Tras las difíciles conversaciones sostenidas con los austríacos el canciller alemán ha decidido marcharse el también a descansar a su finca de HOHENFINOW, acompañado por su amigo y confidente Kurt Rienzler, quien escribirá sobre esta jornada:

“Larga conversación sobre la situación, en la veranda, bajo el cielo nocturno. La información secreta [proveniente de un informador alemán en la embajada rusa de Londres] que me revela dibuja un cuadro destructivo: considera las negociaciones anglo-rusas para un acuerdo naval y  un eventual desembarco en Pomerania, como muy serias, el último eslabón de la cadena”. “El poder militar de Rusia crece rápidamente; un refuerzo estratégico en el saliente polaco hará que la situación se vuelva insostenible. Austria es cada vez más débil y menos móvil”.

Fachada de la finca de Bethmann-Holweg en Hohenfinow. Puede decirse que el Canciller de Alemania también se había ido «de vacaciones»

Al día siguiente Bethmann-Holweg confiará a su amigo Rienzler su convicción de que Austria nunca entrará en guerra para apoyar a Alemania, y que si es necesaria una guerra contra la cada vez más poderosa alianza franco-rusa, cuanto antes mejor, y mejor apoyando a la doble corona, que así se verá involucrada, que solos. Aparece aquí otro leitmotiv de la política exterior y militar alemana: el miedo al desequilibrio militar que se está produciendo en Europa.

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 6 de Julio, por la mañana. La Respuesta de Theobald von Bethmann-Holweg

Sigue en 7 de Julio – por la mañana. ¡Disensión en Viena!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.