VIENA. El Conde Berchtold, furioso por las filtraciones conocidas el día anterior, acusa a los alemanes de haber comprometido su estrategia de actuación por sorpresa, y cierra todos los canales de comunicación con Berlín. A partir de ahora los alemanes ya no van a estar más informados de los contenidos del ultimátum que los países de la entente.

San Guiliano, Ministro italiano de Asuntos Exteriores, quien el día interior había enviado información sensible a sus legaciones en dos capitales enemigas.

Lo irónico de esta situación es que, por un lado, nadie querrá creerse que es cierto que Berlín no sabe nada; y por otro, que los servicios de inteligencia rusos obtendrán la información de filtraciones producidas en el propio gobierno austríaco.

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 11 de Julio. ¡Secretos Filtrados!

Sigue en 13 de Julio, durante la jornada. El Informe von Wiesner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.