El teniente Alfonso señaló la silla de montar frente al acantilado rocoso y le dijo al sargento Willie C. Gibson (que ahora dirigía la 2ª Sección) que la asegurara. Alfonso alineó entonces al 1ª Sección detrás de un terraplén en el terreno elevado y le asignó la misión de disparar a cualquier obstáculo enemigo, y especialmente para silenciar la ametralladora enemiga, si ésta disparaba. Bajo la protección de la base de fuego de la 1.ª Sección, la 2ª Sección se precipitaba a lo largo de la cresta de 500 yardas de largo. Una vez que la 2ª Sección estuvo en la silla, la 3ª Sección la seguiría y la reforzaría.

El Sargento Gibson alineó sus cuatro escuadras en el orden en que debían partir. Planeó seguir a la 2ª Sección. Destacó al sargento Collins al final de la línea para asegurarse de que todos los hombres de la sección salieran. El cabo Leo M. Brennen (un jefe de escuadra y veterano de la Guerra del Pacífico que se había unido a la compañía tres días antes) se enderezó y tiró parcialmente de la anilla de una granada que llevaba.

«Seré el primer hombre que vaya», dijo Brennen. «El resto de ustedes síganme».

Brennen saltó sobre el terraplén y empezó a correr hacia el objetivo. El sargento Collins revisó su reloj. Eran las 08:45. Otros tres hombres siguieron a Brennen a intervalos de 15 yardas, todos corriendo justo debajo de la cresta de la cima ya que las armas enemigas disparaban desde el lado opuesto, o suroeste, de la cresta. Justo después de que el cuarto hombre se marchara, los norcoreanos dispararon varias ráfagas cortas de la ametralladora en el acantilado de la roca, alcanzando a dos hombres de la 1ª Sección, uno en el ojo y el otro en el cuello. Ambos fueron muertos a la vez.

«Después de eso», dijo uno de los supervivientes, «fue como saltar al agua helada».

Pero el resto de la sección lo siguió, cada hombre unos diez o quince pasos detrás del hombre de delante. Nadie resultó herido hasta el último hombre, el cabo Joseph H. Simoneau, que se fue. Una ráfaga del arma norcoreana le alcanzó en la pierna y el hombro. Gritó: «¡Me han dado!» y cayó hacia el sargento Collins. Collins lo hizo retroceder, llamó a los médicos, y luego, después de notificar al jefe de la 3ª Sección que era el último hombre del 2do, saltó sobre la barrera protectora de tierra y corrió.

Esto no había llevado más de cinco minutos. El Sargento Collins había dado sólo unos pasos cuando el Cabo Brennen, el jefe, llegó al final de la cresta. Después de correr toda la distancia, Brennen miró por encima de la baja y apretada cresta que le separaba del terreno ocupado por el enemigo y vio a tres norcoreanos sentados alrededor de su ametralladora como si se estuvieran relajando. La ametralladora estaba a unos veinte metros delante de él. Brennen tenía una granada lista para lanzar y la lanzó. Mientras lo hacía, notó un movimiento a su izquierda y se giró para ver otra ametralladora ligera enemiga y su dotación más cerca que la primera. Les disparó un cargador de su fusil al mismo tiempo que la ametralladora le disparaba a él. El cabo Brennen alcanzó a los dos soldados enemigos que llevaban el arma y creyó que los había matado, pero no hasta que le dispararon en la pierna. Se arrastró por la colina a corta distancia hasta un área protegida. Siguió un breve período de ruidosa, confusa y furiosa lucha.

Cuando los miembros de la 2ª Sección llegaron a la silla, formaron una línea de fuego a lo largo de su lado de la pequeña cresta. Acostados cerca del suelo, se asomaron a la cresta con frecuencia para observar y disparar al enemigo, que a menudo estaba a sólo unos metros de distancia. Tres o cuatro hombres que resultaron heridos en pocos minutos se arrastraron por la ladera para unirse al cabo Brennen. Allí, el sargento Gibson y un médico se ocupaban ahora de los heridos.

El Sargento Collins, a quien el Teniente Shea había nombrado segundo al mando, llegó a la zona de combate unos minutos después de la primera oleada de actividad y tomó el mando de la 2ª Sección. Como el Cabo Brennen, el Sargento Collins llevaba una granada con el pasador enderezado y la anilla sobre su dedo índice para poder sacar el pasador rápidamente. Unos segundos después de llegar a la silla hubo una ráfaga de fuego de un subfusil enemigo en el flanco izquierdo. Collins corrió hacia la margen izquierda de la línea de fuego y miró sobre la cresta justo cuando un norcoreano se levantó para disparar a la posición americana. Collins dejó caer su granada en el lado enemigo de la colina y saltó a un lado mientras una ráfaga del subfusil se hundía en el suelo cerca de él. La explosión de su granada arrojó el arma al aire, y mientras Collins se levantaba para mirar la línea de la colina otra norcoreano tomó el arma e intentó recargarla. El sargento Collins le disparó con su rifle. En ese momento el sargento de primera clase Regis J. Foley de la 3ª Sección se acercó a Collins.

De acuerdo con el plan, la 3ª Sección debía seguir inmediatamente después de la Sección de reserva. El Sargento Foley, el primer hombre detrás del Sargento Collins, llegó a la silla, pero el siguiente hombre por error giró en otra zona estrecha a unos dos tercios del camino. En consecuencia, toda la 3.ª Sección se perdió en la acción, ya que se vio sometida a un fuego enemigo tan fuerte que no podía moverse ni hacia delante ni hacia atrás.

«Foley», dijo el sargento Collins, «vigila este extremo y no dejes que suban aquí».

Collins entonces regresó a lo largo de la línea de fusileros donde se habían producido varios huecos a medida que los hombres se convertían en bajas. Algunos hombres ya gritaban que se habían quedado sin municiones, aunque cada fusilero había llevado dos bandoleras y un cinturón completo de cargadores M1, un total de 176 cartuchos. El sargento Collins sabía que necesitarían ayuda para ganar la batalla que habían comenzado. Sin saber que la 3ª Sección había ido a la zona equivocada y ahora estaba atrapada por el fuego intenso del enemigo, y creyendo que pronto se uniría a él, Collins envió un corredor al comandante de la compañía pidiendo más ayuda y más municiones.

Especialmente quería granadas, que eran fáciles de arrojar sobre la línea de la cresta. Mientras esperaba la orden del comandante de la compañía, fue a lo largo de la línea, tomando la munición de los heridos o muertos y distribuyéndola a los hombres que fueran más eficaces. Para entonces la mayoría de los hombres de las secciones estaban pidiendo ayuda, queriendo o bien municiones o bien médicos. Además de la lucha cuerpo a cuerpo que continuaba, la ametralladora enemiga que estaba en el acantilado rocoso había girado y estaba disparando a la parte posterior expuesta de la 2ª Sección. El fuego de esta ametralladora variaba según la cantidad de fuego que la base de fuego del 1ª Sección lanzaba contra ella. Cuando el fuego de cobertura era pesado, el arma enemiga estaba tranquila; pero reanudaba el fuego tan pronto, y tan a menudo, como la 1ª Sección lo dejaba.

El corredor del sargento Collins tardó ocho minutos en hacer su viaje de ida y vuelta. Regresó con una nota del teniente Alfonso que decía: «Retírese».

En el extremo derecho de la línea, el cabo Joseph J. Sady gritó pidiendo una granada. «Están sacando una ametralladora aquí», gritó.

Collins arrojó la nota del teniente Alfonso y llevó una granada al cabo Sady, quien la arrojó a los artilleros enemigos.

«Eso se encargó de ellos», dijo.

Un fusilero enemigo, disparando desde una distancia de diez pasos, le dio al cabo Sady en la cabeza y lo mató. El siguiente hombre en la línea mató al norcoreano.

El Sargento Collins volvió a recorrer la línea. En el extremo izquierdo, el sargento Foley, que había sido destinado allí para mantener ese flanco, se desplazó por la cresta con la cabeza descubierta y sangrando. Había sido alcanzado por una bala partida que aparentemente había rebotado en una roca y le había herido en la cabeza. Collins lo vendó y le dijo que volviera y pidiera más ayuda al comandante de la compañía. Pero tan pronto como se fue, el sargento Collins se dio cuenta de que debido a que su munición estaba tan baja, y porque quedaba menos de la mitad de su fuerza original, no tenía otra alternativa que romper el contacto y retirarse. Llamó para decirle al sargento Gibson que empezara a sacar a los heridos. Seis hombres fueron heridos, dos de ellos de gravedad, y Gibson comenzó a evacuarlos bajándolos por un barranco entre las dos colinas hasta un camino en el fondo.

Cerca del centro de la silla de montar, un fusilero negro, el soldado Edward O. Cleaborn, se concentró en mantener fuera de combate una ametralladora enemiga. Parado en la línea de la colina y disparando hacia el lado enemigo de la colina, siguió matando a los norcoreanos que trataban de manejar el arma. Estaba excitado y seguía disparando rápidamente, pidiendo municiones y gritando: «¡Subid, hijos de puta, y luchad!»

El sargento Collins le dijo que se tirara al suelo, pero Cleaborn le dijo: «Sargento, no puedo verlos cuando me tiro al suelo».

En ese momento un soldado enemigo saltó sobre la pequeña cresta y cayó sobre el sargento Collins que estaba despojando de munición a uno de sus hombres que acababa de ser muerto. El norcoreano agarró al sargento Collins por la cintura y lo sujetó con fuerza. Viendo esto, Cleaborn saltó y empezó a atacar al norcoreano que se escondía detrás del sargento Collins. Collins finalmente persuadió a Cleaborn de que el soldado enemigo quería rendirse, y Cleaborn volvió a la línea de fuego. Collins empujó a su prisionero a la zanja donde Gibson estaba evacuando a los heridos. El sargento Gibson cargó al prisionero con el herido más grande que había que llevar, y lo hizo bajar por el barranco hacia el camino.

Para cuando el sargento Foley regresó con una actualización de las instrucciones del comandante de la compañía de retirarse, la evacuación de todos los hombres heridos estaba en marcha. Cuando los hombres dejaron la línea de fuego, ayudaron a los heridos. Sólo seis hombres permanecieron en posiciones de fuego y varios de ellos estaban tan bajos de munición que habían fijado sus bayonetas. El sargento Collins les dijo a los seis que dispararan una intensa ráfaga a la posición del enemigo, y que luego salieran rápidamente. Todos menos Cleaborn dispararon un cargador de munición y luego comenzaron a salir. Recargó su rifle y dijo que quería disparar un cargador más. Cuando saltó a la cresta para disparar de nuevo, fue muerto por una bala que le atravesó la cabeza. El sargento Collins y los cinco hombres restantes corrieron de vuelta a lo largo de la cresta, la ruta de su avance.

Eran las 09:32 cuando los hombres alcanzaron el pequeño espolón desde el cual la 1ª Sección había estado disparando, justo cuarenta y siete minutos después de que el ataque hubiera comenzado. De los 36 hombres originales de la 2ª Sección de esa mañana, sólo 10 salieron ilesos.

Nueve hombres heridos caminaron o fueron llevados por la zanja hasta el camino, tres murieron antes de llegar al mismo. Los otros miembros de la sección estaban muertos.

El ataque del 1er Batallón había sido detenido. Otros miembros de la Task Force Hill se encontraron con una resistencia igualmente obstinada, y durante la tarde el comandante de la unidad recomendó al General Church que se interrumpiera el ataque y que la fuerza se atrincherara para defender el terreno que ocupaba.

Viene en Acción de retirada de Corea (VI) – Ataque a lo largo de la cresta (I)

Sigue en Acción de retirada de Corea (VIII) – Defensa de la posición de una batería (I)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.