En unos juegos de guerra llevados a cabo durante unas maniobras en diciembre de 1940 Zhukov obtuvo la victoria con el bando invasor, llevando a cabo las mismas operaciones que siete meses después ejecutarían los alemanes con Barbarroja. Lo cuenta de su puño y letra.

Aunque sea algo poco conocido en los círculos occidentales, un joven Gueorgui Zhukov había recibido el mando del llamado ejército «azul», que se estaba enfrentando al ejército «rojo» a lo largo de la frontera occidental de la Unión Soviética.Por entonces la Alemania nazi y la URSS mantenían buenas relaciones y eran aliados, no hacía mucho que se habían repartido los despojos de Polonia. Los «rojos» en realidad representaban a las tropas soviéticas desplegadas en un supuesto frente occidental, y las «azules» podían suponerse «alemanes» para los propósitos de las maniobras militares que tuvieron lugar. Era el mes de diciembre de 1940 y Alemania todavía no se había revuelto contra su aliado.


Zhukov, comandante en jefe del Distrito Militar de Kiev, se lo había tomado este ejercicio de ocho días de duración muy en serio, y en consecuencia, el «ganador» una vez concluido no fue el ejército «rojo», a pesar de la ayuda recibida por parte de los arbitros. El ganador fue Zhukov, y siete meses más tarde el «ganador», empleando en gran medida la misma estrategia, fue la Wehrmacht alemana.

Algo así se desprende del relato contenido en un documento desclasificado por la agencia soviética de noticias Novosti en los años ochenta, alegando que contiene transcripciones literales de algunos de los escritos del marsical soviético. Según estos fragmentos, Zhukov dio inicio las operaciones de su fuerza «azul» en las mismas áreas en las que los alemanes las llevarían a cabo meses más tarde. Llevé a cabo los ataques principales en los mismos lugares que lo hicieron los alemanes. La situación se desarrolló más o menos de la misma manera que durante la guerra. La configuración de nuestra frontera, el terreno y la situación me hicieron tomar las decisiones que más tarde tomaron los germanos.

Zhukov

Sin embargo, el resultado había escocido, habiendo miembros pertenecientes a las altas esferas de la jerarquía militar soviética que no estaban tan satisfechos. La gente encargada de supervisar las operaciones retuvo deliberadamente el avance de la fuerza «azul». Inlcuso durante el octavo día, los «azules» llegaron en su avance a lugares tan alejados como Baranovichi; aunque, vuelvo a repetir, su progreso fue deliberadamete interrumpido.

En un consejo militar de estrategia que tuvo lugar a continuación del juego de guerra, Zhukov se atrevió a criticar la localización de las fortificaciones soviéticas a lo largo de la frontera. Sabía que la idea causaría indignación porque el sitema de fortificaciones que criticaba había sido aprobado por el Consejo de Trabajo y Defensa, esto es, por Stalin. Sin embargo, el temido dictador se limitó simplemente a oir lo que Zhukov tenía que decir y a preguntar algunas cuestiones. Por ejemplo, preguntó por qué «azul» era una fuerza tan potente y por qué nos enfrentamos a tantas fuerzas alemanas al comienzo del juego. Le dije que eso correspondía a  las capacidades alemanas y que nos guiábamos por estimaciones reales de las fuerzas que los alemanes arrojarían contra nosotros casi con certeza, obteniendo una gran ventaja en el área de ataque principal. Esa era la razón por la que «azul» pudo avanzar tan rápidamente en el juego.

Stalin no debió de haberse molestado mucho con la osadía de Zhukov, porque poco después éste fue nombrado Jefe del Estado Mayor General. Pero entonces, ¿por qué quedaron los soviéticos tan sorprendidos cuando las verdaderas fuerzas alemanas invadieron Rusia el 21 de junio de 1941?

El documento de Novosti ofrece algunas ideas de puño y letra del comandante de tropas más célebre del Ejército Rojo. Cuando Hitler aseguró a Stalin que las tropas alemanas estaban ocupando Polonia simplemente para evitar los bombardeos británicos, Zhukov apostilla pienso que Stalin creyó a Hitler. Stalin nunca compartía los informes de inteligencia que llegaban a su mesa. Y según se desprende de estos escritos, Zhukov sospechaba que la información británica que llegaba a Moscú formaba parte de un complot para arrastrar a la Unión Soviética a la guerra del lado de Gran Bretaña.

Para Zhukov, Stalin cometió algunos errores, aunque también esperaba evitar una guerra con Alemania en la medida de lo posible. Stalin pensaba, correctamente, que necesitábamos al menos dos años más para estar preparados para la guerra«, deja entrever el relato de Zhukov. En definitiva, «no todo debía explicarse por los errores de Stalin, también se habían cometido errores en la jerarquía sovietica, debemos recordar lo lejos que estaba Alemania de nosotros en términos de capacidad militar, de nivel industrial, de eficiencia económica y de preparación para la guerra.

En efecto, no debe olvidarse que entramos en la guerra todavía como un país atrasado en términos industriales, comparados con Alemania. En cierto punto, Zhukov se muestra efusivo y agradecido, pese a las diferencias que ya se dejaban ver y que se agravarían intensamente durante la guerra fría, por el material norteamericano, que ayudó a los soviéticos a aguantar y a volver a ponerse de pie tras el ataque inicial alemán. Según Zhukov, la verdadera sorpresa que se llevaron cuando Hitler lanzó Barbarroja no fue que los alemanes cruzaran la frontera sino la superioridad de las fuerzas alemanas de entre seis y ocho veces la rusa en  determiandas áreas… la concentración de fuerzas y la potencia de su ataque».

Por eso, como ya revelara Zhukov en diciembre de 1940,  durante los primeros seis meses de Barbarroja los «azules» alemanes fueron  los ganadores. Luego vendrían Leningrado, Stalingrado o Berlín.

Si te gustó, te puede interesar “Trommelfeuer”, infierno artillero en los altos de Seelow

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.