La nueva posición del capitán Myers estaba en el lecho de un arroyo cerca del camino a Kunu-ri. Primero llegaron tres secciones de obuses; luego las secciones de mantenimiento, comunicaciones, cocina y radio; luego la cuarta sección de cañones; y finalmente, el destacamento de seguridad de la zona.

La temperatura estaba cerca de cero y había un fuerte viento cuando los equipos pusieron los cañones en posición de fuego. La batería A disparó sin ser registrada, usando las correcciones proporcionadas por el centro de dirección del fuego. El 27 de noviembre, mientras los regimientos de infantería de la 2ª División y algunas de las unidades de artillería experimentaban fuertes ataques enemigos, la Batería A tuvo un día relativamente tranquilo aunque hacía demasiado frío para que los hombres durmieran. Se sentaron acurrucados alrededor de las estufas de combustible cuando no tenían misiones de fuego. Todos los hombres que el capitán Myers podía prescindir de las secciones de fuego eran necesarios para el trabajo en el puesto de avanzada o para transportar municiones desde Kunu-ri, a 25 o 30 millas de distancia. El estrecho camino, que seguía las curvas del río Chongchon, se adaptaba mejor a las carretas de bueyes nativas que a los pesados camiones que ahora lo atascaban, moviéndose a sólo unos pocos kilómetros por hora.

La presión enemiga aumentó en toda el área de la división y a las 22:00 de esa noche, el Coronel Harrelson recibió órdenes de desplazarse nuevamente a la retaguardia. A las 07:45 de la mañana siguiente, el 28 de noviembre, cuando la Batería A ordenó la marcha, las unidades de infantería de primera línea habían retrocedido hasta que los artilleros podían oír el sonido de los disparos de las armas ligeras. El Capitán Myers oyó que una división de la República de Corea al oeste de la 2ª División de Infantería se había derrumbado, exponiendo el flanco derecho de la división. Esta vez Myers movió su batería aproximadamente cinco millas al sur, donde puso los obuses en posición cerca de la carretera pero, a las 12:30, con la batería colocada y lista para disparar en la nueva posición, se le ordenó abandonar la estación y marchar, moviéndose de nuevo hacia el sur. Para entonces, todas las unidades de la 2ª División estaban retrocediendo.

La batería A ahora se puso en posición al suroeste de Kunu-ri en un gran terreno a lo largo de la carretera de abastecimiento de la división. La primera parte de la noche fue tranquila y los hombres tuvieron la oportunidad de dormir un poco, pero la batería comenzó a recibir misiones de fuego y comenzó a disparar en dirección norte dos horas antes del día, el 29 de noviembre.

Durante el día se produjeron varios incidentes que indicaban que la situación se estaba volviendo crítica. Temprano en la mañana el Coronel Harrelson recibió instrucciones de buscar nuevas posiciones a lo largo de la ruta de retirada a Sunchon. Sin embargo, más temprano llegó un informe al cuartel general de la 2ª División en el que se indicaba que el enemigo había establecido un bloqueo de carretera a varias millas al sur de la ruta hacia Sunchon. Los oficiales del puesto de mando de la división aceptaron esta información con calma, pero enviaron una patrulla para investigar y, un poco más tarde esa mañana, ordenaron a la Compañía de Reconocimiento que abriera el camino.

Mientras tanto, el reconocimiento de nuevas posiciones se retrasó hasta la tarde, cuando, como esperaban los oficiales del cuartel general de la división, la Compañía de Reconocimiento habría eliminado el bloqueo del camino enemigo en la carretera de Kunu-ri-Sunchon. A media mañana, el capitán Myers recibió órdenes de transportar la munición que necesitaba desde Kunu-ri porque el depósito de municiones allí iba a ser destruido. Y durante el día los tres batallones de obuses de 105 mm y el batallón de obuses de 155 mm de la 2ª División pasaron por el puesto de armas de la Batería A, todos se dirigieron al sur.

El coronel Harrelson, el capitán Myers y los otros comandantes de batería se dispusieron esa tarde a reconocer las posiciones en la carretera de Sunchon, esperando que estuviera abierta. No lo estaba. Los vehículos estaban atascados en la carretera y cerca de ella a varias millas al sur de Kunu-ri, y los ocupantes de algunos vehículos que volvían del sur afirmaban que la carretera estaba cortada, que era imposible de atravesar. El capitán Myers y su grupo regresaron a la posición de la batería al anochecer, mientras que el coronel Harrelson fue al puesto de mando de la División de Artillería para una sesión informativa sobre la situación general. Allí supo que la 2ª División confiaba en que sería capaz de abrir el camino.

Se le dijo que disparara sus misiones regulares durante la noche. Si la carretera estaba abierta por la mañana del 30 de noviembre, el 17º Batallón de Artillería de Campaña se retiraría por esa carretera, tomando su lugar a la cabeza de la columna de batallones de artillería, ya que los obuses de 8 pulgadas se consideraban las piezas más valiosas y más difíciles de reemplazar. Si no se despejaba la barricada por la mañana – y si la división no daba otra orden – el batallón se retiraría por otra carretera hacia el oeste hasta Anju y luego hacia el sur hasta Pyongyang. El Coronel Harrelson recibió esta información entre las 22:00 y 23:00. Como el puesto de mando de la división estaba siendo atacado en ese momento, se dio cuenta de que la situación podía cambiar abruptamente.

La dirección del fuego, que era el norte en la mañana del 29 de noviembre, se desplazó gradualmente hacia el este durante el día. Esa tarde, con los obuses colocados en un acimut de 1600 mils, la batería A comenzó a disparar con la carga 7 a un alcance de 18.000 yardas. Por la mañana del 30 de noviembre los artilleros usaban la carga 1 a un alcance de trece mil yardas. Debido a la crítica situación, el Coronel Harrelson, calmado pero ansioso por mantener informada a la batería, mantuvo tres llamadas a los comandantes de la batería durante la noche. En la llamada realizada a las 4:00 horas del 30 de noviembre, esbozó tres posibles planes de acción: regresar a Kunu-ri y poner un gran tráiler de municiones al otro lado de la carretera para bloquear el tráfico el tiempo suficiente para que los vehículos del batallón se incorporaran a la sólida columna de tráfico y desplazar el batallón hacia el oeste a través de Anju; ir hacia el sur por orden de la 2ª División cuando se abriera el bloqueo de la carretera; si esto fallaba, propuso que el batallón se quedara y luchara hasta que se viera obligado a destruir todo el equipo y a abrirse camino hacia el sur como un batallón.

Harrelson prefirió tomar el camino a Anju ya que su batallón había seguido ese camino cuando se trasladó al norte y estaba familiarizado con él. Sin embargo, poco después de esta reunión el Coronel Harrelson fue llamado al puesto de mando de la División de Artillería y allí se enteró de que, por orden de la división, su batallón se retiraría por el camino a Sunchon. Durante la noche del 29 al 30 de noviembre la policía militar le dijo al jefe de la división que el camino a Anju también estaba cortado por los chinos. Al mismo tiempo, el IX Cuerpo, del que formaba parte la división, ordenó a la 2ª División que utilizara la carretera de Sunchon, ya que la carretera desde el sur de Anju ya estaba cargada con tres divisiones.

Viene de Acción de retirada en Corea (XII) – La artillería en Kunu-ri (I)

Sigue en Acción de retirada en Corea (XIV) – La artillería en Kunu-ri (III)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.