Los arcabuceros a caballo aparecen en la segunda mitad del siglo XVI, cuando para ganar rapidez y maniobrabilidad en los combates, se comenzó a trasladar a unidades de infantería a lomos de caballo allí donde hacía más falta.

Eran normalmente arcabuceros, montados a la grupa de soldados de caballería. No tardaron los generales de la época en apreciar la ventaja que suponía este tipo de maniobra en el campo de batalla, lo que hizo que aparecieran las primeras unidades de infantería montada, dejando de utilizar a la caballería para las labores de transporte. Estas unidades se organizaron en un principio como formaciones de infantería propiamente dichas, conservando los rangos, los tambores y demás parafernalia propia de los infantes.

En las ordenanzas de 1632, se prevé que los arcabuceros a caballo se organicen en dos tipos, las Compañías de Carabinas, equipadas con pistolas tercerolas, que, aún siendo caballería ligera asumen funciones más cercanas a las de los caballos coraza; y las unidades de Dragones que siguen considerándose infantería montada y equipada con arcabuz.

Cuenta Don Diego de Aedo en su obra Viages, sucessos y gverras del Cardenal Infante don Fernando de Austria, con motivo del encuentro de las tropas de Don Fernando con las del Duque de Feria en 1634: Mandó su Alteza, respeto de tener mucha y muy luzida infanteria, que se montassen della quinientos a cavallo, repartiendolos en cinco Compañías de Dragones […] incluyendo el cronista estas unidades en la relación que hace de las unidades de infantería, considerándolos pues, infantería montada.

Durante la guerra de los treinta años los dragones se siguieron empleando para ganar velocidad en los campos de batalla, enviando las unidades donde más precisa fuera su presencia y poniendo pie a tierra para hacer fuego; lo que no era óbice para que llegada la ocasión pudieran emplear su arcabuz a caballo para defenderse de otros jinetes, o emplearan la espada para cargar contra elementos de infantería dispersos.

También eran muy útiles para la vigilancia de la retaguardia, líneas de abastecimiento, lucha contra insurgencia y tareas de reconocimiento. El caballo era el más barato y de menor calidad de todas las unidades montadas y no convenía utilizarlo en tareas de mayor esfuerzo, salvo fuerza mayor.

Las ordenanzas de 1632 prohibían la conversión de las compañías de arcabuceros en compañías de caballos coraza por la sola gratificación de su capitán, práctica que se daba con anterioridad, porque resulta que los soldados acostumbrados al arcabuz sienten armarse y sus caballos son de ordinario pequeños para corazas, las compañías que se forman desta manera siempre sirven mal armadas y con otros defetos […]  (Ordenanzas 9 y 10).

El Dragón lleva un arcabuz de rueda y espada. La vestimenta es ligera sin elementos acorazados. No lleva botas ni armadura, solo un coleto de cuero sin mangas. Cuelga del hombro izquierdo una bandolera o dragona donde lleva las balas y los frascos de pólvora, y del pecho penden los doce apóstoles, recipientes de madera con la dosis justa para una recarga. En la cabeza va tocado con un sombrero de ala ancha, debajo del cual solían llevar un pequeño casco que se adaptaba al cráneo, llamado bacinete.

Si te gustó, te puede interesar Flandes 1592: Bajo la Cruz de San Andrés y al borde del colapso

Aprovecho el hilo del artículo para adelantaros que en unos días estará disponible mi nuevo libro LOS TERCIOS EN AMÉRICA – LA JORNADA DEL BRASIL. SALVADOR DE BAHÍA 1624-1625

También te puede interesar:

LOS TERCIOS EN EL MEDITERRÁNEO – LOS SITIOS DE CASTELNUOVO Y MALTA

Tercios en el Mediterráneo Portada Completa def para Web

LA GUERRA DE FRISIA: LAS CAMPAÑAS DEL CORONEL VERDUGO EN EL NORTE DE FLANDES 1579-1594


LOS TERCIOS DE FLANDES EN ALEMANIA: LA GUERRA DEL PALATINADO (1620-23).

  1. dani says:

    ¿Arcabuces de rueda? Creí que eso era algo más bien anecdótico por ser muy caros de fabricar. Las pistolas de rueda si que eran más habituales.

  2. Hugo A Cañete says:

    Efectivamente, se trataba de un mecanismo caro el de rueda, ya fuera para arcabuces o para pistolas. Pero una vez que se afianzan los arcabuceros a caballo y se convierten en unidades de infantería montada independientes, es el arma con el que están dotados. Luego el armamento irá evolucionando y adaptándose a las nuevas funciones, apareciendo primero unos arcabuces más cortos que los de infantería, y posteriormente la pistola tercerola, que estaba a medio camino entre el arcabuz y la pistola, arma que fue también utilizada por las demás unidades de caballería (caballos coraza, reitres, herreruelos, etc) junto a pistolas más pequeñas.

    saludos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.