Dejamos la segunda parte de las disquisiciones que sobre la guerra blindada publicó el general Guderian allá por el año 1949.

VELOCIDAD DE MOVIMIENTO

El tercer factor del éxito es “la gran velocidad de movimiento”. Al día siguiente de la ruptura de Sedán en 1940, el cuerpo de ejército de Guderian avanza 165km y después de la ruptura del frente del Aisne en junio de 1940 (desde el mar a la frontera suiza), las tropas de Guderian cubren diariamente un promedio de 100km. La rápida explotación de los éxitos iniciales en la campaña rusa impide una defensa efectiva de los rusos en la línea del Dnieper y hace posible la conquista de Smolensko. Según Guderian: «El fracaso de Hitler por no aprovecharse de esta oportunidad es otra cuestión«.

CÍRCULO VICIOSO – MOVILIDAD VS ARMAMENTO

Los últimos modelos alemanes de construcción en tiempo de guerra indicaron que una de estas características no excluye necesariamente a la otra. El Tigre II tenía un blindaje muy poderoso especialmente en la parte frontal y montaba un cañón largo de 88mm, a pesar de esto tenía una velocidad máxima de 70km/h con un peso de 70tn.

El JadgTiger tenía un blindaje de más espesor y montaba un cañón de 128mm, aunque para una mayor seguridad el cañón no estaba montado en torreta giratoria.

Sin embargo un carro del tipo Tigre II es de tal valor para el combate que no debe emplearse en misiones de importancia secundaria. “Donde la velocidad es el factor predominante” se pueden emplear vehículos mucho más ligeros, por ejemplo los carros de reconocimiento. Igualmente son de gran importancia un buen equipo de radio y munición perforante.

RAZONES PRINCIPALES

Para Guderian, los grandes éxitos en Francia en 1940 y en Rusia en 1941 pueden atribuirse a los siguientes factores:

  1. Excelente dirección y mando de los generales situados muy a vanguardia y disponiendo de buenas comunicaciones de radio.
  2. Empleo de los carros en grandes unidades y en zonas de decisiva importancia.
  3. Velocidad máxima en los movimientos especialmente en la explotación de un éxito inicial.

LA TERCERA DIMENSIÓN

Al principio de la guerra cada división blindada tenía a su disposición un batallón de artillería antiaérea con piezas de pequeño calibre proporcionado por la Luftwaffe. Las fuerzas acorazadas no disponían de protección antiaérea, salvo algunas ametralladoras. Esta protección y material fue suficiente mientras los alemanes tuvieron el control de aire

A comienzos de 1943 la protección antiaérea era inadecuada. Guderian se puso manos a la obra para concebir un carro antiaéreo. Los primeros modelos fueron rechazados por Hitler debido a su silueta que consideró demasiado alta. Los nuevos proyectos llegaron tarde.

LA IDEA DEL TRABAJO COORDINADO

 “La necesidad de cooperación entre el aire y las fuerzas acorazadas” era una tarea pendiente en Alemania por el hecho de que no se disponía de un Estado Mayor de las fuerzas blindadas que pudiese planear y llevar a cabo maniobras y ejercicios de coordinación aire-tierra.

En los prolegómenos de la campaña del Oeste en 1940 Guderian entra en contacto con el jefe de la aviación de su sector de ataque y acuerdan una táctica combinada para el asalto de la Linea Maginot cerca de Sedán. Consistía en ataques continuados con bombarderos en picado sobre las baterías francesas y puntos fuertes de la línea desde las 12 horas a las 21 horas, con fuerte apoyo de cazas.

El resultado superó todas las expectativas: La mayor parte de los cañones franceses permanecieron silenciosos hasta que las tropas de asalto alemanas llegaron a sus emplazamientos. Las dotaciones de las piezas no suponían que se pudiera llevar a cabo un ataque de infantería mientras se efectuaba el bombardeo. Los pilotos alemanes de los Stuka observaban el avance de las fuerzas de tierra y regulaban su bombardeo con arreglo a él.

Esta táctica funciona también en Rusia hasta el declive de la Luftwaffe, que produjo en palabras de Guderian la disminución de la capacidad y eficiencia combativa de las fuerzas blindadas.

Viene de Fundamentos de la Guerra Blindada según Heinz Guderian (I)

Si te gustó, te puede interesar

De la Panzerkeil a la Panzerglocke: la evolución de las tácticas blindadas en el Frente del Este

Panzer en el Norte de África, tacticas de marcha, defensa y ataque (I/3)

  1. kurt says:

    Básicamente la táctica alemana es la actualización de una constante a lo largo de la historia y que podríamos definir como el efecto carga hueca. Es decir la concentración de la potencia de combate en un punto decisivo. Hernán Cortés, Austerlitz , Leuctra , Maratón, …

  2. J. Farres says:

    Rara vez me he encontrado con una persona tan sumamente egoísta e injusta leyendo la autobiografía de un militar como en el caso de Guderian. Fue un excelente comandante de fuerzas blindadas y un maestro de la guerra de movimiento, y también fue una pieza muy importante en la creación de las divisiones panzer. Pero de ahí, a considerarse poco menos que el creador de la doctrina blindada alemana hay un abismo que no puede superar la verdadera realidad. Si Guderian no hubiera escrito su Achtung! Panzer!, y sus memorias, no tengo duda alguna de la veracidad de la suposición de James S. Corum: que sólo sería conocido en la posguerra por haber sido un gran comandante alemán. Pero un alma tan egotista y tan pagada de sí no podía, por fuerza, escapar a la tentación de recrear –en buena medida- la historia de la evolución y desarrollo de la doctrina blindada alemana de entreguerras a su gusto y medida.

Leave a Reply to Hugo A Cañete Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.