Sin duda las fuerzas blindadas son uno de los aspectos de la segunda guerra mundial que más interés ha atraído durante años, tanto a nivel historiográfico como de aficionados, sin embargo, lo que queremos traer hoy a colación  es precisamente lo inútiles que pudieron llegar a ser, a nivel operacional, el táctico lo dejaremos para más adelante, cuando faltaba la infantería.

En otoño de 1944, en la llanura Húngara al norte y al oeste del río Tisza, se dio una situación que tuvo pocos paralelos a lo largo de la segunda guerra mundial, las fuerzas defensoras alemanas “disfrutaron” de una casi paridad entre divisiones de infantería y blindadas. Esta situación, sin embargo, no fue positiva, tal y como contó en una entrevista el entonces Generalmajor Ludwig Heinrich Gaedcke, Jefe de Estado Mayor del 6. Armee.

Panzer VI Königstiger en Budapest, la máquina más poderosa de la panzerwaffe alemana.

“Ya he escrito que en Hungría nuestra carencia de infantería fue la causa de nuestra derrota en la región de la puszta (la llanura húngara). En el campo de batalla propiamente dicho, obtuvimos la victoria repetidamente, si se me permite exagerar ligeramente, pero perdimos la campaña.

                Déjenme explicarme. Digamos que estábamos sosteniendo una serie de puntos defensivos, como siempre con fuerzas débiles. Digamos que los rusos atacaban en el flanco izquierdo, y que nuestra posición estaba bajo un ataque no demasiado fuerte y aguantaba bien. ¿Qué era lo que podíamos hacer entonces? Durante la noche, podíamos desplazar rápidamente las fuerzas móviles desde las posiciones del flanco derecho a las del flanco izquierdo, dejando detrás dos o tres vehículos blindados. Entonces, por la mañana, podíamos atacar repentinamente, expulsando al enemigo en el flanco izquierdo con las fuerzas que habíamos traído anteriormente, durante la noche. Una vez más, éramos los vencedores.

                Pero mientras tanto, los rusos, con sus fuerzas numéricamente muy superiores, podían haberse dado cuenta de la oportunidad que se les ofrecía en el flanco derecho; y en consecuencia era posible que nos viéramos obligados a retirarnos de nuestra débil posición en la derecha, y luego tener que re estabilizar la situación haciendo volver rápidamente a las fuerzas móviles a dicho flanco.  De hecho, así fue como fuimos retrocediendo, paso a paso, hasta abandonar las tierras bajas de Hungría y retirarnos hasta la región de Tokay.

                Este es un ejemplo típico de lo que sucede cuando se carece de infantería para mantener las posiciones obtenidas por las fuerzas móviles”.

La batalla de carros más dura de la campaña húngara de 1944 tuvo lugar en torno a la localidad de Debrecen.

La entrevista sigue, más adelante:

“Normalmente ella [la infantería] iba a pie. Por supuesto la habríamos perdido muy deprisa si hubiera permanecido a pie. Pero era numéricamente tan escasa que, con camiones conseguidos de los trenes de suministro, de las zonas de retaguardia, etc., siempre eran capaces de retirarse. Por supuesto, también “se organizaban” con cualquier camión civil utilizable que encontraran. Así, estas divisiones, en realidad, estaban parcialmente motorizadas. De otro modo nunca hubieran sido capaces de moverse [en las retiradas] a la misma velocidad que las divisiones acorazadas.

                Recuerdo innumerables conversaciones con mandos subordinados de este tenor: se daban órdenes, basadas en sus propias recomendaciones, para enviar elementos de una división panzer (después de todo, estas no eran en absoluto divisiones panzer completas) al flanco derecho. Pero luego venía siempre la misma pregunta: <<¿Qué debemos dejar en el flanco izquierdo?>> La respuesta, normalmente, era. <<¿Por qué no deja allí un par de carros de combate para vigilar el terreno, no?>>. <<No tengo nada>>. <<Lo siendo, nosotros tampoco>>. De ese modo la posición quedaba vacía y, a lo más tardar sobre las 09:00 o las 10:00 de la mañana el enemigo tenía las alturas que habíamos abandonado durante la noche. Así es como, poco a poco, se pierde terreno”.

Al final, todo acababa dependiendo de la sufrida, cansada y heroica infantería (soldados alemanes en Kursk).

Son unas interesantes reflexiones, que parecen devolver, incluso durante la gran era de los blindados, a la infantería, su condición de “reina de las batallas”.

Si te gustó, te puede interesar ¿Y los alemanes? La “guerra móvil operacional” conocida como “Blitzkrieg”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.