Catástrofe báltica II, Estonia (I)

Para Estonia, el periodo de entreguerras fue una época de aislamiento. Durante los años veinte, el país, empeñado en mantenerse neutral, observo el creciente fortalecimiento de los bolcheviques. Mientras, en Letonia el peligro percibido era el de Alemania, y en Lituania, Polonia, de modo que los tres países bálticos nunca lograron concertar una política internacional común. Esto no significa que no la afectaran las corrientes ideológicas propias del periodo. En 1934, los “Luchadores de la Libertad”, los fascistas estonios, intentaron dar un golpe de Estado que fue contenido por Konstantin Päts, jefe del es Estado, y por el Ejército, iniciándose una fase dictatorial que acabó en 1938 con la promulgación de una nueva constitución y la vuelta a la democracia.

Konstantin Päts.jpg
Konstantin Päts, quien fue jefe del Estado, jefe de Gobierno, regente, primer ministro y presidente de la Asamble en diversas ocasiones.

Durante aquellos años la situación europea se había ido degradando, y los estonios se vieron finalmente obligados a romper su estricta neutralidad, o al menos a simpatizar con alguno de los antagonistas. La visita de Franz Halder al país en junio de 1939, fue la demostración pública de que Estonia, profundamente antisoviética, miraba hacia Alemania para su protección, aunque en todo momento rechazarían cualquier injerencia de Berlín en sus asuntos internos, ya que tenían pendiente una profunda reforma agraria, y una parte importante de la clase terrateniente del país era de origen alemán.

Habían sido engañados. No pasarían más que dos meses hasta que Alemania firmara el Pacto Ribbentrop-Molotov con la Unión Soviética, en el que se entregaba el país báltico a su nuevo aliado. Sin embargo, la nueva realidad todavía iba a tardar un poco en hacerse notar. Septiembre fue un mes en el que los estonios observaron con interés la invasión de Polonia y el inicio de una guerra que pronto se los tragaría. El enfado comenzó el 6 de octubre, cuando Berlín hizo un llamamiento a los ciudadanos estonios de origen alemán para que abandonaran el Báltico y volvieran a su madre patria. Para entonces, el Ejército Rojo ya había acumulado 160 000 hombres y 600 carros de combate en la frontera estonio-soviética. Los efectivos del Ejército estonio ascendían entonces a 15 000 reclutas y 16 carros de combate.

Octubre de 1939, militares rusos toman posesión de una base en Estonia.

En estas condiciones, cuando Stalin solicitó de Estonia que se firmara un pacto de asistencia mutua y la cesión de bases militares en su territorio, a los estonios les resultó imposible negarse. Durante el invierno observarían en silencio como la Fuerza Aérea Roja despegaba desde dichas bases para atacar Finlandia; y como 14 000 ciudadanos de origen germánico abandonaban el país para marcharse a Alemania. 7000 más seguirían, en 1941, antes del estallido de la campaña en el este.

Marineros soviéticos en el puerto de Tallin.

Entretanto, otros acontecimientos se sucedieron. En agosto de 1940, tras unas elecciones debidamente amañadas, Estonia se convirtió en una república soviética y pasó a integrarse en la Unión. Empezó la sovietización del país, que alcanzaría su punto álgido en junio de 1941, justo el mes anterior al desencadenamiento de la Operación Barbarroja, cuando fueron deportados 11 000 “elementos anti-soviéticos”. De todos estos políticos, funcionarios, oficiales del ejército, empresarios y terratenientes, 1000 serían asesinados en Norilsk. No fueron los únicos estonios cuya situación cambió drásticamente. Además de deportar a parte de la población, el Ejército Rojo enroló por la fuerza a 30 000 ciudadanos. Considerados poco fiables, serían enviados a campos de trabajo nada más empezar la guerra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.