El capitán Elledge escuchó al teniente Heath pidiendo ayuda. Salió al depósito de armas y pidió a gritos que los hombres le ayudaran a luchar. Los artilleros sin experiencia respondieron lentamente. El capitán Elledge rodeó los obuses, sacó a varios hombres de sus pozos y, con una fuerza de unos diez hombres, se dirigió al flanco izquierdo de la zona que aún estaba ocupada por la 1.ª Sección.

Chipyong-ni, guerra de Corea

Al llegar a la ladera delantera de la colina encontró la ametralladora calibre 30 allí estaba en silencio; su dotación de tres hombres había muerto. Elledge colocó a tres hombres en el pozo de la ametralladora y distribuyó a los otros a lo largo de la colina, luego examinó la ametralladora. Estaba clavada, aparentemente habiendo sido alcanzada. No había municiones. El capitán Elledge puso la ametralladora sobre sus hombros y corrió colina abajo con ella, después de decir a sus hombres que traería otra inmediatamente. Cambió el arma dañada por una ametralladora de calibre 50 de la Batería B. Con ella y una caja de municiones, volvió a la colina. Preparó el arma, se la entregó a los tres hombres y luego continuó a lo largo de la cresta, moviéndose a la derecha hacia el corte del camino. Quería ver cuál era la situación.

Las posiciones que aún mantenía el 1.ª Sección estaban a unos metros de la ladera delantera de la colina, debajo del Capitán Elledge. Hacia el extremo oeste de la colina escuchó algunos ruidos extraños, y se detuvo al lado de un montículo de tumbas de tres pies de altura cerca de la cima de la colina. Cerca había varios hombres que sospechaba que eran chinos. No podía verlos, pero podía oírlos haciendo sonidos de silbidos bajos, como un búho, probablemente como una señal para otros soldados enemigos. Esperó allí de rodillas, escuchando.

En unos momentos pudo oír a alguien arrastrándose sobre la nieve. Levantándose para mirar el montículo, se encontró cara a cara con un soldado enemigo que también estaba mirando el montículo. El capitán Elledge tenía su carabina en su mano derecha. Estaba preparada para funcionar en automático y apuntaba a la dirección principal de los chinos. Apretó el gatillo y alcanzó al hombre en el pecho. Justo detrás de este chino había otro al que el capitán Elledge le disparó en la cabeza. Un tercer soldado enemigo lanzó una pequeña granada de » frasco de tinta» que explotó y alcanzó a Elledge en el hombro. Con el brazo entumecido, y pensando que estaba malherido, Elledge se deslizó por la colina y volvió a la tienda comedor de la batería.

Poco después de las 22:00, la principal línea de resistencia del teniente Heath comenzó a romperse cuando el enemigo se apoderó de parte del sector de la 1.ª Sección. Las tres horas siguientes estuvieron llenas de combates tan intensos y frenéticos como cualquier otro en el que hubieran participado los soldados de infantería. Aunque todo el perímetro del regimiento estaba siendo atacado, parecía entonces que el esfuerzo principal se dirigía contra la Compañía G. Y dentro de esa compañía, las secciones 1.ª y 3.ª estaban situados a lo largo de las dos rutas por las que el enemigo intentaba alcanzar la cima de la colina de la Compañía G.

Una de estas rutas seguía el camino que llevaba desde la colina 397 al centro del 3.ª Sección; la otra ruta iba desde el espacio muerto en el lecho del arroyo hasta el collado de la montaña en el límite entre la 3.ª y 1.ª Sección. La pérdida de este collado temprano en la noche debilitó seriamente las defensas de la compañía, especialmente cuando el jefe de la 1.ª Sección, sin saber que el enemigo había arrebatado estas trincheras a sus hombres, afirmó estar en posesión del área durante una o dos horas después de que el enemigo hubiera disparado la ametralladora americana desde allí. Esto le dio al enemigo tiempo suficiente para organizar el collado antes de que los americanos contraatacaran.

El teniente Heath utilizó todo el fuego de apoyo que pudo conseguir. Tenía fuego de mortero de sus propios morteros ligeros, las armas de 81 mm de la Compañía H, y algo de ayuda de la Compañía de Morteros Pesados del regimiento. Las explosiones de estos proyectiles, la mayoría de los cuales cayeron en el área inmediatamente al sur de la Compañía G, sonaban casi rutinarias. El 37º Batallón de Artillería de Campaña bombardeó la ladera de la colina 397 a 1.500 yardas al sur de la Compañía G.

Los proyectiles de mortero enemigos cayeron en el lado norte de la colina, entre los obuses de 155 mm de la Batería B, y en el Batallón Francés al otro lado de la carretera. A intervalos frecuentes aparecieron en el cielo bengalas de iluminación, y una vez un avión dejó caer tres grandes bengalas con paracaídas que flotaban en el cielo sobre la Batería B. Se encendieron durante treinta segundos o más, convirtiendo el caldero natural desde el que se disparaba la batería en una gran sala inundada de luz azulada. Para entonces los chinos tenían una ametralladora operando en el collado y la dirigían hacia los obuses, rastrillando el área.

Arriba en la colina las principales armas eran armas pequeñas, granadas y cargas explosivas. Los chinos luchaban por cada trinchera, recibiendo fuertes bajas, pero también tomando algunos de los pozos de la primera línea del teniente Heath y matando e hiriendo a hombres de la Compañía G y la Batería B. Los heridos que caminaban se deslizaban por la colina y se reunían en el edificio utilizado como puesto de mando de la compañía o en una de las tiendas instaladas por los artilleros, o caminaban hacia la estación de evacuación médica en Chipyong-ni.

El teniente Heath, al darse cuenta de que el enemigo tenía ahora el collado y el flanco de la 1.ª y 3.ª Sección, intentó sin éxito formar una fuerza de contraataque con los artilleros. Varios grupos de artilleros luchaban con determinación, incluyendo una dotación de ametralladoras del calibre 50 e individuos a lo largo de la línea. Pero los hombres que Heath trató de incorporar a una fuerza de contraataque eran los artilleros que habían estado en la primera línea y se habían marchado cuando comenzó el combate duro, u otros que habían evitado entrar en combate en primer lugar.

Después de que los tres primeros intentos de alcanzar la cima de la colina fracasaran, el teniente Heath fue al comandante de artillería a buscar más hombres, y luego organizó su línea para otro contraataque.

«Vamos a subir a esa maldita colina o a reventar», no dejaba de gritar.

Mientras Heath luchaba por mantener a sus hombres unidos y contraatacar, la 3.ª Sección de McGee perdió gradualmente más hombres y trincheras. La ametralladora enemiga, disparando desde una posición en el antiguo sector de la 1.ª Sección, lanzó una bala que atravesó el ojo izquierdo del soldado Inmon (el mensajero de la sección en la trinchera de McGee). Empezó a gritar: «¡Me han dado en la cara! Me han dado en la cara! ¡Sáquenme de esta colina!».

Viene de Acción de retirada en Corea (XLVIII) – Chipyong-ni (VII)

Sigue en Acción de retirada en Corea (L) – Chipyong-ni (IX)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.