¿Cómo se puede ser tan imprudente? ¡Esto roza la traición! VIENA. El Conde Lutzow, un diplomático austríaco ya en situación de retiro, ha sido visto conversando con el embajador ruso Shebeko. Según se sabe, le ha dicho que los austríacos han redactado una nota con “términos muy duros” y que contiene “demandas inaceptables para cualquier estado independiente” que enviarán a Serbia en unos días.

Nikolai Shebeko, el embajador ruso en Viena, que recibió la indiscreción.

El sensacional descubrimiento ha sido comunicado inmediatamente a San Petersburgo, y acabará en la mesa del Zar Nicolás II antes de finalizar el día. Este, tras leer el informe de su embajador, anotará al margen del documento: “desde mi punto de vista ningún país puede presentar demandas a otro si no ha decidido ya hacerle la guerra”.

¿Y cómo se ha enterado Lutzow de esto? Lo más llamativo es que ha sido el propio Berchtold, en una conversación sostenida con el anciano diplomático y con el Conde Forgach, jefe del Departamento Político del Ministerio de Asuntos Exteriores, quien se lo ha contado. Resulta un tanto absurdo cerrar las comunicaciones con Alemania para evitar filtraciones y luego filtrar uno mismo la información. ¿Se trata de algún tipo de maniobra?

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 16 e julio, por la mañana. Los Periódicos de Londres.

Sigue en: 18 de julio, por la mañana. Rusia También se Radicaliza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.