EL PETERHOF, SAN PETERSBURGO. El Presidente Francés Raymond Poincaré se halla en los apartamentos que le han sido asignados en la residencia del Zar, cuando el mismísimo Nicolás II se presenta para una conversación informal.

El Peterhof, en la actualidad.

Durante una hora los dos hablan, a solas, sobre diferentes focos de tensión que soporta Europa en ese momento: la ruso-británica en Persia, la albano-greco-turca con respecto a quien ha de ser propietario de las distintas islas del egeo; así como sobre la política italiana, en ese momento miembro de la Triple Alianza y, sobre todo, sobre Austria.

Los planes austríacos tras lo que ha sucedido en Sarajevo parecen ser lo que más preocupa al Zar. Poincaré anotará en sus memorias un detalle revelador: “Me repite que, dadas las circunstancias, una alianza total entre nuestros dos gobiernos le parece más necesaria que nunca”. Tras estas palabras, con las bases de las reuniones por venir sin duda establecidas, Nicolás II se marcha.

 

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 20 de julio, al alba. El Zar Recibe a Francia.

Sigue en: 21 de julio, durante la jornada. Berlín Vacío, Alemania Espera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.