Entre las muchas cosas destacables de la industria vasca, una de las más importantes durante siglos fue su tradición armera. Los aceros y metales producidos en esta tierra eran de gran calidad y resistencia.

En 1908 se fundó la empresa armamentística STAR, Bonifacio Echeverría S.A. Ésta se especializó en armas cortas. En la década de 1930, la empresa vasca apostó por los subfusiles, así es como nacieron los modelos RU-35 y SI-35. El subfusil era un arma naciente a finales de la década de 1920 y comienzos de 1930. Todos los ejércitos del mundo quisieron adoptar un modelo de este tipo de arma, a ser posible de producción nacional.

El ejército español, bastante anticuado en estos aspectos, intentó seguir el ejemplo de otros estados europeos. Los subfusiles RU-35 y SI-35 fueron los primeros en ser adoptados oficialmente por las fuerzas armadas españolas. Para pasar el visto bueno de una comisión se dispararon 20.000 cartuchos, refrigerando el arma cada 1.000, prueba, que aunque dura, fue superada por este diseño. El día 26 de septiembre de 1934 se entregó una primera unidad a la Guardia Civil. Después del chispazo obrero de octubre de ese año en Asturias y Cataluña, las fuerzas armadas se convencieron aún más de la necesidad de tener disponible más armas de este tipo.

El RU-35 y SI-35 eran dos modelos de subfusil casi idénticos y que apenas se diferenciaban. El modelo SI-35 tenía un selector básico de disparo automático-semiautomático, al que se le añadía otro selector más con las opciones de «automático retardado» y «automático rápido». El RU-35 solo tenía el selector básico. Eran dos armas de costosa fabricación pero que lo compensaban siendo excelentes herramientas, incluso aguantando condiciones muy adversas. Al ser un arma primeriza se diseñaron varios tipos de cañón con el objetivo de disipar el calor producido por los disparos. Se diseñó un modelo de anillos concéntricos que le daban un aspecto muy parecido al Thompson norteamericano y otro con una cubierta perforada.

Cuando el golpe de estado del 18 de julio de 1936 dio paso a la guerra civil, se habían entregado según fuentes unas pocas centenas de estos subfusiles, algo más de trescientas unidades. El estado de guerra paralizó la fabricación y ensamblaje, puesto que no era rentable seguir produciendo un arma tan cara. Los RU-35 y SI-35 fueron repartidos en la guerra en función de si los usuarios apoyaron el golpe o no. Hay pocas fotografías del uso de esta arma, pero las existentes aparecen en la mano de voluntarios internacionales o milicianos republicanos. Los planos del RU/SI-35 fueron llevados a zona gubernamental donde en las fábricas allí disponibles aparecieron varios híbridos. Sin embargo, en términos generales, este diseño nacional fue desplazado por otros modelos extranjeros como el Mp-28 “naranjero” que las fábricas republicanas habían copiado perfectamente.

Características;

Longitud: 900 mm.

Peso: 4,00 kg.

Calibre: 9 mm, Largo

Cargador: recto, 10, 30 y 40 cartuchos

Cadencia de disparo: 700 disparos por minuto.

Imagen 1: SI-35 con cubierta perforada para la refrigeración

Imagen 2: Comparación entre los dos modelos de cañón que se realizaron. Foto de Armas Especial nº3 “Armamento de la Guardia Civil”

  1. Dani says:

    Una de las decisiones de Napoleontxu fue producir su propio armamenteo, y así los mauser españoles, porque era de las pocas armas que no habían fabricado hasta entonces.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.