Veremos hoy algunas apreciaciones que hace Heinz Guderian sobre aspectos clave de la guerra blindada que no pudimos comentar en el Histocast 62 – Vidas Paralelas: Patton-Guderian por falta de tiempo.

MANDO Y DIRECCIÓN

El estudio de la influencia del Mando en las fuerzas acorazadas alemanas comienza mucho antes de la guerra. Guderian busca la renovación de un viejo principio básico de la Caballería: “El jefe debe situarse muy a la vanguardia” para poder ver por sí mismo lo que ocurre y lo que sucede con las unidades de reconocimiento, y así dar las órdenes rápidamente. En el caso de grandes unidades que avancen en diversas columnas Guderian establece que el Jefe debe ir con la columna más importante; pero siempre también con un ojo en sus reservas ya que de otro se toda posibilidad de ejercer un verdadero mando.

El líder de una fuerza blindada debe ejercer el mando personalmente. Debe evitarse a toda costa ser sustituido por personal de su Estado Mayor. El soldado necesita ver a su general. Por otra parte, el Estado Mayor necesita cierta estabilidad para que las órdenes, las comunicaciones y los enlaces con las unidades vecinas y de retaguardia puedan transmitirse y mantenerse. Por tanto, hay que de dividir el Estado Mayor en dos escalones: un escalón avanzado que va con el Jefe y un escalón de retaguardia para la comunicación con las unidades de los flancos y retaguardia.

COMUNICACIONES

La radio es el medio más importante de comunicación. Al ser cifradas, requiere disponer de una clave en el carro de mando. El empleo de la radio para la transmisión de órdenes requiere máxima brevedad en la redacción. Por esto la “jerga de mando” en las unidades blindadas requiere una instrucción especial.

El teléfono se usará para asegurar el flujo de comunicaciones con la retaguardia, especialmente las que se refieran al abastecimiento. Al ser los ataques aéreos un peligro cada vez mayor para los enlaces con la retaguardia, las comunicaciones alámbricas serán cada vez menos seguras y se hará imprescindible recurrir a la comunicación por radio.

CONCENTRACIÓN DE POTENCIA

La movilidad de los mandos y su presencia en las unidades de carros de combate es la primera razón que explica el éxito. Una segunda es “la concentración de carros en grandes unidades y la combinación de estas unidades en grupos blindados, y más tarde, en Ejércitos acorazados” en las zonas de esfuerzo principal. Esta idea es absolutamente innovadora y revolucionaria, y surge con la creación de la primera división blindada.

ORGANIZACIÓN

Las divisiones blindadas se organizan con todas las armas y servicios que necesitan los carros para entrar en combate: infantería (conocida en un principio como “fusileros” y posteriormente como “granaderos acorazados”); tropas de reconocimiento, unidades contracarros, tropas de ingenieros, tropas de transmisiones, destacamento de sanidad, almacenes y otros servicios de retaguardia.

En particular hay una cuestión muy debatida: la relación entre los carros y la infantería de acompañamiento. No se discute la necesidad de tropas de infantería como parte integrante de la división blindada, sino su proporción. En 1940 la división se compone de cuatro batallones blindados, dos batallones de fusiles y un batallón de fusileros en motocicleta. En 1941 se dispone que los batallones blindados se redujeran a dos o tres y que los batallones de fusiles se aumentaran a cuatro.

En los comienzos de Barbarroja se agrega a cada división un batallón más de fusileros en motocicleta. Sin embargo éstos no pudieron hacer frente a las dificultades que representaron las carreteras y las condiciones meteorológicas de Rusia, así acabaron integrándose en las unidades de reconocimiento.

La reducción del número de batallones blindados a dos o tres por división es, en opinión de Guderian, lamentable. Los carros constituyen el arma principal de la división blindada y no merece la pena organizar una estructura tan grande  para una unidad  basada meramente en una pequeña fuerza de carros, que ve reducida considerablemente su potencia ofensiva.

El gran éxito en el Oeste en 1940 se debió a la concentración de los carros y a que se emplearon en grandes “grupos”. Esto permitió contrarrestar la superioridad numérica del enemigo. Por tanto, cualquier dispersión de fuerzas es perjudicial. Por esta razón un número pequeño de divisiones verdaderamente fuertes es preferible a un gran número de divisiones débiles. En principio, para Guderian, la proporción adecuada entre los carros y la infantería de acompañamiento es de un batallón de infantería por cada batallón blindado.

EQUILIBRIO CORRECTO DE LAS DEMÁS FUERZAS DE APOYO

Deberán ser las justas para no convertir a la división blindada en un elemento poco manejable.

Artillería: Desde la organización de las primeras unidades de carros, Guderian solicita artillería autopropulsada, pero no la consigue por no disponer de montajes apropiados (chasis). Posteriormente, la superioridad rechaza su fabricación porque no preveía una situación de combate tan rápida que no pudiese ser seguida por la artillería remolcada a motor. Finalmente, la aparición de artillería propulsada llega demasiado tarde para que tenga efecto.

Antes de la guerra la artillería blindada se componía de 6 baterías de 4 obuses ligeros de campaña. Hasta el final de la guerra las divisiones blindadas operan hasta con 9 baterías, número adecuado para divisiones que tengan de tres a cuatro batallones de carros y fusiles respectivamente.

Batallón de Reconocimiento. En un principio se compone de dos compañías de reconocimiento, una compañía de fusileros en motocicleta y una compañía de armas pesadas (compuesta por una sección de cañones ligeros una sección de cañones contracarro y una sección de ingenieros). La compañía de motocicletas se elimina en la campaña de Rusia.

Batallón de transmisiones: se compone de una compañía de radio telegrafía y otra compañía de radio y teléfono. Estos batallones proporcionan las secciones de Transmisiones de los jefes de las unidades de carros y de fusiles.

Tropas de ingenieros: deben estar perfectamente instruidas en el paso de ríos y en la construcción de caminos en terrenos pantanosos; también en la destrucción de campos de minas y obstáculos contracarro. Cada división blindada tiene un batallón, pero independientemente de esto los batallones de carros, los de fusiles y los de reconocimiento disponen de una sección.

Las unidades contracarro estuvieron dotadas en un principio con cañones de 37mm remolcados. Este calibre se aumentó a 50mm y después a 75mm. En el futuro parece ser que lo  más apropiado sea un cañón largo autopropulsado.

Desgraciadamente, la producción alemana de carros no alcanzó la perfección precisa para dotar de material especial a sus unidades de artillería, ingenieros y reconocimiento. La potencia efectiva de una división blindada es proporcional al número de unidades de especialistas citadas.

Sigue en Fundamentos de la Guerra Blindada según Heinz Guderian (II)

Si te gustó, te puede interesar

De la Panzerkeil a la Panzerglocke: la evolución de las tácticas blindadas en el Frente del Este

Panzer en el Norte de África, tacticas de marcha, defensa y ataque (I/3)

  1. carlos Arellano says:

    Sin duda una de las mentes militares de la posguerra que lograron sintetizar las grandes innovaciones tecnológicas y tácticas de finales de la Gran Guerra. Sin embargo, un oficial alemán hace unos años publicó un libro donde demeritaba el asombroso esquema de la llamada “blietzkrieg”. ¿Cómo? Eso quisiera saber. El oficial se llama Karl-Heinz Frieser y el libro “The Legend of Blietzkrieg”. Si alguien lo conoce estaría perfecto que pudiera compartir al menos una reseña con los elementos claves del libro. Saludos.

  2. Nanocapitan says:

    Hola muy buenas chicos. Me preguntaba si habría alguna manera de poder descargarse las series que ponen en la página, ya que me paso cada cierto tiempo y no puedo leerlas todas desde internet debido a que soy marino mercante y es por ello que me gustaría poder descargarlas para leerlas una vez esté a bordo. Un saludo y muy buen trabajo.

  3. Hugo A Cañete says:

    Muchas gracias Nanocapitán. La verdad es que ahora mismo no es posible, salvo que los copies a un word a lo bestia. Sin embargo, hace tiempo que tenemos esto en mente.

    saludos y buena singladura 😉

  4. Santiago Fernández says:

    Buenas,

    Soy un oyente de vuestro podcast desde hace poco, pero estoy disfrutando muchísimo, amén de perder numerosas horas de sueño!!!

    Solo quería daros las gracias por lo que haceis, es un placer. Y también por si es útil comentar que hace años leí un libro que creo es bastante bueno sobre Guderian: “Guderian General Panzer”. de Kenneth Mackesy. Es de 2010, editorial Tempus. Me gustó mucho!

    Y creo también muy importante de Guderian, por lo que recuerdo del libro, cómo coordinó junto a Albert Speer el el esfuerzo de producción industrial bélica de Alemania, en los años finales de la guerra. Parece increible como bajo un bombardeo estratégico continuo aliado, siempre fueron capaces de mantener y hacer crecer la producción inducstrial bélica.

    Lo dicho, muchas gracias

    Santi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>