Sin duda, la Gran Guerra trajo consigo grandes blindados como los que hemos visto en los artículos anteriores, pero también dio lugar a vehículo extraños. Todas las potencias beligerantes se lanzaron a la producción de gigantes superpesados movidos por la inercia y la novedad del blindado en combate. Entre todas estas potencias destacan las máquinas creadas por alemanes, británicos y rusos.

Mientras que la maquinaria de guerra alemana producía los A7V, el Ministerio de Guerra decidió producir uno blindados superpesados para ser utilizado para abrir grandes brechas en las líneas enemigas. El desarrollo fue encargado a los capitanes Weger y Vollmer, ordenando la construcción de diez modelos. Debido a las dimensiones del blindado, el transporte por piezas al frente se haría por módulos y se ensamblaría antes de entrar en acción.

El peso del primer prototipo era de 165 toneladas pero se redujo a 120. Debido a las dimensiones del blindado, este acorazado de tierra contaba con una tripulación de 27 soldados liderados por un comandante, como de un buque se tratase. El conductor del vehículo y los operadores de armas (cuatro cañones de 77 mm y siete MG8 de 7,92 mm) no tenían visibilidad a la hora de operar y recibía instrucción del comandante. Aunque Von Hindenburg encargó, al final de la guerra, que dos fueran concluidos no llegaron al frente. Debido a las sanciones del armisticio los prototipos fueron desguazados por una comisión aliada.

En el ejército británico apareció un vehículo muy parecido, el Flying Elephant. William Tritton, diseñador y productor del Mark, recibió instrucciones para desarrollar un superblindado de 100 toneladas. Con una tripulación de entre 8 y 10 soldados se controlaban todas las armas del vehículo y presentaba mejor visibilidad que su homónimo alemán. Como era tradición en los blindados británicos se crearon dos modelos: el modelo A estaba armado con doce cañones navales de 76,2 mm y el modelo B con un cañón de 57 mm y seis Hotchkiss MG de 7.70 mm. Albert Gerald Stern, el jefe del Departamento de Suministro de Tanques, escribió que la Oficina de Guerra ordenó finalizar la producción a finales de 1916. Este prototipo no tenía movilidad en el frente y, según este departamento, no debía primar el blindaje a la movilidad.

Por último, hablaremos de Rusia. En este periodo el Imperio de los zares no tenía blindados y su único vehículo de combate era la tachanka. Un carro tirado por caballos armado con una Maxim M1910 de 7,62 mm. Para paliar esta necesidad, se desarrolló entre 1914 y 1915 como Tanque del Zar. Este vehículo pesaba 40 toneladas y estaba armado con varios cañones en una torreta articulada. Su diseño era poco eficiente y se atascaba con facilidad, su utilidad era nula y su velocidad escasa por lo que el proyecto se canceló y los prototipos usados como chatarra en 1923. Aunque con mala suerte, sentaría las bases de la potencia blindada rusa que estaba por llegar.

Con esto cerramos el capítulo de la Primera Guerra Mundial y comenzamos el Periodo de Entreguerras. En este periodo se fraguarán técnicas y nuevos diseños que alcanzarán su zénit en la Segunda Guerra Mundial.

Viene de Uso de vehículos de combate en la historia (XI) – Blindados con la cruz balcánica

Sigue en Uso de vehículos de combate en la historia (XIII) – Teóricos del arma blindada

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.