Habían pasado varias horas desde que la Compañía F había hecho algún disparo. Para los miembros supervivientes de la patrulla de Mitchell no había ninguna prueba del rescate prometido. Los ataques enemigos, sin embargo, continuaron.

Guerra de Corea – túneles gemelos

Entre la primera oscuridad y alrededor de las 21:00, el enemigo realizó cuatro asaltos separados, todos ellos contra el extremo sur del perímetro. Fue el último de ellos el que el Capitán Tyrrell había oído terminar abruptamente mientras esperaba que dos de sus secciones se pusieran en posición. Al igual que los otros, este intento fue precedido por fuego pesado de ametralladoras y fusiles, con unos pocos hombres haciendo el asalto final. Fue desbaratado por el cabo Jesús A. Sánchez, uno de los hombres del teniente Mueller del 21º de Infantería. Sánchez cargaba dos cargadores BAR, esperó a que los chinos estuvieran casi encima de ellos, luego saltó y avanzó unos metros, y vació ambos cargadores sobre los chinos. Corrió hacia atrás y se tumbó de nuevo.

Hubo un respiro durante una hora antes de que el enemigo atacara de nuevo, esta vez cuando la sección del teniente Jones comenzó a moverse hacia el norte. Para este asalto, los chinos se desplazaron al pequeño montículo justo al oeste de la colina de Mitchell y atacaron desde esa dirección. Diez o quince soldados enemigos se arrastraron bajo el fuego de mortero y ametralladora e intentaron superar la posición americana. Como la ametralladora del teniente Mueller todavía estaba vigilando el extremo sur de la línea, cinco hombres con fusiles y carabinas automáticas esperaron hasta que los chinos estuvieran al borde de su perímetro, y luego dispararon a toda velocidad durante un minuto o menos. Hubo otra breve pausa antes de que los chinos hicieran un asalto más. Esta vez tres soldados enemigos lograron entrar en el perímetro donde causaron una considerable confusión en la oscuridad. Un soldado chino se mantuvo erguido en medio de los hombres del teniente Mitchell.

«¡Agarren al hijo de puta!», gritó uno de ellos.

Varios hombres dispararon a la vez, matándolo. Mataron a otro que apareció inmediatamente después. Un tercer chino se acercó a unos metros del sargento de primera clase de Mueller, Odvin A. Martinson, y le disparó con un subfusil. El sargento Martinson, que ya había sido herido cinco veces ese día, respondió con una pistola. Ninguno de ellos le dio al otro. El soldado de primera Thomas J. Mortimer, que estaba tirado en el suelo inmediatamente después del soldado chino, se levantó y le clavó una bayoneta en la espalda mientras alguien más le disparaba desde el frente. El sargento Martinson recogió el cuerpo y lo arrojó fuera del perímetro.

«No los quiero aquí», dijo, «vivos o muertos».

Ahora eran las 22:30. Había entre 27 y 30 hombres heridos en el perímetro, incluyendo los que no pudieron luchar, y varios otros, como Martinson, que habían sido heridos pero podían seguir luchando. El teniente Mueller, habiendo recuperado la conciencia, seguía experimentando destellos de luz ante un ojo. Las municiones casi habían desaparecido, la fuerza real de la patrulla era baja, y varios dudaban de si podían aguantar otro ataque. Algunos de los hombres querían rendirse.

«¡Rendirse, demonios!» dijo el Sargento Martinson, quien estaba, a esta altura, muy enojado.

Dos bengalas rojas aparecieron hacia el oeste y a partir de entonces todo se calmó. Los miembros de la patrulla esperaron media hora o más mientras no pasaba nada. Luego escucharon pasos de nuevo, el mismo sonido de hombres acercándose sobre la nieve congelada. Esta vez el sonido vino del sur otra vez. Cuando los pasos sonaron cerca, los hombres del teniente Mitchell abrieron fuego.

«¡Soldados!», gritó alguien de abajo. «¡No disparen! ¡Soldados!»

Durante varios segundos nadie habló o se movió. Finalmente el cabo Sánchez llamó: «¿Quién ganó el partido del Rose Bowl?»

Hubo silencio durante unos segundos hasta que alguien de abajo gritó: «¡Compañía Fox, 23º de Infantería, por Dios!»

El teniente Jones y su escuadra de la Compañía F subieron, siguiendo el mismo camino nevado por el que los chinos atacaron durante la tarde y la noche. Sánchez, el hombre del BAR, se puso de pie.

«¡Estamos relevados, compañeros!» gritó. «¡Estamos relevados!»

Los otros que también pudieron ponerse de pie y, a partir de entonces, hicieron caso omiso de los chinos que, al parecer, habían retrocedido para pasar la noche.

Una delgada luna se levantó y proporcionó un poco de luz, lo que facilitó la evacuación de los heridos. Sin embargo, se necesitaron más de tres horas para sacar a todos de la colina. El Cabo Sánchez se hizo cargo de la cima de la colina y supervisó la evacuación desde ese extremo, buscando en la colina para asegurarse de que no quedaban hombres vivos, y vaciando los bolsillos de los muertos.

Algunos de los hombres con heridas no graves se quejaron del frío y de las dificultades de caminar por el difícil terreno en la oscuridad, pero los hombres que resultaron heridos gravemente sólo expresaron su gratitud, e intentaron ayudarse a sí mismos. El sargento Martinson, con cinco heridas de bala, dejó las camillas para los otros hombres y salió cojeando con otros dos hombres. El soldado Hensley, que se rompió varias costillas mientras subía la colina al principio de la acción y que había recibido ayuda en ese momento, ayudó ahora a llevar a otro hombre colina abajo. Eran las 03:30 del 30 de enero, antes de que los hombres de la Compañía F llevaran a todos los miembros supervivientes de la patrulla. El Capitán Tyrrell dio la orden de salir y la columna empezó a moverse hacia el sur con una sección de la Compañía F marchando delante de la columna y otro siguiendo a pie detrás de los camiones.

El sol salió cuando la columna llegó a Iho-ri.

Viene de Acción de retirada en Corea (XLI) – Emboscada a la patrulla en los túneles gemelos (VII)

Sigue en Acción de retirada en Corea (XLIII) – Chipyong-ni (I)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.