BERLIN Embajada Austríaca.

El embajador Szögyényi se reúne con el enviado Alexander Hoyos, quien le explica cuál es su misión y le hace entrega tanto del Informe Matscheko como de la carta personal del Emperador Francisco José.

Berlin, en 1914, cuando todavía era una ciudad pacífica.

Explicado el primero en la entrada de ayer, vamos a centrarnos ahora un poco en el segundo. Se trata, ante todo, de una carta personal, de monarca a monarca, y aunque este texto es un poco más directo, también resulta llamativa por su falta de concreción. Tras indicar que el asesinato no ha sido obra de un solo individuo sino parte de una conspiración bien organizada, y que Austria-Hungría solo estará a salvo tras la neutralización de Serbia como potencia, termina diciendo, es importante recordarlo, que: “Usted también estará convencido de que tras los terribles acontecimientos recientemente ocurridos en Bosnia ya no puede hablarse más de tender puentes mediante la conciliación para acercar las diferencias que nos separan de Serbia, y de que la política de mantenimiento de la paz seguida por todos los monarcas europeos estará en jaque mientras este nido de agitación criminal que es Belgrado siga sin recibir su castigo”. Tampoco aquí se habla pues de guerra.

De hecho, ninguno de los dos documentos cita medidas concretas, ni objetivos, ni solicita oficialmente la ayuda alemana, lo que nos lleva a plantearnos una pregunta muy concreta: ¿Querían realmente la guerra los austríacos?

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 5 de Julio, a primera hora: El Conde Hoyos Llega a Berlín

Sigue en: 5 de Julio, mediodía: Almuerzo con el Kaiser

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.