El primer proyectil explotó justo encima de la fila de trincheras, arrojando suciedad sobre la sección del centro. Los hombres se deslizaron en sus agujeros. Collins y otros dos veteranos de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a gritar a sus hombres que comenzaran a disparar.

La respuesta fue lenta aunque los americanos pudieron ver a los soldados de infantería norcoreanos avanzando firmemente, extendiéndose por el terreno llano frente a la colina. En el mismo agujero con el Sargento Collins había dos fusileros. Él los empujó. «Vamos», dijo. » Tenéis un M1. Disparad.»

Después de ver al enemigo atacar durante unos minutos, el comandante del batallón le dijo al Capitán Osburn que retirara la Compañía A, y luego dejó la colina, caminando de vuelta hacia su puesto de mando, que planeaba mover hacia el sur.

Frente a la colina de la compañía, los dos hombres del puesto de escucha, después de recoger su equipo empapado, estaban listos para salir cuando el primer proyectil enemigo cayera. Volvieron a saltar a su agujero. Después de un corto tiempo uno de ellos saltó y corrió de nuevo bajo el fuego. El otro, que se quedó allí, no fue visto de nuevo.

Todo la 1.ª Sección también estaba en los arrozales planos. Los diecisiete hombres del Teniente Driskell de la 1.ª Sección y del de Armas que estaban entre el ferrocarril y la carretera podían oír algo de la actividad pero no podían ver al enemigo debido a los altos terraplenes de ambos lados. El soldado Hite estaba todavía sentado junto a su agujero lleno de agua cuando el primer proyectil enemigo explotó en la colina. Pensó que un proyectil de mortero de 4,2 pulgadas se había quedado corto. En uno o dos minutos otro proyectil cayó cerca del puesto de mando de Osburn en la cima de la colina. El soldado Hite observó como el humo se alejaba.

«Debe ser otro disparo corto», le dijo al Sargento Williams.

«No es corto», dijo Williams, un soldado con experiencia en combate. «Es un proyectil enemigo».

Hite se deslizó dentro de su trinchera, provocando una sorda salpicadura como una rana que se sumerge en un estanque. Williams lo siguió. Los dos hombres se sentaron allí, hasta el cuello en el agua fría y estancada.

Pasaron quince minutos antes de que las dos secciones de la Compañía A en la colina hicieran un considerable volumen de fuego, y entonces menos de la mitad de los hombres estaban disparando sus armas. Los jefes de pelotón y de sección hicieron la mayor parte de los disparos. Muchos de los fusileros parecían aturdidos y no querían creer que los soldados enemigos les disparaban.

Unos cincuenta proyectiles cayeron en el área del batallón en los quince minutos siguientes a la primera salva en el sector de la Compañía A. Mientras tanto, las tropas enemigas surgían en números que parecían abrumadoramente grandes para los soldados americanos. «Parecía que toda la ciudad de Nueva York se movía contra dos pequeñas compañías con escasa fuerza», dijo uno de los hombres. Otro gran grupo de soldados norcoreanos se reunió alrededor de los tanques ahora alineados parachoques a parachoques en la carretera. Era el mejor objetivo que el sargento Collins había visto nunca.

Se preocupó porque no tenía municiones para el cañón sin retroceso. Tampoco podía recibir fuego de mortero porque el proyectil del segundo tanque enemigo había explotado cerca del observador de mortero de 4,2 pulgadas que, aunque no estaba herido, había sufrido una fuerte conmoción. En la confusión nadie más intentó dirigir los morteros. A los treinta minutos de iniciada la acción, los primeros soldados de a pie norcoreanos se habían acercado tanto que los hombres de la Compañía A pudieron verlos cargar y recargar sus fusiles.

Aproximadamente al mismo tiempo, la Compañía B, bajo el mismo ataque, comenzó a moverse de su colina en el lado opuesto del camino. En uno o dos minutos el Capitán Osburn llamó para decir a sus hombres que se prepararan para retirarse, «pero primero tendremos que cubrir a la Compañía Baker».

La compañía A, sin embargo, no tenía una potencia de fuego efectiva y no dedicó tiempo a cubrir el movimiento de la otra compañía. La mayor parte de la sección de armas, situado en el lado sur de la colina, se marchó inmediatamente, bajando a un grupo de unas quince casas de paja en el borde sur de la colina. Las dos secciones de fusileros de la colina comenzaron a moverse poco después de que el Capitán Osburn diera la orden de alerta. El movimiento fue ordenado al principio aunque pocos de los hombres llevaban sus mochilas de combate con ellos y otros se alejaron dejando municiones e incluso sus armas.

Sin embargo, justo cuando los dos últimos escuadrones de este grupo alcanzaron una pequeña cresta en el lado este de la colina principal, una ametralladora enemiga disparó repentinamente al grupo. Los hombres huyeron despavoridos. El capitán Osburn y varios de sus jefes de sección estaban cerca del grupo de casas detrás de la colina, reorganizando la compañía para la marcha de regreso a Pyongtaek. Pero cuando los hombres en pánico pasaron corriendo, el miedo se extendió rápidamente y otros también empezaron a correr. Los oficiales los llamaron pero pocos hombres se detuvieron. Reuniendo a tantos miembros de su compañía como pudo, Osburn los envió de vuelta a la aldea con uno de sus oficiales.

Para entonces la sección de armas y la mayoría de las 2.ª y 3.ª Secciones habían conseguido dejar sus puestos. Cuando se fueron, los miembros de estas unidades llamaron diciendo a la 1.ª Sección que se retirara de su posición bloqueando el camino. Colocados en los arrozales planos, la 1.ª Sección estaba más expuesto al fuego enemigo. Cuatro de sus hombres empezaron a correr hacia atrás y uno, alcanzado por el fuego de los fusiles, cayó. Después de ver eso, la mayoría de los otros estaban aparentemente demasiado asustados para salir de sus agujeros.

Como consecuencia, los diecisiete hombres del Teniente Driskell que estaban entre el ferrocarril y los terraplenes de la carretera no pudieron ver al resto de su compañía. Como no habían oído la orden verbal, no sabían que se había dado una orden de retirada. Sin embargo, habían visto el tiroteo entre los norcoreanos y la Compañía B, y habían visto salir a la Compañía B. El Teniente Driskell y el Sargento Williams decidieron que se mantendrían firmes hasta que recibieran órdenes. Pasaron veinte o treinta minutos. Tan pronto como el grueso de las dos compañías se había retirado, el fuego enemigo cesó, y todo se volvió a calmar. Driskell y sus diecisiete hombres seguían en su sitio cuando los norcoreanos subieron a la colina para tomar las posiciones dejadas por la Compañía B. Esto despertó su ansiedad.

«¿Qué crees que deberíamos hacer ahora?» Driskell preguntó.

«Bueno, señor», dijo el sargento Williams, «no sé qué va a hacer, pero me gustaría irme de aquí».

Driskell envió un mensajero para ver si el resto de la compañía seguía en posición. Cuando el corredor volvió a decir que no veía a nadie en la colina, los hombres volvieron a usar el terraplén del ferrocarril como protección. Nueve miembros de este grupo eran de la 1.ª Sección del teniente Driskell; los otros ocho estaban con el sargento Williams de la sección de armas. Algunos de los hombres del teniente Driskell ya se habían ido, pero unos veinte, temerosos de moverse por los arrozales, se habían quedado atrás. En ese momento, sin embargo, Driskell no sabía lo que le había sucedido al resto de su sección, así que, después de haber caminado de vuelta a las cercanías del grupo de casas detrás de la colina, se detuvo en uno de los senderos de arrozales para decidir qué camino tomar para localizar a sus hombres desaparecidos. En ese momento alguien pasó y le dijo que algunos de sus hombres, incluidos varios heridos, estaban cerca de la base de la colina. Con otro hombre, Driskell fue a buscarlos.

Cuando los fusileros de la Compañía A, presa del pánico, corrieron un par de kilómetros hasta Pyongtaek, ya habían superado gran parte de su miedo inicial. Se reunieron a lo largo de la calle principal fangosa de la aldea y se quedaron allí bajo la lluvia, esperando. Cuando el Capitán Osburn llegó, inmediatamente comenzó a reunir y reorganizar su compañía para la marcha hacia el sur. Mientras tanto, dos hombres de la Compañía C esperaban para dinamitar el puente en el extremo norte del pueblo. Uno de los oficiales encontró un jeep y un remolque que había sido abandonado en una calle lateral. Él y varios de sus hombres lograron ponerlo en marcha y, aunque no funcionaba bien y aparentemente había sido abandonado por esa razón, decidieron que serviría para transportar el equipo pesado de la compañía que quedaba.

Para las 09:30 apilaron todo el equipo extra, más las ametralladoras, morteros, bazucas, BAR y municiones extra en el remolque. Más o menos a la misma hora, varios hombres notaron lo que parecían ser dos hombres heridos tratando de abrirse camino por el camino hacia Pyongtaek. Seguía lloviendo tanto que era difícil distinguir los detalles. El soldado Thomas A. Cammarano y otro hombre se ofrecieron para tomar el jeep e ir a por ellos. Sacaron un BAR de las armas del remolque, insertaron un cargador de municiones y condujeron el jeep hacia el norte a través del puente, sin darse cuenta de que el camino era tan estrecho que habría sido difícil dar la vuelta al vehículo aunque el remolque no estuviera enganchado.

Viene de Acción de retirada en Corea (II)

Sigue en Acción de retirada en Corea (IV)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.