A Dahlgren no le gustaba la perspectiva. «Un estado de guerra», le comentó a un hermano oficial ocho meses después, es «un período muy desfavorable para los experimentos».

John A. Dahlgren

¿Por qué Dahlgren consideró la guerra como una desventaja para la experimentación? El desarrollo de un sistema de armas es un proceso multifacético, que incluye teorías, trabajo duro y ensayo y error. Una faceta del intento de Dahlgren de resolver el problema de los acorazados consistía en disparar varios tipos de cañones pesados a objetivos blindados para determinar qué tipo de artillería podría derrotar a un buque de guerra blindado en la batalla. Gran parte de esta experimentación se centró en el cañón de 11 pulgadas.

En «Una nación de acero», Thomas Misa describe las pruebas de artillería contra blindaje a finales del siglo XIX. Misa encontró que tales pruebas a menudo se amañaban para producir un resultado particular manipulando el alcance y el ángulo de incidencia para afectar la capacidad del blindaje para desviar proyectiles. ¿Planeó Dahlgren las pruebas para darle al arma la victoria sobre la plancha, para tergiversar una frase prestada del Secretario de Marina Benjamín Franklin Tracy? ¿Constituyeron las pruebas de Dahlgren de artillería contra el blindaje un intento honesto de resolver el problema del acorazado, o Dahlgren sólo estaba interesado en el control de los daños a su reputación? La respuesta ayuda a explicar por qué la Armada de los EE.UU. salió de la Guerra Civil con prácticamente la misma artillería que había incorporado.

Dahlgren desarrolló la mayor parte de la artillería que la Armada de los Estados Unidos usó durante la Guerra Civil. Ordenado para el servicio de artillería en el Astillero Naval de Washington en 1847, llevó a cabo sus asignaciones iniciales tan bien que el Jefe de la Oficina de Artillería e Hidrografía le asignó responsabilidades cada vez mayores, le dio la facultad de ampliar las instalaciones del Astillero a su discreción, y dispuso que permaneciera en servicio de artillería indefinidamente. A principios de la década de 1850, Dahlgren creó el Instituto de Artillería, la primera organización y programa de investigación y desarrollo de armas en la historia naval americana.

Su trabajo se dividió en cuatro grandes categorías: fabricación de artillería y equipo, inspección de artillería producida en fundiciones privadas, pruebas de artillería e inventos, e investigación y desarrollo. Las instalaciones que Dahlgren estableció en el Astillero Naval de Washington incluían un campo de tiro a lo largo del río Anacostia llamado «Batería Experimental», fundiciones, talleres de maquinaria y espacios de oficinas ampliados. La experimentación constituía la base del enfoque de Dahlgren para el desarrollo de la artillería.

Los esfuerzos de la investigación y desarrollo de Dahlgren dieron como resultado sistemas integrados de armamento de a bordo, con cañones de bronce ligero y cañones de hierro fundido de ánima lisa. Los cañones de a bordo eran venerados en toda la Marina y admirados en todo el mundo. Los pesados cañones de ánima lisa, caracterizados por su peculiar forma de «botella de agua de soda», fueron el invento más famoso de Dahlgren. Su diseño surgió de su investigación científica en balística y metalurgia. Para garantizar su seguridad y fiabilidad, los hizo fabricar bajo el programa de control de calidad más innovador y completo visto en la Marina hasta ese momento. El programa incluía especificaciones detalladas, control de producción y un riguroso sistema de pruebas. Dahlgren también instituyó un programa de entrenamiento de artillería para enseñar a los oficiales navales y a los hombres reclutados a disparar las nuevas armas.

Estas innovaciones hicieron que los cañones pesados navales de Dahlgren fueran los más potentes y fiables del mundo. En 1858, un cañón de 9 pulgadas soportó 1.531 disparos en una prueba de fallos. Los primeros 1.509 disparos se hicieron con cargas de servicio ordinarias. A partir de entonces el arma fue disparada con cantidades cada vez mayores de pólvora y número de disparos. El proyectil que finalmente partió el cañón consistió en 20 libras de pólvora y 10 disparos de 90 libras, llenándolo hasta la boca del cañón. Durante la prueba el arma consumió 15.400 libras de pólvora. Los cañones Dahlgren tenían una vida útil de mil disparos en una época en la que no se esperaba que otros tipos de cañones duraran más de 500 disparos. Los cañones Dahlgren de 9 y 11 pulgadas comenzaron a entrar en la flota a mediados de 1850 y para finales de la década, se habían convertido en la artillería estándar de la Marina.

Los oficiales navales y los expertos en artillería en el país y en el extranjero se mostraron muy satisfechos con el arma de Dahlgren. «Nos hemos propuesto seleccionar y adoptar las armas que combinen la mayor fuerza, alcance, precisión y poder», declaró el secretario de la marina en 1858. «En el cañón Dahlgren hemos encontrado lo que queremos, y se cree que no hay ningún arma en ningún servicio que lo supere en estas cualidades.» Al año siguiente, una junta de oficiales navales nombrados para examinar las instalaciones navales declaró que gracias a Dahlgren, la artillería naval americana era «igual, si no superior, a [la de] cualquier marina a flote». Gran Bretaña, Rusia e incluso Egipto trataron de adquirir el cañón Dahlgren para sus propias marinas.

El mismo Dahlgren alcanzó una talla igual a la de su arma. Muchos europeos lo consideraron más importante que Henri Joseph Paixhans, al que se le atribuye universalmente el invento del cañón de proyectiles. A finales de la década, Dahlgren se había convertido en un invitado habitual de las cenas de estado, codeándose con ministros de asuntos exteriores, diplomáticos, miembros del gabinete y el Presidente de los Estados Unidos. Había logrado un nivel de renombre internacional sin precedentes para un estadounidense como inventor científico e innovador de artefactos explosivos.

Dahlgren se deleitaba con la gloria. El «reconocimiento que más ardientemente deseaba», señaló su esposa Madeleine Vinton Dahlgren, era «el reconocimiento de la posteridad». Aunque Dahlgren había esperado originalmente establecer su reputación en el mar en la forma tradicional de la Marina, había encontrado la gloria en el trabajo de artillería.

Viene de Batalla de Hampton Roads. Orígenes de la prueba de artillería contra blindajes y desarrollo de la artillería de la US Navy en la Guerra de Secesión (I)

Sigue en Batalla de Hampton Roads. Orígenes de la prueba de artillería contra blindajes y desarrollo de la artillería de la US Navy en la Guerra de Secesión (III)

  1. Dani says:

    Muy interesante. Era una época en la que un cañón podía pasar de ser lo más moderno a estar anticuado en un par de años.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.