La batalla de Leuthen, luchada entre prusianos y austriacos el 5 de diciembre de 1757, fue uno de los enfrentamientos clave de la Guerra de los Siete Años (1756-1763).

En 1756, Austria, Francia, Rusia, Suecia y Sajonia se aliaron contra Prusia. El rey Federico II, decidido a no dejar a sus enemigos tiempo para concentrarse, invadió Sajonia a finales de agosto de 1756 e inició la Tercera Guerra Silesia, que sirvió de catalizador para la Guerra de los Siete Años.

Tras conquistar Sajonia, Federico se internó en Bohemia, derrotando a los austriacos el 6 de mayo de 1757 en la batalla de Praga. A continuación, después de que un gran contingente de fuerzas francesas hubiera invadido su territorio aliado de Hanover, Federico marchó hacia el oeste. El 5 de noviembre de 1757, en la batalla de Rossbach derrotó a una fuerza combinada franco-austriaca y aseguró por el momento su flanco occidental.

Entonces marchó de nuevo con su ejército hacia el este, a Silesia, donde una poderosa fuerza austriaca al mando del príncipe Carlos Alejandro de Lorena había tomado Schweidnitz y se dirigía contra la capital Breslau (la actual Breslavia polaca). De camino, Federico recibió noticias de su caída (22 de noviembre). Continuó la marcha y cubrió con sus hombres 220 kilómetros en 12 días, uniéndoseles las tropas prusianas supervivientes de Breslau en las inmediaciones de Liegnitz (actual Legnica). Con unos 33.000 hombres, Federico marchó en busca de los austriacos.

El príncipe Carlos estaba al mando de 65.000 hombres. Consciente de la llegada de Federico, Carlos estableció posiciones mirando hacia el oeste en un frente de 8 kilómetros de terreno ondulado cercano a la villa de Leuthen. El grueso de las fuerzas de Carlos se hallaban en su ala izquierda que finalizaba cerca del río Schwiednitz; su flanco derecho se anclaba en una ciénaga.

Federico II y sus comandantes estaban familiarizados con la zona, por ser el lugar que empleaba el ejército prusiano en sus maniobras. Superados en número casi dos a uno, Federico se valió de una artimaña. Marchó hacia el ala derecha austriaca en cuatro columnas; las dos interiores estaban compuestas por infantería, y las dos exteriores por caballería. Federico se aprovechó de las colinas bajas para girar las dos columnas de infantería y una de caballería en oblicuo a la derecha. La columna de caballería situada ala izquierda quedó atrás para mostrarse frente al ala derecha austriaca.

Carlos picó el anzuelo, enviando reservas de su izquierda a su derecha para hacer frente al ataque prusiano. Las otras tres columnas de Federico mientras tanto continuaron avanzando sin ser vistas, superando el ala izquierda austriaca. El ataque prusiano principal tuvo lugar en formación oblicua, en dos líneas escalonadas desde la derecha. El fuego prusiano se incrementó a medida que iba entrando en batalla en sucesión cada uno de los batallones. La artillería prusiana altamente móvil apoyó el ataque, dirigiendo su fuego a la punta del ala izquierda austriaca. El general prusiano Hans von Ziethen cargó contra la desorganizada caballería austriaca en el flanco izquierdo, forzándola a retroceder en el centro de la línea.

El ejército austriaco se giró entonces hacia el sur para hacer frente al ataque prusiano. Carlos trató de formar una nueva línea mientras lanzaba a la caballería de su flanco derecho contra los prusianos. La caballería prusiana rechazó esta carga y la infantería austriaca comenzó a ceder en confusión. La llegada de la noche dio fin a la lucha e hizo imposible ninguna persecución por parte prusiana. El grueso de las fuerzas austriacas escapó a través del río Schwiednitz hacia Breslavia.

La batalla de Leuthen costó al príncipe Carlos 6.750 muertos y heridos y 12.000 prisioneros. Los prusianos capturaron también 116 cañones. Las pérdidas prusianas fueron de 6.150 muertos o heridos. Federico II recuperó Breslavia cinco días más tarde, haciendo otros 17.000 prisioneros austriacos. Ambos ejércitos marcharon a continuación a sus cuarteles de invierno, aunque solo quedaba la mitad del ejército austriaco que había comenzado la campaña.

Leuthen es la obra maestra de Federico el Grande y una de las batallas más decisivas del siglo. La guerra continuaría, los franceses estaban a punto de conquistar Hanover, los rusos en el horizonte, pero eso será tratado en otra ocasión.

Si te gustó te puede interesar Grandes Arengas Militares (V) – Federico el Grande en la batalla de Leuthen

  1. Dani says:

    Y corriendo de este a oeste y de oeste a este de victoria en victoria hasta la derrota final (o casi). Pues si sus ejércitos a penas eran 100.000 soldados si en una batalla contaba con 30.000 es algo así como el 30%

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.