Las viejas glorias de la Primera Guerra Mundial estuvieron muy presentes en la Guerra de España. Ya se ha visto en los subfusiles y también en las ametralladoras.

Perfil izquierdo de un fusil ametrallador Chauchat M15

En el caso de los fusiles ametralladores ocurrió otro tanto. En 1915, cuando la Gran Guerra llevaba apenas un año desde su inicio, los franceses introdujeron uno de los primeros fusiles ametralladores de uso regular: El Chauchat M15. El arma tenía una composición un tanto extravagante, pues usaba cargadores de media luna de veinte cartuchos, disponía de bípode a mitad del cañón, empuñadura y pistolete. El objetivo de todo esto era en realidad fabricar un arma que fuera barata y manejada por un solo hombre.

La Gran Guerra provocó la necesidad de disponer de armas automáticas poco pesadas; no como las ametralladoras que llegaban a los 50 kilogramos. De esta necesidad nació la Chauchat, aunque en el mundo ya existían armas parecidas como el Madsen M1903 danés. El Chauchat fue un fusil ametrallador que apareció de una buena idea pero que sobre el terreno se comportó bastante mal. El barro de las trincheras y el calibre 8 mm francés no le sentaba bien. Igualmente se fabricaron decenas de miles. Alemania incluso mejoró las que capturó a lo largo del conflicto con nuevos cartuchos y cargadores. Prácticamente casi todos los países Aliados la usaron en la guerra y en el periodo posterior a ella se vendió como excedente militar a otros muchos.

Posición sublevada en el Jarama, 1937. Dos soldados manejan un fusil ametrallador Chauchat M15.

Con el inicio de la Guerra Civil Española, los republicanos en su búsqueda de ingenios bélicos adquirieron un total de 9.000 Chauchat M15. De todos ellos solo se recibieron en torno a unos 400. Esto se explica porque 5.000 fueron capturados en el ya mencionado Silvia y otros 3.600 quedaron retenidos en la frontera rumana. Como pasó en la guerra europea, el diseño no gustó a las tropas, aunque según el proyecto SBHAC no eran malos si el personal estaba instruido en su manejo y mantenimiento. Asimismo, se afirma que el material gráfico existente en su mayoría es en manos rebeldes. No es de extrañar si tal número de estas armas cayó en su posesión. Las armas capturadas se utilizaron en su gran parte en el Frente Norte, aunque hay fotografías que muestran Chauchat en el Frente Centro, en Madrid.  

En cuestión de volumen, seguramente fuera el fusil ametrallador más importado en el conflicto. Al fin al cabo, las Chauchat estaban disponibles en grandes números en toda Europa.

Características;

Longitud: 1.143 mm

Peso: alrededor de 9 kg

Calibre: es de suponer que 8 mm Lebel o 7,92 mm Mauser.

Cargador: media luna de 20 cartuchos

Cadencia de disparo: 250 disparos por minuto

Viene de Fusiles ametralladores de la Guerra Civil (I): BAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.