Ediciones Salamina acaba de publicar las memorias de guerra del Frente Oriental de Vasiliy Krysov, un comandante de carros del Ejército Rojo.

Publicadas en Rusia por Eksmo, Yauza en 2008 con el título Samokhodki v boyu: Batareya, ogon’! [Cañones autopropulsados en combate: Batería, ¡Fuego!], las memorias de Vasily Krysov ofrecen una visión excepcional del combate de blindados en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial. Su excepcionalidad reside en parte en que pocos carristas o tripulantes de cañones autopropulsados del Ejército Rojo sobrevivieron a los intensos combates que tuvo ocasión de experimentar Krysov.

Herido tres veces y superviviente a la destrucción inexorable de cuatro de sus propios blindados, Krysov luchó desde las puertas de Stalingrado a la fortaleza de Königsberg, recibiendo su bautizo de fuego en la guerra en un carro pesado KV-1S y finalizándola en el que quizá fuese el mejor carro de combate medio de la guerra, el T-34/85. Sin embargo, pasó la mayor parte de su tiempo de servicio como comandante de sección o de batería de cañones autopropulsados, primero en el SU-122 y posteriormente en el SU-85. Esta experiencia le permite comparar los distintos vehículos blindados y ofrecer vibrantes descripciones de combates en los que estuvieron implicados.

Durante sus tres años de servicio, Krysov combatió en algunos de los más importantes campos de batalla de la Gran Guerra Patriótica: Stalingrado y la Estación de Ponyri (Kursk); la liberación de Kiev y los intensos combates posteriores en torno a Fastov y Brusilov en Ucrania; Siedlce, Polonia, en julio de 1944, y el asalto final a Königsberg. Sus regimientos, que operaban generalmente agregados a una división de fusileros y en conjunción con una brigada de tanques, se enfrentaron a algunas de las más renombradas divisiones panzer alemanas de la guerra: la 1.ª División Panzer de las SS Leibstandarte Adolf Hitler, la 3.ª División Panzer de las SS Totenkopf y la 5.ª División de las SS Wiking.

Aunque Krysov no sabía quiénes eran sus oponentes, sus descripciones de combate dejan claro que estaban bien equipados y que eran adversarios duros, resueltos y peligrosos. A medida que repasa el constante desgaste de vehículos, tripulaciones y camaradas, el lector puede apreciar el alto precio que se cobró la guerra en los carristas del Ejército Rojo. Curiosamente, en 1943, después de Kursk, la batería de Krysov operó a menudo como parte del destacamento avanzado de una división y Vasily describe varias incursiones de intensa actividad en las áreas alemanas de retaguardia.

Krysov comenzó a trabajar en estas memorias a principios de la década de 1970 con la recopilación de historias operacionales y la comparación de recuerdos con antiguos camaradas en las reuniones de veteranos. Aunque admite que había olvidado muchos de los lugares y nombres de su experiencia de guerra, logró identificarlos y reconstruir su trayectoria de combates con la ayuda de antiguos amigos veteranos de sus regimientos. Además, complementó su trabajo con información recabada durante sus investigaciones en los Archivos Centrales del Ministerio de Defensa ruso. El resultado es un testimonio muy preciso de las operaciones y combates en los que participó que nada tiene que envidiar a los testimonios y documentos alemanes disponibles.

En cualquier caso, estas memorias van más allá de una mera narración de combates. Krysov aborda muchas cuestiones tales como la difícil situación de las mujeres en el Ejército Rojo, el favoritismo mostrado a los miembros del Partido Comunista en informes oficiales, también para la concesión de condecoraciones y ascensos, y su reacción ante el estilo de vida alemán. Aunque no era un miembro del Partido, describe a los oficiales políticos que conoció y narra su encontronazo con un oficial de contrainteligencia. Sin embargo, también detalla los estrechos vínculos que existían entre los combatientes y relata ejemplos de valor personal extremo que presenció.
El traductor de la versión inglesa, Vladimir Kroupnik, fue de mucha ayuda con la adición de notas entre corchetes que explican términos o conceptos con los que estamos poco familiarizados. Yo he añadido comentarios entre corchetes adicionales, pero no he considerado oportuno diferenciar mis comentarios de los del señor Kroupnik. Además, he añadido notas a pie de página para dar contexto al relato de Krysov, a menudo identificando la localización exacta del combate o el cuerpo o división alemana implicada en la acción que describe. Otras notas al pie describen elementos del equipo o a ciertas personas mencionadas por Krysov.

En suma, las memorias de Krysov son una importante contribución a la incipiente lista de memorias del Ejército Rojo que han surgido en años recientes tras décadas de censura oficial en la Unión Soviética. Buena parte del mérito de este feliz acontecimiento para nuestra mejor comprensión de los soldados del Ejército Rojo y de su contribución a la derrota de la Alemania nazi debe atribuirse a Artem Drabkin, director del proyecto «Ya pomnyu» [«Yo recuerdo»], por su extenso y diligente trabajo en la recopilación de testimonios, recuerdos y memorias de veteranos del Ejército Rojo con el fin de preservarlos para las generaciones futuras.

Índice:

CAPÍTULCAPÍTULO 1 – MI VIAJE AL FRENTE

CAPÍTULO 2 – STALINGRADO

CAPÍTULO 3 – KURSK 1943

CAPÍTULO 4 – OPERACIÓN KUTUZOV

CAPÍTULO 5 – HACIA EL RÍO DNIÉPER. AGOSTO – SEPTIEMBRE

CAPÍTULO 6 – REORGANIZACIÓN EN LAS INMEDIACIONES DE MOSCÚ, SEPT. – OTUBRE DE 1943

CAPÍTULO 7 – LA LIBERACIÓN DE KIEV, NOVIEMBRE DE 1943

CAPÍTULO 8 – LA PERSECUCIÓN HASTA FASTOV

CAPÍTULO 9 – MANSTEIN INTENTA OTRO «GOLPE DE REVÉS»

CAPÍTULO 10 – DESCANSO Y REEQUIPAMIENTO.

CAPÍTULO 11 – LA OFENSIVA ZHITOMIR – BERDICHEV DE DICIEMBRE DE 1943

CAPÍTULO 12 – DEL FRENTE AL HOSPITAL Y DE VUELTA AL FRENTE

CAPÍTULO 13 – LA OFENSIVA DE JULIO DE 1944 EN EL EJE DE KOVEL

CAPÍTULO 14 – DEL BUG OCCIDENTAL A SIEDLCE, POLONIA

CAPÍTULO 15 – EN PRUSIA ORIENTAL

Nº de páginas: 348 con croquis en blanco y negro de las operaciones.
Incluye 8 páginas con ilustraciones a todo color
Incluye 8 páginas de fotos en blanco y negro
Incluye 1 tríptico desplegable a todo color con los perfiles de los principales cazacarros soviéticos.

  1. Ivan says:

    Buenas tardes,
    Podrían indicarme por favor quien ha realzado la traducción de «Cazador de Panzers»?
    Tengo mala experiencia en pésimas traducciones de libros rusos y me gustaría conocer, si es posible, quien lo ha traducido.

    Gracias y un saludo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.