Durante la retirada de Corea del Norte en diciembre de 1950, el Octavo Ejército de los Estados Unidos superó a los perseguidores chinos y norcoreanos y rompió el contacto con el enemigo. A finales de enero de 1951, como resultado de órdenes estrictas de su comandante (Teniente General Matthew B. Ridgway), el ejército se volvió y tomó posiciones defensivas cerca del paralelo 37, y desde allí envió patrullas de reconocimiento hacia el norte para localizar de nuevo al enemigo y restablecer el contacto.

Las divisiones 24º y 2º de infantería ocuparon posiciones contiguas cerca del centro de la línea del Octavo Ejército. A finales del 27 de enero, el general al mando del X Cuerpo de EE.UU. ordenó a la 2ª División que enviara una patrulla de reconocimiento hacia el norte, a las proximidades de dos túneles de ferrocarril a unos pocos kilómetros al sur de Chipyong-ni. Debía unir fuerzas en Iho-ri con un grupo de la 24ª División, tras lo cual la patrulla mixta procedería al objetivo.

Debido a que la orden llegó a las divisiones tan tarde, la 24ª División fue incapaz de hacer los arreglos para cruzar el desbordado río Han a tiempo para efectuar la unión. Sin embargo, una patrulla de la 23ª Infantería (2ª División) reconoció la zona de los Túneles Gemelos y regresó a su base sin incidentes.

A las 22:40 de la noche del 28, el X Cuerpo ordenó a la 2ª División que realizara la misma patrulla al día siguiente, de nuevo junto con una patrulla de la división adyacente. Esta vez la 2ª División debía proporcionar cinco jeeps adicionales para llevar a los hombres de la 24ª División, que aún no podía llevar sus vehículos al otro lado del río.

Las primeras órdenes relativas a la patrulla llegaron a la 23ª de Infantería a las 23:00. Fueron transmitidas al 1er Batallón que, a su vez, llamó a la Compañía C y dio instrucciones preliminares al Teniente James P. Mitchell (uno de sus jefes de sección), pidiéndole que se presentara en el cuartel general del batallón a la mañana siguiente a las 06:00 para recibir las órdenes completas.

Todavía estaba oscuro, el cielo estaba despejado y la temperatura era de unos pocos grados sobre cero cuando el teniente Mitchell llegó a la tienda del S3 en la mañana del 29 de enero. Aquí se le dio la misión de hacer otro reconocimiento del área de los Túneles Gemelos por carretera, a unas treinta millas al norte de la ubicación de la Compañía C, y se le dijo que hiciera contacto con el enemigo, si podía, pero que evitara el combate con cualquier gran fuerza enemiga. Se le ordenó que saliera lo antes posible, ya que estaba previsto que se reuniera con la patrulla de la 24ª División a las 10:30. A las 06:30 el Teniente Mitchell había regresado a su compañía para organizar su grupo.

Los planes para la patrulla se estaban haciendo y cambiando mientras los miembros se reunían. El cuartel general del batallón llamó tres veces entre las 06:30 y las 08:00, cada vez añadiendo hombres y armas a la patrulla. También hubo dificultades y retrasos en la obtención de suficientes vehículos y radios, ambos muy escasos como resultado de las pérdidas de equipo pesado que la 2ª División había sufrido durante su retirada de Corea del Norte. El 1er Batallón finalmente arregló el suministro de tres jeeps, con conductores, de otro batallón del mismo regimiento, y radios adicionales de un batallón de artillería.

El Teniente Mitchell tenía dos radios SCR-300, ninguna de las cuales funcionaba bien, para las comunicaciones dentro de la patrulla. Para ayudar a mantener las comunicaciones entre la patrulla y su cuartel general, el regimiento había dispuesto que un avión de enlace L-5 diera vueltas por encima de la patrulla y actuara como estación de retransmisión de radio. Por lo tanto, era necesario tener una radio SCR-619 para comunicarse con el avión. Para estar seguros, el 1er Batallón pidió prestados dos. Sin embargo, en la mañana del 29 de enero, el batallón de artillería se quejó porque dos de sus radios habían sido dañadas cuando se las prestaron a la infantería el día anterior, e insistió en proporcionar las radios con sus propios operadores. Eran las 09:00 antes de que los artilleros se presentaran, y la patrulla estaba lista para ponerse en marcha.

El teniente Mitchell estaba al mando de la patrulla. Tal y como se organizó finalmente, estaba formada por cuarenta y cuatro oficiales y hombres, la mayoría de los cuales eran miembros de su sección de fusileros de la Compañía C. Nueve miembros de la patrulla, incluido un oficial, eran de la Compañía D; los otros eran los operadores de radio de artillería y los conductores del 3er Batallón. Estos hombres estaban montados en dos transportes de armas de 3/4 toneladas y nueve jeeps, cinco de los cuales eran para los hombres de la 24ª División. Los hombres de Mitchell llevaban dos BAR y fusiles o carabinas, más un cañón sin retroceso de 75 mm y 57 mm, un bazooka de 3,5 pulgadas, un mortero de 60 mm y dos ametralladoras de calibre .50 y tres calibres de .30 montadas en los vehículos, y dos ametralladoras ligeras con soportes de trípode.

Para 20 de los 44 miembros de la patrulla, esta era su primera acción de combate desde que se habían unido a la Compañía C sólo cuatro días antes. Eran de escuelas especializadas que figuraban como dibujantes, mecánicos y técnicos, y habían recibido poco entrenamiento como infantes.

Otro oficial se unió a la patrulla justo antes de que ésta se fuera. El Capitán Melvin R. Stai (asistente de batallón S3) fue con ellos sólo para asegurarse de que la patrulla del Teniente Mitchell se reuniera con los hombres de la 24ª División como estaba previsto. Se le dijo que regresara al cuartel general del batallón después de que la patrulla mixta partiera hacia los túneles.

El teniente Mitchell, con cuatro hombres montados en un jeep y una ametralladora calibre .50, formaba la avanzadilla y encabezaba la patrulla a unas mil quinientos yardas. El cuerpo principal, bajo el mando del teniente WiIliam C. Penrod (jefe de sección de la compañía D), le seguía, con intervalos de al menos cien yardas entre vehículos. En Corea, la carretera era buena pero el movimiento era lento debido a la fuerte nieve en los lugares con sombra y a los fragmentos de hielo que cubrían algunas secciones de la estrecha carretera.

El avión de enlace giraba sobre la columna vehicular hasta Iho-ri, donde perdía el contacto visual debido a la neblina que frecuentemente llenaba los estrechos valles coreanos durante las horas de la mañana.

Viene de Acción de retirada en Corea (XXIV) – El embalse de Chosin (IX)

Sigue en Acción de retirada en Corea (XXVI) – Emboscada a la patrulla en los túneles gemelos (II)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.