Tras la captura de Pyongyang, la capital del enemigo, en octubre de 1950, la unidad del flanco izquierdo del Octavo Ejército se apresuró al norte para cumplir la misión de larga distancia de alcanzar el río Yalu y el fin de la guerra.

Esta fuerza se construyó en torno a la 27ª Brigada de la Commonwealth británica que, en ese momento, estaba formada por un batallón del Regimiento Real Australiano, un batallón del Regimiento de Argyle y Sutherland y un batallón del Regimiento de Middlesex. Como estos batallones de infantería no tenían armas de apoyo ni de servicios propios, el Octavo Ejército adscribió a la brigada unidades de artillería de los Estados Unidos, ingenieros y el 89º Batallón de Tanques Medios. Esta fuerza combinada, dirigida por el Brig. B. A. Coad del Ejército Británico, estaba bajo el control operacional de la Primera División de Caballería, pero operaba como una task force independiente a una distancia considerable y sin contacto físico con esa división u otras unidades amigas.

A partir de la mañana del 22 de octubre de 1950, la task force reanudó su avance desde el norte de Pyongyang. Normalmente los soldados de infantería viajaban en los tanques o en camiones cerca del final de la columna que se extendía por dos y media o tres millas. Una sección de tanques encabezaba. Nada inusual sucedió hasta cerca del mediodía del segundo día, cuando la task force se enfrentó a una gran pero desorganizada unidad enemiga en la ciudad de Sukchon. El tercer día no hubo problemas, ya que la columna cruzó el río Chongchon en Sinanju y Anju, pero en Pakchon, al norte, el puente que cruza el río Taenyong fue destruido, y hubo un retraso de dos días antes de que la columna se dirigiera al oeste hacia Chongju.

Los norcoreanos ofrecieron cierta resistencia al cruce del río en Pakchon y, lo que es más significativo, hubo un repentino endurecimiento de la actividad enemiga. Como resultado, el comandante de la brigada llegó a la conclusión de que los días de «rodar» habían terminado. Cuando el avance comenzó de nuevo a las 8:00 del 28 de octubre fue con mayor precaución. Las compañías de vanguardia investigaron todas las posibles posiciones enemigas en lugar de dejarlas a las unidades de seguimiento, por lo que la columna se movió sólo quince millas durante el día.

De nuevo en la mañana del 29 de octubre la task force reanudó su marcha hacia el oeste. El objetivo del día era Chongju. El Batallón Real Australiano y la Compañía D, el 89º Batallón de Tanques Medios, encabezaban la columna. Los soldados de infantería desmontaban con frecuencia para vigilar los terrenos altos sospechosos hasta los flancos, y el avión de enlace del batallón de tanques patrullaba la zona muy por delante de la columna. El piloto de enlace (Teniente James T. Dickson) detuvo la columna varias veces durante la mañana mientras los aviones de combate atacaban los tanques enemigos.

Alrededor del mediodía, cuando el jefe de la columna se acercaba a la cima de una alta colina, el teniente Dickson envió un mensaje de radio a los tanquistas advirtiéndoles de la presencia de carros enemigos atrincherados y camuflados a cada lado de un estrecho paso en el que el camino atravesaba una baja colina. Esta posición estaba en la cima de la cresta de adelante, más allá de una estrecha franja de arrozales y a unas dos millas y media de distancia por un camino sinuoso y estrecho.  Avanzando lentamente, la sección de tanques de vanguardia bajó al fondo de la colina hacia el borde este del valle. Allí el teniente Dickson dejó un mensaje aconsejándoles que esperaran temporalmente por los tanques enemigos.

Tras un retraso de unos minutos, el comandante del batallón de tanques (Teniente Coronel Welborn G. Dolvin) y el comandante del batallón de infantería australiana llegaron a la cabeza de la columna. Mientras planeaban el siguiente movimiento, el teniente Dickson vio lo que creía que era una posición camuflada de tanques en la ladera inversa de una colina baja, justo más allá de la siguiente cresta.

Los aviones de combate estaban ocupados con otro objetivo, así que llamó por radio a los tanques para pedirles que hicieran fuego indirecto en la zona. La sección de tanques que estaba en segundo lugar, dirigido por el teniente Francis G. Nordstrom, abrió fuego desde su posición en la cima de la colina. Nordstrom no esperaba acertar nada pero, después de disparar unos diez proyectiles, con el teniente Dickson ajustando el fuego, el humo empezó a subir desde la posición camuflada.Era un humo negro y pesado como el que se produce al quemar gasolina. El teniente Dickson suspendió el fuego.

Mientras tanto, los comandantes del batallón habían elaborado su plan de ataque. Como al teniente Nordstrom le gustaba la posición de punta en la que podía iniciar la acción y controlarla, decidieron dejar que su sección dirigiera el ataque. Ningún soldado de infantería acompañaría a sus tanques. Las otras dos secciones de tanques, montando la infantería, le seguirían en columna. Esta fuerza consistía de trece tanques y unas dos compañías de infantería.

La sección de Nordstrom debía dirigirse a toda velocidad al punto donde el camino pasaba por el estrecho paso, a una distancia de unos tres kilómetros. Este parecía ser el terreno más importante ya que no había forma aparente de evitarlo. La siguiente sección de tanques, a las órdenes del teniente Gerald L. Van Der Leest, seguiría a un intervalo de 500 yardas hasta que se acercara a unas mil yardas del paso, donde los soldados de infantería desmontarían y se desplazarían para tomar el terreno elevado que se encuentra paralelo a la carretera por el lado derecho. La tercera sección de tanques, a las órdenes del teniente Alonzo Cook, con una fuerza similar, debía tomar el terreno elevado a la izquierda de la carretera. Después de descargar a los soldados de infantería, los jefes de la sección de tanques debían maniobrar a la izquierda y a la derecha de la carretera y apoyar el avance de sus respectivas unidades de infantería.

Viene de Acción de retirada de Corea (IX) – Defensa de la posición de una batería (II)

Sigue en Acción de retirada en Corea (XI) – Tanques en Chongju (II)

Leave a Reply to Dani Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.