Las fuerzas comunistas norcoreanas parecían estar cerca de la victoria completa a finales de agosto y durante la primera parte de septiembre de 1950.

A lo largo de la costa sur de Corea las tropas enemigas estaban a menos de treinta millas de Pusan, el único puerto y base de suministros que quedaba al ejército de las Naciones Unidas. Las tropas estadounidenses que mantenían este perímetro de Pusan en ese momento consistían en cuatro divisiones y una brigada que ocupaban una línea en la zona general del río Naktong, desde Waegwan al sur hasta Masan, una distancia en línea recta de setenta millas. La línea de frente irregular era el doble de larga. Los soldados surcoreanos ocupaban la sección norte del perímetro desde Waegwan hasta Pohang-dong en la costa este.

A principios de septiembre, los norcoreanos iniciaron un poderoso ataque contra el extremo sur del perímetro defendido por la 2ª y 25ª divisiones de infantería de EE.UU. Estos ataques tuvieron un éxito limitado y llevaron el combate a las áreas de retaguardia detrás de las líneas del frente americano. Una incursión cayó contra la 35ª Infantería, un regimiento de la 25ª División, poco después de la medianoche de la mañana del 3 de septiembre. El enemigo expulsó a la Compañía B de su posición, rodeó a la Compañía G y al puesto de mando del 1er Batallón, y luego atacó varias baterías de artillería. Entre las unidades de artillería, los combates más intensos tuvieron lugar en la posición de cañones de la Batería A, 64º Batallón de Artillería de Campaña, que apoyaba directamente a la 35º Infantería. El cuartel general de cada una de estas unidades estaba situado en Haman en ese momento.

En la noche del 2 al 3 de septiembre, la Batería A estaba en posición a dos millas y media al norte de Haman, cerca de una carretera principal y una vía férrea de una sola vía que discurría de este a oeste entre Masan y Chinju. La estrecha carretera de Haman se unía a la carretera Masan-Chinju en la pequeña aldea de Saga, cuyos edificios estaban encadenados a lo largo de la carretera principal. Debido a los infiltrados norcoreanos, las unidades de artillería estaban alerta a la necesidad de defender sus propias posiciones y el comandante de la batería (el capitán Leroy Anderson) mantenía su área lo más compacta posible.

Trescientos o cuatrocientos metros al sur de la carretera había una cresta baja en forma de medio círculo y que formaba un cuenco poco profundo. Aquí el Capitán Anderson colocó cinco de sus seis obuses. Como el área era demasiado pequeña para acomodar todas las piezas, colocó el otro obús en el lado norte de una vía férrea que iba paralela a la carretera de Masan y dividió el área de la batería. El centro de dirección del fuego, en el lado sur de las vías, funcionaba en una tienda de campaña erigida en un refugio de cuatro pies de profundidad a una distancia de grito de los cañones. La sección de comunicaciones tenía su centralita al norte de las vías en una caseta situada entre 15 y 20 metros al sur del grupo de casas, algunas de las cuales eran utilizadas por los hombres de la sección de comunicaciones como vivienda. Además de la cresta baja, sólo había otro rasgo del terreno de importancia: un barranco, de unos cuatro pies de profundidad, junto a las vías del tren.

Alrededor de la posición de la batería, el Capitán Anderson estableció diez puestos defensivos, incluyendo cuatro ametralladoras de calibre .50, tres ametralladoras de calibre .30, un puesto de observación y escucha, y dos semiorugas M16, cada una de las cuales montaba cuatro ametralladoras de calibre .50. Cuatro de los puestos estaban en la cresta alrededor de la posición de las armas y estaban conectados por cable telefónico. Los otros estaban a distancia de grito.

Hasta las 02:45 del 3 de septiembre, la batería cumplió sus misiones habituales de apoyo al 35º de Infantería. La noche era oscura, y había una fuerte niebla en la zona, una condición común a lo largo de la costa sur de Corea durante el verano. El sargento primero de la batería (Sargento Mayor William Parker) fue el primero en sospechar que había problemas. Estaba parado cerca del refugio de la centralita cuando vio a varios hombres moviéndose por la carretera principal.

Les llamó: «¿Quién está ahí?» y luego, cuando continuaron caminando, gritó «¡Alto!»

Tres norcoreanos estaban arrastrando una ametralladora (del tipo montado en pequeñas ruedas de hierro fundido) por la carretera. Se desplazaron por la carretera unos cuantos pasos más y luego cayeron en una zanja, giraron su arma hacia la posición de la batería y abrieron fuego. Casi inmediatamente hubo fuego enemigo desde varias otras direcciones, una gran parte del cual provenía de la cordillera que rodeaba parcialmente la parte principal de la batería. En el extremo sur de la posición de la batería los norcoreanos tenían tres ametralladoras en acción contra las secciones de los cañones y, poco después de que se efectuaran los primeros disparos, habían colocado otra ametralladora en su lugar a lo largo del camino en Saga. Desde el principio, la acción se dividió entre las dos secciones de la batería, divididas por las vías del tren.

El Sargento Herbert L. Rawls, Jr., jefe del equipo de telecomunicaciones, vio a los norcoreanos cuando el Sargento Parker los enfrentó. Al darse cuenta de que habría problemas, corrió primero a una de las casas de los nativos junto a la carretera para despertar a varios hombres de su sección que estaban durmiendo allí, y luego a la caseta de la centralita para advertir a esos hombres. Cerca del borde del pozo de la centralita, el Sargento Joseph R. Pursley estaba arrodillado en el suelo empalmando un cable. Justo cuando Rawls llegó allí, apareció un norcoreano y mató a ambos hombres con un subfusil. Luego arrojó una granada en el pozo de la centralita. La explosión mató a dos de los tres hombres del hoyo; el tercer hombre, el cabo John M. Pitcher, no resultó gravemente herido.  Siguió operando la centralita durante toda la noche con los dos cuerpos a su lado en el agujero.

Todo esto ocurrió en pocos minutos. Al mismo tiempo, otros dos eventos tuvieron lugar en la misma zona. Al primer signo de acción, el cabo Bobbie H. McQuitty corrió a su camión de 3/4 de tonelada en el que iba instalada una ametralladora. Había aparcado su camión cerca de la carretera y ahora, cuando llegó a ella, los norcoreanos habían colocado una de sus ametralladoras (una de las dos que tenían en Saga) justo delante de ella. Con las dos ametralladoras apuntando la una hacia la otra a una distancia no mayor de treinta yardas, el arma de McQuitty falló al disparar. Saltó del camión y corrió por los arrozales hacia el frente de la infantería donde había visto un tanque la tarde anterior. Ahora esperaba recibir ayuda de él. Para entonces, ni las otras dos ametralladoras de ese lado del ferrocarril, ni las cuatro armas del 50, podían disparar contra los norcoreanos en esa zona sin poner en peligro a los hombres de la sección de comunicación.

Viene de Acción de retirada de Corea (VII) – Ataque a lo largo de la cresta (II)

Sigue en Acción de retirada de Corea (IX) – Defensa de la posición de una batería (II)

  1. Dani says:

    Pues menos mal que el capitán tomó medidas defensivas, porque sino les pillan con los pantalones bajados. ¡Menuda capacidad de infiltración! ¡Llegar a una batería!

Leave a Reply to Dani Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.