El ataque comenzó con el tanque del teniente Nordstrom a la cabeza. A menos de 100 yardas del corte del camino Nordstrom observó que los soldados enemigos subían apresuradamente la colina a la izquierda del camino. Ordenó a su ametralladora que abriera fuego contra ellos.

Casi al mismo tiempo vio una ametralladora enemiga moviendo su arma hacia el paso, y apuntó a estos hombres con el cañón de 76 mm. El primer proyectil impactó en el suelo junto a la dotación enemiga, y el estallido hizo volar algo de follaje que estaba camuflando un tanque enemigo atrincherado en el lado de aproximación del paso en el lado derecho del camino. Tan pronto como el camuflaje fue removido, el tanque enemigo realizó un disparo. La trazadora pasó entre la cabeza de Nordstrom y la tapa de la escotilla abierta. En estas circunstancias no se tomó el tiempo de dar órdenes de fuego; sólo pidió proyectiles perforantes y el artillero disparó, alcanzando la parte delantera del tanque enemigo desde una distancia de menos de cien yardas.

El artillero continuó disparando proyectiles perforantes y el tercer proyectil causó una gran explosión. La munición y la gasolina comenzaron a arder simultáneamente. El humo negro se desplazó hacia el este y el norte a través del terreno elevado en el lado derecho del paso, protegiendo eficazmente esa zona. El Teniente Nordstrom ordenó al comandante del último tanque de su columna de sección (Sargento William J. Morrison, Jr.) que disparara al humo con ametralladoras y cañones. Al mismo tiempo, otros equipos de tanques observaron a otros norcoreanos a la izquierda del paso y dirigieron sus cañones contra ellos.

El teniente Nordstrom no se movió hacia el paso en sí porque para entonces le parecía que el enemigo tendría al menos un cañón antitanque a punto de disparar allí y podría así bloquear el paso. Permaneció donde estaba, a unas setenta yardas del paso con los otros tanques alineados detrás de él. El fuego sobre el enemigo a la izquierda del camino destrozó el camuflaje de un segundo tanque enemigo atrincherado a la izquierda del paso en una posición similar a la del tanque ya destruido. El artillero de Nordstrom, disparando sin órdenes, destruyó este tanque con el segundo disparo. Hubo otra violenta explosión, que hizo volar por los aires parte de la torreta del tanque enemigo a cincuenta pies.

Mientras este combate se desarrollaba a la cabeza de la columna, los soldados de infantería australianos atacaban a lo largo de las crestas a cada lado de la carretera. Hubo considerables disparos en ambas áreas. Los tanques del Teniente Cook, a la izquierda del camino, habían sido capaces de seguir a los soldados de infantería hasta la colina y proporcionarles un apoyo cercano.

En medio de la lucha a la cabeza de la columna, los cañones de los dos tanques de vanguardia se atascaron debido a unos proyectiles defectuosos. En ese momento un proyectil penetró en el tanque de Nordstrom desde el flanco izquierdo. Nordstrom instruyó a su sargento de sección (Sargento Jasper W. Lee) para que disparara en la dirección general del cañón enemigo hasta que él y el tanque que estaba detrás de él pudieran despejar sus cañones. Esto se hizo a los pocos minutos, y Nordstrom, teniendo el mejor campo de fuego, empezó a disparar proyectiles perforantes a intervalos de cinco yardas a lo largo de la cima de la cresta a su izquierda, disparando a las únicas posiciones lógicas en esa zona, ya que no podía ver ningún vehículo enemigo. Después del sexto disparo hubo otro destello y explosión que prendió fuego a los arbustos y árboles cercanos.

El siguiente fuego enemigo llegó unos minutos más tarde, otro disparo de un cañón autopropulsado. Parecía venir del frente derecho. Atravesó el tanque del teniente Nordstrom entre la ametralladora calibre .50 y la antena de radio a un pie por encima de la torreta, y luego alcanzó uno de los tanques de la sección del teniente Cook, hiriendo gravemente a cuatro hombres. Debido al humo era imposible localizar al enemigo, así que Nordstrom comenzó a disparar proyectiles perforantes en el humo, apuntando a lo largo de la cima de la cresta en el lado derecho del camino.

Esperaba que los artilleros enemigos creyeran que su posición había sido detectada, y se movieran para que él pudiera descubrir el movimiento. Otro trazador verde superó a su tanque, esta vez un poco más a la derecha. Nordstrom incrementó su propio ritmo de fuego y ordenó a otros tres equipos de tanques que dispararan en la misma área. No hubo más respuesta del arma enemiga y, para conservar la munición que se estaba agotando, Nordstrom pronto dejó de disparar. De repente, volvió a haber silencio, excepto a lo largo de las crestas paralelas al camino donde los soldados de infantería australianos y los otras dos secciones de tanques estaban presionando su ataque. No se veía ninguna acción en el frente cercano.

En la parte posterior de la columna, el teniente Cook había ido a su tanque dañado, se subió y, apuntando con el lápiz a lo largo del fondo de la penetración, determinó la posición aproximada del cañón enemigo. Transmitió esta información por radio a Nordstrom, que reanudó el fuego con tres tanques a lo largo de la cresta de la cima en el lado derecho del camino. Una vez más, no le dio a nada. A falta de un mejor blanco, decidió entonces disparar unos cuantos cartuchos a través del humo cerca del primer tanque enemigo destruido. Pensó que los dos disparos podrían haber venido de este tanque aunque el fuego y las explosiones lo hacían muy improbable. El tercer proyectil causó otra explosión y un fuego de gasolina. Con esta explosión la mayoría de las acciones enemigas terminaron y sólo quedó el sonido de ocasionales disparos de armas ligeras.

Poco después, ambas unidades australianas informaron de que sus objetivos estaban asegurados. Como ya era tarde, el comandante británico ordenó a la fuerza que formara una posición defensiva para la noche. Era un perímetro en forma de U con una sección de tanques y una compañía de infantería a lo largo de la cordillera a cada lado de la carretera, y los tanques del teniente Nordstrom entre ellos custodiando la carretera.

Cuando el humo se despejó del corte de la carretera había un cañón autopropulsado que no había estado allí cuando comenzó la acción. Parecía que se había dejado para vigilar el extremo oeste de la carretera cortada y su tripulación, impaciente cuando ningún tanque pasó por el paso, lo había movido al lado del tanque en llamas del lado derecho de la carretera, usando el humo de éste y de los otros tanques en llamas como pantalla.

A las 21:00 de esa noche, los soldados de infantería enemigos lanzaron un ataque que parecía estar dirigido a la destrucción de los tanques. Los tanques de la 1.ª Sección del Teniente Nordstrom, que estaban situados cerca de la carretera a unas cien yardas al este del paso, fueron atacados durante una hora con tantos norcoreanos dispersos por la zona que los tanquistas encendieron los faros para localizar al enemigo. Los americanos utilizaron granadas y pistolas, así como las ametralladoras de los tanques. Poco a poco la acción se detuvo, y estuvo tranquila durante el resto de la noche. Cuando llegó la mañana había 25 o 30 cuerpos alrededor de los tanques del 1.ª Sección, algunos a pocos pies de los vehículos. A las 10:00 la columna se puso en marcha de nuevo y llegó a Chongju esa tarde. Este era el objetivo, y aquí la task force se separó.

Viene de Acción de retirada en Corea (X) – Tanques en Chongju (I)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.