Hoy nos hacemos eco del fallecimiento, el pasado sábado día 24, de uno de los pocos supervivientes que quedaban de la segunda guerra mundial, y tal vez uno de los más famosos, el carrista Otto Carius.

Se extinguió mientras dormía, rodeado por su familia. Nacido el 27 de mayo de 1922, tardó un poco en incorporarse a la guerra ya que fue declarado no apto en dos ocasiones. Finalmente, fue reclutado en 1940, siendo su primer destino el 104.º batallón de reemplazo de infantería, pero solicitó y le fue concedido el traslado al arma panzer, incorporándose poco después al 7.º Batallón de reemplazo del arma blindada.

Partió al frente cuando esta unidad fue integrada a su vez al 21.er Regimiento Panzer, experimentando sus primeros combates como cargador en un modelo checo Pz 38 (t). Sin embargo, la gloria le llegaría a bordo de uno de los carros de combate más emblemáticos de la guerra, el Tiger, cuando, integrado en el 502.º Batallón de carros pesados combatió en el sector de Leningrado y en Narva.

Nombrado jefe de la 2.ª Cía, fue herido el 24 de julio de 1944 cuando efectuaba un reconocimiento previo a la batalla. Sendos disparos en el brazo y la pierna, cuatro en la espalda y uno en el cuello lo mandaron de vuelta a casa. No volvería a combatir hasta 1945, y tuvo la suerte de hacerlo en el frente occidental, a bordo de un Jagdtiger del 512.º Batallón contracarro pesado, lo que le permitió acabar la guerra en manos de los aliados.

Carius a la derecha, el día que le impusieron la Cruz de Caballero

Una vez finalizada la contienda estudió farmacia, y a continuación abrió su propia botica, con el nombre de Tiger-Apotheke, que tan bien recordaba sus hazañas.

La publicación de sus memorias lo convirtió en un personaje emblemático, siendo visitado a menudo por los aficionados a la segunda guerra mundial, a los que recibió siempre con suma amabilidad.

Aquí en Gehm tuvimos ocasión de hablar de él en dos ocasiones: con ocasión de la publicación de sus memorias por la editorial Ediciones Salamina, y cuando narramos  la visita efectuada a su farmacia que uno de nuestros seguidores tuvo a bien hacernos llegar:

Tigres en el barro las memorias de Otto Carius

Visita a Otto Carius

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.