Ataques similares habían ocurrido en el perímetro que rodeaba a la fuerza del coronel Mac-Lean a 4 millas al sur del batallón de Faith. Los chinos habían sobrepasado dos compañías de infantería durante la madrugada y llegaron a las posiciones de artillería antes de que los miembros de dos baterías de artillería y de las compañías sobrepasadas los detuvieran. Después de una lucha confusa e intensa durante las horas de oscuridad, el enemigo se retiró al amanecer. Ambos bandos sufrieron fuertemente.

El coronel MacLean tenía otro motivo de preocupación. Poco después de llegar a esa zona la noche anterior, había enviado a su sección de inteligencia y reconocimiento del regimiento para patrullar los alrededores. Doce horas después de que la sección hubiera partido, ningún miembro había regresado. El Coronel Faith trató todo el día de recuperar el terreno perdido durante la noche. La pérdida más crítica fue la protuberancia situada en el límite de las dos compañías al este de la carretera. El Teniente Richard H. Moore dirigió su sección en los contraataques del 28 de noviembre y logró recuperar todo excepto la misma importante protuberancia. Repetidamente, Moore llevó a su sección hasta la base de la protuberancia sólo para que los chinos -muchos de los cuales disparaban armas de fabricación americana- la recuperaran.

Los contra-ataques fueron ayudados en gran medida por el fuego de mortero y por el apoyo aéreo muy cercano y eficaz de los Corsair con base en los portaaviones. Hubo aviones en el aire la mayor parte del día. Los observadores de primera línea se comunicaban con los aviones por los cables de asalto habituales hasta el cuartel general del batallón, donde un oficial de control aéreo táctico de la Marina (Capitán Edward P. Stamford) transmitía las instrucciones a los pilotos. Los aviones hicieron algunos pases tan cerca de tropas aliadas que varios objetivos fueron marcados con granadas de fósforo blanco lanzadas a mano. Más frecuentemente los soldados de infantería usaban granadas de fusil para marcar sus objetivos. A pesar de estos esfuerzos, los chinos lograron mantener la importante protuberancia.

A última hora de la tarde, tanto el teniente Moore como el sargento mayor del batallón fueron puestos fuera de combate por la misma ráfaga de un subfusil americano calibre .45 Thompson. Una bala mató al sargento. Otra le dio a Moore en la frente, le golpeó y lo aturdió por un tiempo, pero no le hizo daño. Incapaz de recuperar el área principal del terreno dentro de su perímetro, la Compañía C organizó una defensa en pendiente inversa directamente frente a la protuberancia.

Sesenta o más bajas se acumularon en el puesto de socorro del batallón durante el día. Por la noche, unos veinte cuerpos se habían acumulado frente a la granja de dos habitaciones en la que funcionaba el puesto de socorro. Dentro, el edificio estaba lleno de heridos; una docena más de heridos, algunos con vendas, se apiñaban fuera.

Durante la tarde del 28 de noviembre un helicóptero aterrizó en un arrozal cerca de los edificios del puesto de mando del batallón. El General Almond (comandante del X Cuerpo), en una de sus frecuentes inspecciones de sus líneas de frente, salió de la nave. Discutió la situación con el Coronel Faith. Antes de irse, el general Almond explicó que tenía tres medallas de estrella de plata en su bolsillo, una de ellas para el coronel Faith. Pidió al coronel que seleccionara dos hombres para recibir a los demás, y un pequeño grupo para hacer la presentación. El Coronel Faith miró a su alrededor. Detrás de él, el Teniente Everett F. Smalley, Jr., un jefe de sección que había sido herido la noche anterior y que esperaba ser evacuado, se sentaba en una lata de agua.

«Smalley», dijo el coronel Faith, «venga hasta aquí y pónganse firme».

Smalley lo hizo. En ese momento pasó el sargento de la Compañía del Cuartel General (Sgto. George A. Stanley).

«Stanley», dijo el coronel, «ven aquí y póngase firme junto al teniente Smalley».

Stanley obedeció. El coronel Faith reunió una docena o más hombres -heridos, conductores y oficinistas- y los alineó detrás de Smalley y Stanley.

Después de colocar las medallas en sus anoraks y estrechar la mano de los tres hombres, el general Almond habló brevemente al grupo reunido, diciendo, en efecto: «El enemigo que los está retrasando por el momento no es más que restos de divisiones chinas que huyen hacia el norte. Seguimos atacando y vamos hasta el Yalu. No dejen que un montón de lavanderos chinos los detengan».

Desplegando su mapa, el general Almond se acercó y lo extendió sobre el capó de un jeep cercano y habló brevemente con el coronel Faith, hizo un gesto hacia el norte y luego se marchó. Cuando el helicóptero se levantó del suelo, el coronel Faith arrancó la medalla de su parka con la mano enguantada y la tiró a la nieve. Su oficial de operaciones (el mayor Wesley J. Curtis) volvió a su puesto de mando con él. «¿Qué dijo el General?» Preguntó Curtis, refiriéndose a la conversación en el jeep.

«Ya lo has oído», murmuró Faith; «¡Restos que huyen hacia el norte!»

El Teniente Smalley volvió a su lata de agua. «Tengo una Estrella de Plata», le dijo a uno de los hombres que había observado la presentación, «¡pero no sé para qué diablos!»

Esa tarde el Coronel MacLean se presentó en el batallón del Coronel Faith. Hacia la noche, sin embargo, cuando intentó salir, fue detenido por un control de carretera chino entre los dos batallones, enfrentándose así a la sombría constatación de que el enemigo había rodeado su posición. Permaneció en la posición de vanguardia.

Poco antes del anochecer, entre 17:00 y 17:30, el 28 de noviembre, unos aviones atacaron lo que parecía ser un grupo enemigo del tamaño de un batallón que marchaba hacia el perímetro del batallón desde el norte, todavía a dos o tres millas de distancia. La situación táctica, incluso durante el día, había sido tan grave que muchas de las unidades no tuvieron tiempo de llevar las raciones a la primera línea. Cuando la comida llegaba a los soldados después del anochecer, estaba congelada y los hombres no tenían forma de descongelarla excepto sosteniéndola contra sus cuerpos. Para entonces la mayoría de los hombres se dieron cuenta de que el enemigo estaba montando algo más que ligeras escaramuzas, como habían creído la noche anterior.

«Será mejor que tengan sus posiciones listas esta noche», dijo un jefe de sección a sus hombres esa noche, «o no habrá posiciones mañana».

Viene de Acción de retirada en Corea (XVII) – El embalse de Chosin (II)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.