Estimados lectores. Con la presente entrada iniciamos una serie de siete -que terminará en el aniversario de la batalla- en la que trataremos de plantear, y si surge la ocasión debatir, diferentes aspectos de la batalla de Kursk, sin duda una de las más comentadas de la historia, enfrentando las ideas que hasta no hace mucho se tenían sobre esta batalla con las últimas novedades historiográficas.

Desde GEHM, os animamos pues a todos a sentiros como en casa, y a intervenir tanto como querais y podáis. Y sin más preámbulos…

UN CAMBIO EN LA VISIÓN DE LA BATALLA (A modo de prólogo)

La historiografía sobre la campaña del este ha sufrido una importante evolución desde el final de la guerra hasta nuestros días, basada, principalmente, en las fuentes que fueron llevando la “voz cantante” a la hora de ofrecer información sobre ella.

Podemos distinguir, fundamentalmente, tres etapas:

–  Los memorialistas alemanes (años 50 del siglo XX); principalmente Heinz Guderian y Erich von Manstein, y también en menor medida Wilhelm von Mellenthin y otros; presentaron una historia de la campaña que, además de fundamentar el ya muy discutido mito de la “Wehrmacht limpia”, señalaba a Hitler -ciertamente jefe del OKH y principal director de la campaña del este- como responsable principal de los fracasos sufridos por la “Ostheer” (el ejército alemán en la unión soviética), corriendo un tupido velo sobre las muchas ocasiones en que habían estado de acuerdo con él. Además, presentaron una visión masiva y ciega del Ejército Rojo, postulando que había ganado la guerra solo gracias a la superioridad numérica. Estas fuentes fundamentaron obras como la de Alan Clark (“Barbarrossa: The Russian German conflict, 1941-1945”) o la de Earl F. Ziemke (“Stalingrad to Berlin”), entre otras.

–  Los rusófilos. Esta situación empezó a cambiar a finales de los años 60 cuando Alexander Werth, periodista afincado en Moscú durante la guerra, publicó “Russia at War”, que adelantaba la visión soviética de los acontecimientos. El proceso continuó con la obra de John Erickson (“The Road to Stalingrad, Stalin´s War With Germany), basada en fuentes soviéticas, entre otras las memorias del Mariscal de la Unión Soviética Ivan Koniev, cuyas palabras fundamentaron el mito de la batalla masiva de carros de combate de Prokhorovka. A esta tendencia se sumó también David Glantz, que gracias a sus múltiples contactos en Rusia se especializó en rebuscar en los archivos soviéticos. Salvando algunos puntos concretos, estos planteamientos reequilibraron la visión del conflicto que se había tenido hasta entonces.

–  A partir de 1995 empiezan a aparecer obras que tratan de rectificar los dos postulados anteriores. George M. Nipe escribió para la editorial canadiense J.J.Fedorowicz la obra “Decision in the Ukraine”, que empezaba, por ejemplo, a desmontar el mito de la batalla masiva de carros, atreviéndose incluso a decir que lejos de ser el “canto del cisne” de la Panzerwaffe (Guderian) fue una victoria táctica alemana. Le seguirán autores como Niklas Zetterling y Anders Frankson, que realizarán un amplio estudio estadístico de la batalla de Kursk; Steven H. Newton y, en menor medida, el alemán Roman Töppel. Todos ellos procurarán centrarse menos en los recuerdos particulares y más en los documentos contenidos en los archivos militares alemanes y soviéticos, especialmente los diarios de las unidades. Todos ellos llegarán a concluir que Manstein estaba a punto de lograr la victoria, salvo Töppel.

MISTERIOS DE KURSK (II) – La Descomunal Batalla de Carros de Carros de Prokhorovka

  1. Juanma says:

    Buen artículo. ¿Se tiene previsto que alguna editorial, por ejemplo Platea, tradujera el libro Decisión en Ucrania?

  2. Javier Veramendi B says:

    Buenas tardes Juanma, y gracias.
    Con respecto a tu pregunta, lo cierto desconocemos todos los proyectos editoriales que maneja Platea ahora mismo, lo que significa que si conocemos alguno. Y en concreto puedo adelantarte que, personalemente, hay un lanzamiento en la recámara (aunque no el único en preparación) que me tiene especialmente ansioso e interesado pues se trata de un libro señaladísimo y de gran importancia, desde mi humilde punto de vista.
    Y hasta aquí puedo leer.

  3. ToKoTo says:

    Buen tema. Sobre libros, Platea en su primer libro sacado a la calle (Tank Men) trata un poco el tema de Kursk (y Prokorovka) y de lo que me acuerdo es que, teniendo la URSS casi toda la información sobre la ofensiva alemana, a la hora de los combates los rusos se limitaban a avanzar a la carrera hacia los carros alemanes para neutralizar la puntería germana y enzarzarse en una lucha a cara de de perros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.