La batalla de Ramillies fue una importante victoria de la Gran Alianza contra la facción francesa en la Guerra de Sucesión Española (1701 – 1714) y un triunfo personal del general en jefe aliado, John Churchill, 1.er duque de Marlborough (el Mambrú que se fue a la guerra).

Batalla de Ramillies

Tras la magnífica victoria aliada de Blenheim en agosto de 1704 se produjo un punto muerto en las operaciones en los Países Bajos españoles (aproximadamente la Bélgica de hoy en día). Marlborough veía frustrado su deseo por reanudar las operaciones ofensivas por la cautela mostrada por los neerlandeses. Las operaciones en el Rin y el norte de Italia también habían arrojado resultados poco concluyentes.

En mayo de 1706, el mariscal francés François de Neufville, duque de Villeroi avanzó hacia la ciudad de Namur, en la provincia española de Brabante, con una fuerza de unos 60.000 hombres en la creencia de que Marlborugh pretendía hacerse con ella. El ejército de Villeroi fue interceptado en Ramillies, al norte de Namur, por la fuerza aliada de 62.000 hombres entre británicos, holandeses, alemanes y daneses, mandada por Churchill.

Despliegue inicial. Ramillies

Los franceses ocuparon una posición en terreno elevado y se atrincheraron parcialmente, tomando como centro de su dispositivo Ramillies. Pese a todas las precauciones, la posición francesa quedaba excesivamente sobreextendida. La batalla tuvo lugar el 23 de mayo de 1706.

Marlborough fingió un ataque en el flanco izquierdo francés. Para hacer frente a esta amenaza, Villeroi trasladó sus reservas y sacó a algunas unidades de la línea de su ala derecha, ahora debilitada, donde lanzó el duque británico su ataque principal. Aunque los franceses del flanco derecho se desempeñaron bien, no eran rival para la superioridad numérica aliada y fueron arrollados.

Maniobras iniciales. Ramillies

Viendo que casi toda la línea francesa estaba a punto de desmoronarse, Marlborough ordenó un avance general, al que contribuyó la briosa acción de la caballería danesa. Los franceses huyeron en desorden. Marlborough ordenó una enérgica persecución, y sus fuerzas infligieron un gran daño a las tropas francesas en retirada en esta fase de la batalla. La degollina finalizó a unos 32 kilómetros de Lovaina. Las bajas francesas ascendieron nada más y nada menos que a unos 13.000 hombres entre muertos y heridos, y 6.000 prisioneros. Las pérdidas aliadas fueron de 1.066 muertos y 3.633 heridos.

Ruptura del flanco derecho francés. Ramillies

La batalla de Ramillies tuvo importantes consecuencias, permtiendo a las fuerzas aliadas conquistar los Países Bajos españoles. Durante los meses de junio y octubre, Marlborough tomó una docena de plazas fuertes importantes en los Países Bajos y en el noreste de Francia, entre las que se incluían Amberes, Dunquerque, Menin, Dendermonde, Brujas y Gante. Además, las fuerzas aliadas hicieron otros 14.000 prisioneros.

En agosto, el rey Luis XIV ordenó al mariscal Louis Josef de Vendôme que se trasladase al norte desde su frente de Italia para sustituir a Villeroi y hacer una purga entre los partidarios de negociar la paz.

Si te gustó, te puede interesar La Batalla de Leuthen (1757) – Obra maestra de Federico el Grande

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.