Era una hermosa mañana de domingo, con el tipo de clima que raramente se disfruta en la capital de la nación – cielo despejado, agradablemente cálido, maduro con los presagios de la primavera.

El comandante John A. Dahlgren, uno de los principales expertos en artillería naval, trabajaba en su oficina del Astillero Naval de Washington, lamentando haberse saltado la iglesia, quizás imaginando la luz del sol que entraba por los vitrales. Pero el país estaba en guerra y la presión sobre él era enorme, ya que sus responsabilidades incluían la investigación, el desarrollo y la producción de la artillería de la Marina de los Estados Unidos. Con su reputación en juego en cada faceta de su trabajo, abordó estas responsabilidades de la manera típica de Dahlgren, microgestionando detalles y trabajando largas horas para resolver problemas. Su reputación lo era todo para él, ya que lo había llevado a su posición actual y sostenía su ambición de subir aún más alto.

Una visita del Presidente interrumpió el pesado papeleo. Dahlgren pensó que su amigo parecía «delgado y borracho». «Noticias espantosas», dijo Abraham Lincoln. Ayer la antigua fragata estadounidense Merrimac, que los confederados habían convertido recientemente en un buque de guerra acorazado, atacó a la flota de bloqueo en Hampton Roads y hundió las fragatas de madera Cumberland y Congress. El Presidente llevó al oficial de la marina a la Casa Blanca para una reunión con miembros del gabinete y generales.

Después, Dahlgren pasó el resto del día reuniendo toda la información que pudo sobre la batalla y haciendo preparativos para evitar que el buque rebelde ascendiera el Potomac y bombardeara Washington. Alrededor de las 10:00 PM, Dahlgren recibió una nota del Secretario de Marina Gideon Welles. Esa mañana, la nota decía que el acorazado Monitor de la Armada se enfrentó al Merrimac durante cuatro horas y el barco confederado se retiró alrededor del mediodía. «Así se cierra el día a la primera visión de estos acontecimientos», escribió Dahlgren en su diario.

Y qué día fue. La pérdida de las dos fragatas el 8 de marzo de 1862 constituyó la peor derrota que la Marina de los EE.UU. había sufrido hasta entonces. El duelo del 9 de marzo entre el Monitor y el buque que los rebeldes rebautizaron como el Virginia fue la primera batalla entre buques de guerra acorazados de la historia. Estos acontecimientos llegaron a simbolizar la revolución naval del siglo XIX en la que los veleros de madera armados con cañones de hierro fundido de ánima lisa dieron paso a los buques blindados a vapor armados con artillería de acero.

Para el hombre que pasaría a la historia como el «padre de la artillería naval americana», la batalla Monitor-Merrimac fue una vergüenza. Los cañones de hierro fundido de 11 pulgadas del Monitor, que Dahlgren había diseñado y cuya actuación constituía la base de su reputación, no habían infligido un daño apreciable al acorazado confederado.

En vísperas de la batalla de Hampton Roads, los oficiales navales y los expertos en artillería del país y del extranjero habían considerado el cañón de 11 pulgadas de Dahlgren como el cañón naval más potente y fiable del mundo. Después de la batalla, muchos oficiales y expertos concluyeron que contra el blindaje, el cañón de 11 pulgadas de Dahlgren era «inútil». Fue un duro golpe para la reputación de Dahlgren.

La batalla pronto resultó en una nueva y urgente tarea para Dahlgren. Además de supervisar la producción de artillería, probar las armas y rellenar los pedidos, se le daría la responsabilidad de resolver el problema planteado por el Merrimac desarrollando artillería capaz de derrotar los blindajes. Era, de hecho, el problema de artillería más crítico de la época.

Sigue en Batalla de Hampton Roads. Orígenes de la prueba de artillería contra blindajes y desarrollo de la artillería de la US Navy en la Guerra de Secesión (II)

  1. Dani says:

    En una película sobre esta batalla se decía que los artilleros federales no cargaron los cañones con la carga máxima de pólvora autorizada porque temían que estallasen. No se si será verdad.

  2. ESAÚ RODRÍGUEZ DELGADO says:

    Buenas Dani, es correcto, lo podrás leer dentro de varias entradas, una crítica que hizo nuestro amigo fue que no se. siguieron las instrucciones de carga estándar de los cañones por temer que estallase, a pesar de que se habían hecho pruebas con el doble de carga, y si bien la duración del tubo se había reducido en cuanto a número de disparos que soportaba, no hubieran estallado. Pero otros que abogaban por un mayor calibre, el 15 pulgadas, dijeron que ni por esas lo hubiera atravesado el blindaje confederado. Un saludo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.