El apodo ya lo dice todo de este soldado de infantería, que en el desembarco de Salerno neutralizó a 40 soldados enemigos, varios nidos de ametralladoras y resistió numantinamente en un almacén alemán de municiones llegando a disparar entre otras armas un cañón contracarro de 37mm.

Kelly nació el 23 de septiembre de 1920 en Pittsburgh, en una familia de nueve hermanos. Su padre era herrero y creció en un barrio problemático al norte de la ciudad, donde abandona la escuela a los 14 años. Posteriormente, se alistó en el ejército en mayo de 1942, pero antes de entrar en acción estuvo dos veces en la prisión militar por ausentarse del servicio sin permiso. En el otoño de 1943 era miembro de la Compañía L del 43 Regimiento de Infantería de la 36 División de Infantería. entró en combate por primera vez durante la Operación Avalanche, el asalto anfibio a Salerno en la península italiana, que tuvo lugar el 9 de septiembre de 1943. Una vez en tierra, la división avanzó hacia el interior. Cuatro días después de los desembarcos y una semana antes de su 23 cumpleaños, Kelly se presentó voluntario para arrastrarse por espacio de 3 kilómetros bajo el fuego alemán de morteros y artillería, y la amenaza de francotiradores para explorar una colina ocupada por el enemigo que constituía el próximo objetivo de su batallón.

En el cumplimiento de su misión, silenció una ametralladora alemana con su rifle automático Browning (BAR). Tras regresar y dar su informe, llevó a tres hombres en una segunda misión cerca de la ciudad de Altavilla, situada 32 kilómetros tierra adentro. Sorprendidos por el fuego de varios nidos de ametralladoras y por casi 70 soldados alemanes, Kelly destruyó uno de los nidos y fue acreditado por sus acompañantes de haber dado muerte al menos a 40 enemigos.

Posteriormente ese día, le pidieron que asegurara una casa de tres pisos en uno de los extremos de la plaza de la ciudad que había sido almacén de municiones. Kelly pasó la noche vigilando la parte trasera de al casa. Tamprano por la mañana del 14 de septiembre, los alemanes lanzaron un ataque con blindados e infantería sobre la ciudad por tres lados distitntos, logrando aislar totalmente a Kelly y a sus acompañantes del resto de su unidad

Kelly pasó el día rechazando atacantes empleando diversas armas, incluyendo su BAR, un subfusil Thompson, un Bazoka y varios rifles. En un momento de los combates, utilizó un cañón contracarro de 37mm que había en el patio de la casa para acabar con un francotirador que había en el campanario de una iglesia cercana. De vuelta a la casa, lanzó una granada de fósforo al tejado de un edificio cercano donde se habían colado los alemanes, incendiándolo.

Mas tarde, mientras hurgaba por el edificio, encontró varias granadas de mortero de 60mm. No tenía el mortero, pero quitó los dos pasadores de seguridad y comenzó a arrojarlas con las manos a un grupo de alemanes qeu se aproximaban a su posición por un arroyo que había detrás de la casa. Siete u ocho de las granadas de mortero explotaron, matando a cinco soldados alemanes y frustrando el ataque. Esa noche, cuando se dio a las fuerzas norteamericanas la orden de retirarse, hizo fuego de cobertura mientras se retiraban sus camaradas hasta que anocheció, momento que aprovechó para volver a sus líneas.

Kelly fue ascendido a cabo después de los combates en Altavilla. durante los siguientes meses, estuvo en lo más reñido de otras batallas, incluyendo el asalto a San Pietro y los tres días sangrientos del cruce del río Rapido, donde volvió a ser ascendido a sargento, en enero de 1944.

En la primavera de 1944, se publicó un relato sobre sus hazañas de combate en el periodico militar Stars and Stripes, refiriéndose a él como «Commando Kelly». Por este tiempo, se le había concedido ya la Medalla de Honor. El general Mark W. Clark le impuso la condecoración el 11 de marzo de 1944. Poco después, Kelly volvió a casa y recibió la bienvenida de un héroe, participando en una parada en su ciudad natal, y recibiendo del alcalde las llaves de la ciudad. El ejército lo envió de gira para la promoción de la compra de bonos de guerra y la demostración de técnicas de combate de la infantería.

Kelly pasó por una serie de trabajos pero en ninguno duró mucho tiempo. Se volvió a casar y tuvo varios hijos pero siguió teniendo problemas monetarios y dificultades para encontrar trabajo. Cuando se conoció su situación, se produjeron donaciones y ofertas pero no quiso o no pudo beneficiarse de ello. Trabajó en el Departamento de Carreteras de Kentucky durante tres años, y luego abandonó a su familia en 1961. No tuvo más contacto con ellos en quince años, tiempo que pasó vagando de ciudad en ciudad, cayendo en la bebida. Es más que probable que Kelly sufriera lo que ahora denominamos Estrés Post-traumático debido a sus experiencias de guerra.

A finales de 1984, Charles Kelly fue ingresado en el Hospital de Veteranos de Pittsburgh con una dolencia de riñones e higado. Murió el 11 de enero de 1985 y está enterrado en el cementerio de Highwood en Pittsburgh.

Si te interesó te puede gustar Medalla de Honor – Lloyd Leslie “Scooter” Burke

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.