las fuerzas armadas, están de vacaciones. No es casualidad, sino que en gran parte es buscado. El gobierno alemán pretende así mostrar que su intención es pacífica, evitando cualquier acto que provoque una escalada en la tensión.

El Café Stern, en Berlín, cuyo exterior parece tan vacío como las altas instancias de la nación.

Mientras tanto, el Canciller Bethmann-Holweg, quien, el sí, sigue al pie del cañón, envía una nota a sus embajadores en Londres, Roma y San Petersburgo, que indica que: “Deseamos urgentemente la localización del conflicto; la intervención de otra potencia, vistos los diferentes compromisos de las alianzas, llevará a consecuencias incalculables”.

Alemania parece pues consciente de lo que está en juego, pero no nos equivoquemos. Su política no busca evitar el conflicto, sino mantenerlo localizado, por eso urge a Austria a actuar lo más rápidamente posible, poner al mundo ante un hecho consumado, para que a partir de ahí la tensión empiece a descender. Sin embargo, y aunque ha pasado ya casi un mes desde el atentado, los órganos de decisión austríacos siguen deliberando que hacer.

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 21 de julio por la mañana. La Primera Reunión, Informal.

Sigue en: 21de julio, por la tarde. Recepción en el Peterhof.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.