El subfusil Schmeisser MP 18 fue, como decíamos en el anterior artículo, el primer subfusil útil que se diseñó y fabricó.

Este arma no pasó inadvertida en otros países, que siguiendo su diseño produjeron sus propios subfusiles. Este fue el caso del extravagante y raro subfusil Tallinn Modelo 1923. Un arma que fue producida en Estonia en pocas cantidades, se habla de unas 600 unidades.

Su producción comenzó en 1927 por parte de la compañía Tallinn Arsenal. El Tallinn M23 fue destinado a equipar a unidades del ejército y de la policía. Diez años más tarde de su puesta en producción el gobierno estonio vendió todas estas armas. Es durante estos años, 1937, cuando parece ser que llegaron a la zona republicana algunos lotes de estas armas. Su número debió de ser muy reducido, puesto que las publicaciones del Servicio de Recuperación no le mencionan. Aunque bien es cierto que aparecía en el fichero de la Maestranza de Artillería de Madrid, y lo incluye Villoslada, que le atribuye un origen soviético.

Asimismo, a esta arma se le añade su difícil calibre. El Tallinn M23 usaba un calibre 9 x 20 Browning Largo, conocido también como “9 mm Especial” que no existía en España en aquellas fechas. Las diferencias con el modelo alemán son mínimas. El cañón se esconde tras una camisa tubular con aberturas alargadas en vez de circulares, el objetivo es un mejor enfriamiento. No dispone de seguro por bloqueo, al igual que otros subfusiles de la época y posteriores, la manilla de cargado se introduce en una ranura encima del cajón de mecanismo. Así se evita que el arma pueda ser disparada, pero un golpe seco puede hacer que se realice un disparo accidental.

A parte de esto, este subfusil disponía de selector de disparo, algo de lo que carecía el modelo 18 alemán y el 28 “Naranjero”. Para ello se usa selector que consistía en una palanca curva que se situaba en la rama posterior del arco del guardamonte. Igualmente esta arma incluía la posibilidad de hacer bascular el cañón-cajón de mecanismos para una mejor limpieza y mantenimiento, algo que el MP-18/28 alemán también podía hacer.

Por último, el Tallinn M1923 utilizaba cargadores rectos de 40 cartuchos, aunque también se ha dicho que podía utilizar de 50. Estos se introducían por el lado izquierdo. El alza del arma era graduable desde los 100 hasta los 600 metros; por lo tanto, 400 metros menos que el alza del “Naranjero”. Sin duda, el subfusil Tallinn M1923 fue el arma de esta clase más rara utilizada en el conflicto español, siendo hoy día una gran pieza de colección.

Características:

  • Longitud: 809 mm
  • Peso: 4,2 kg descargada
  • Calibre: 9 x 20 mm Browning Long
  • Cadencia de disparo: 600 disparos por minuto

Imagen (1): Subfusil Tallinn M1923

Imagen (2): Subfusil Tallinn M1923 de lado

Viene de Subfusiles de la Guerra Civil española (I): MP-28 “Naranjero”

  1. dani says:

    Los agentes de republicanos se dedicaron a comprar todo lo que pudieron por cualquier parte del mundo. Algunos fueron timados (o timadores) pero otros lograron compras muy interesantes.
    No conocía ese calibre ¿No era compatible con el 9mm largo español?

    • Ismael López Domínguez says:

      Hola Dani;

      La verdad es que no te falta razón en lo que dices. La desesperación del gobierno de la II República por comprar material les llevó a entablar conversaciones con algunos de los personajes más estafadores de la Europa de entonces. Pero es cierto lo que dices. Algunas compras trajeron a España equipamiento muy interesante, aunque en poca cantidad. Según he podido leer ambos calibres no eran compatibles, por lo que tuvieron que comprar la munición a parte.

      Muchas gracias por leer y comentar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.