En la entrada anterior de esta serie nos habíamos quedado a medias de la carta enviada por Hitler a Mussolini a raíz del fracaso, en apenas quince días, de la aventura griega de este. La carta, cuyo primer párrafo quería ser de ánimo, pasaba a explicar las consecuencias derivadas del fracaso, tanto psicológicas como militares: Bulgaria en contra de unirse a la alianza, Rusia poniendo dificultades en las negociaciones, el temor a que la actitud yugoslava dejara de ser amistosa, y la preocupación por cómo se posicionará Turquía, todo ello sin olvidar el peligro que suponía para los pozos petrolíferos rumanos la presencia de bases de la RAF en suelo griego, a distancia de ataque.

Carro de combate italiano en las montañas griegas.

“Inglaterra está a punto de establecer bases aéreas en diversas localidades griegas –continuaba la misiva–, específicamente, dos cerca de Salónica, y otras dos, sin duda alguna, en Tracia. Desde el punto de vista militar, esta situación supone un peligro.

Hay que convencer a España para que entre en guerra en las próximas seis semanas [dado que la reunión de Hendaya, con Franco, ya había fracasado, esta afirmación de Hitler era un bluff]. Si tomamos Gibraltar, tendremos el cerrojo oeste del Mediterráneo, lo que llevará a suprimir todo un teatro de operaciones. Debemos hacer todo lo posible para desviar la atención de Rusia hacia los Balcanes y reorientarla hacia Oriente. Debemos tratar de llegar a algún entendimiento con Turquía para eliminar la presión de esta sobre Bulgaria.

Bombarderos británicos en Creta. A pesar de la preocupación alemana, Rumania era un estado soberano y no la atacaron.

Hay que convencer a Yugoslavia para que cambie su política actual y, cuando sea posible, interesarla a que colabore positivamente con nosotros para resolver la cuestión griega. Hungría debe permitir el tránsito inmediato de poderosas fuerzas alemanas hacía Rumanía. Esta debe aceptar estas tropas considerándolas un refuerzo para sus propias defensas. Por otro lado, me veo obligado a reconocer que será imposible ejecutar una campaña en los Balcanes antes de marzo [Hitler ya estaba anunciando la ofensiva de primavera de 1941, aunque en ese momento solo Grecia era el objetivo], por lo que toda presión o amenaza contra Yugoslavia en este momento es un esfuerzo perdido ya que el Estado Mayor serbio también está al corriente de esto […].”

Aproximadamente una semana después, el 22 de noviembre, Benito Mussolini envió una carta a Hitler en la que trataba –un tanto patéticamente, todo hay que decirlo– de justificar su derrota:

“La progresión de los ejércitos italianos en Grecia, inicialmente rápida y llena de esperanzas, se ha detenido, y las fuerzas griegas han podido recuperar la iniciativa, fundamentalmente por tres motivos:

  1. El mal tiempo: lluvias violentas han retrasado el avance de las columnas motorizadas. Una división blindada ha sido, literalmente, sumergida bajo el barro.
  2. La actitud de Bulgaria, que ha permitido que los griegos retiren 8 divisiones de Tracia para reforzar el frente contra nosotros.
  3. La defección casi total de las fuerzas albanesas, que se han amotinado contra nuestras unidades. Ha habido que desarmar, solo en una de nuestras divisiones, a 6000 albaneses, y enviarlos a retaguardia.

Todas estas desgracias pertenecen al pasado  no deben llevar a preocuparse, aunque se muy bien que estos acontecimientos han tenido repercusiones desfavorables. Italia prepara treinta divisiones, con las que aplastará a Grecia.”

La invasión italiana y la contraofensiva griega, una historia fascinante.

En realidad, claro está, no será así, y la contraofensiva griega acabará en el centro de Albania, pero esa es otra historia.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.