Los soldados continuaron rezagándose y pasando la posición de la Batería A durante la madrugada del 30 de noviembre. Algunos eran soldados de la República de Corea y otros de la 2ª División o de otra división estadounidense cercana.

Poco después del amanecer un oficial de tanque se detuvo en la posición de la Batería A y le dijo al Capitán Myers que todas las unidades de infantería del norte se habían retirado. Dijo que tenía algunos tanques en la retaguardia que podrían ayudar a los artilleros si fuera necesario. No era un informe exacto pero, como precaución, Myers asignó zonas para el fuego directo a cada una de las secciones de los cañones. Incluso en esta situación, los artilleros podían ver las explosiones de los proyectiles desde sus posiciones.

El Coronel Harrelson se reunió de nuevo con sus comandantes de batería a las 08:00 del 30 de noviembre y les informó de la decisión de usar el camino a Sunchon aunque el camino que lleva al oeste a Anju parecía estar todavía abierto. La 2ª División, dijo, había ordenado al 9º Regimiento de Infantería que atacara al sur y destruyera la barricada enemiga. El 9º Regimiento de Infantería, sin embargo, había sufrido tantas bajas durante sus últimos tres días de lucha que tenía una fuerza de ataque de sólo cuatrocientos o quinientos hombres cuando comenzó a atacar el sur hacia el área crítica temprano esa mañana. A las 09:00 se hizo evidente en el cuartel general de la división que esta fuerza era demasiado débil para destruir la barricada, y se ordenó a la 38ª Infantería que ayudara.

A las 09:30 el Coronel Harrelson llamó al Capitán Myers con instrucciones de marchar y moverse como una columna de combate. Al principio, Myers interpretó que esto significaba que debía destruir todo el equipo, pero antes de hacerlo llamó de nuevo a su comandante de batallón y se enteró de que el coronel Harrelson quería que los tractores y obuses fueran primero, y luego los vehículos de ruedas con el resto del equipo.

Quería que se bajaran las capotas y los parabrisas, que se montaran las ametralladoras, y que los hombres estuvieran equipados para luchar como soldados de infantería si era necesario. Por baterías, el orden de marcha era: B, A, Cuartel General, Servicio, C. Dentro de la batería A las cuatro secciones de armas salieron primero; luego el tractor que tiraba del remolque grande de municiones, el camión de municiones Diamond-T de cuatro toneladas, y el camión de mando de 3/4 toneladas. El resto de los vehículos de ruedas los siguieron.

Avanzando hacia el sur a una velocidad media de cinco millas por hora, la batería A pasó a tres de los batallones de artillería orgánica de la 2ª División, todos todavía en posición y disparando. A los miembros de la Batería A les pareció que los cañones estaban dispuestos para disparar en varias direcciones. Alrededor del mediodía la columna se detuvo cuando los vehículos de la Batería A estaban cerca de un depósito de suministros de la 25ª División de Infantería de los Estados Unidos. Aquí los hombres cargaron provisiones de intendencia, especialmente abrigos, que a muchos de ellos les faltaban.

Cerca del depósito de suministros cien o más soldados, americanos y surcoreanos, estaban tendidos en el suelo tratando de dormir. Un capitán estaba a cargo de ellos. Hubo un retraso de dos horas en el depósito mientras que la fuerza de combate restante de dos regimientos de infantería intentaba reducir las posiciones enemigas en el bloqueo de la carretera. Alrededor de las 14:00 la columna empezó a moverse de nuevo, y los soldados de infantería del depósito de suministros subieron a los vehículos de la Batería A. Los vehículos se acercaron parachoques a parachoques en el camino seco que, habiendo sido calificado por los ingenieros de los Estados Unidos, era lo suficientemente ancho para el tráfico en ambos sentidos en la mayoría de los lugares. Había colinas bajas a ambos lados del valle de mil metros de ancho.

El día era frío. Los hombres estaban cansados y nerviosos. Después de avanzar con dificultad durante un kilómetro y medio o dos kilómetros, los vehículos de la batería pasaron entre las ametralladoras enemigas que disparaban desde lados opuestos de la carretera y los hombres se dirigieron a las zanjas. Aviones amigos bombardeaban las colinas a lo largo del camino, ocasionalmente silenciando las ametralladoras. Cuando lo hacían, la columna se ponía en marcha hasta que otro arma disparaba o hasta que los vehículos que iban delante quedaban bajo el fuego enemigo. Después de pasar varias ametralladoras enemigas, todas situadas entre doscientos y trescientos metros del camino, la columna se detenía de nuevo y esta vez no se movía hasta casi el anochecer. La policía militar patrullaba el camino en jeeps, doblando la columna para localizar el problema.

Durante la parada, un gran número de soldados surcoreanos cruzaron las colinas ocupadas por el enemigo en el lado izquierdo de la carretera y se unieron a la columna. Estaban muy desorganizados y algunos no tenían armas.

Viene de Acción de retirada en Corea (XIII) – La artillería en Kunu-ri (II)

Sigue en Acción de retirada en Corea (XV) – La artillería en Kunu-ri (IV)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.