Tal día como hoy, 7 de junio de 1944, las LST (“Landing Ship Tanks”) 377, 378 y 379 se presentaron frente a las costas de Normandía, donde el día anterior se había producido la esperada “invasión” de la Europa ocupada por los alemanes. A bordo de estas naves iban los vehículos del Cuartel General Táctico de Montgomery, que habían sido embarcados en Gosport el día 4 por la mañana. La idea era trasladarlos desde las lanchas a un Rhino Ferry ubicado frente a la playa Juno el mismo día 6, pero hubo que esperar a la tarde siguiente para la 377, a la noche para la 378 y al 8 de junio para 379, a causa de la mala mar. De hecho, la operación no salió del todo bien y el mar se tragó el camión que transportaba la cantina de los oficiales y de los sargentos, perdiéndose todas las reservas de Whisky.

Proceso de desembarco de una LST a un Rhino Ferry.

A continuación comenzó un proceso que se repetiría innumerables veces. Bill Woodward, el hombre a cargo de dictar las órdenes de traslado, seleccionó una zona geográfica, tras lo cual unos cuarenta hombres entre clases de tropa y oficiales partieron a reconocer el lugar con carburante y raciones para tres días. En estas misiones siempre iba uno de los edecanes de Montgomery, probablemente para asegurarse de que el lugar fuera del agrado del comandante en jefe.

Una vez seleccionado el sitio, Woodward se encargaba también de trazar el perímetro, las entradas, las vías de comunicación internas, la posición de cada grupo con su cantina, baños, punto de recogida de agua y parking para los vehículos. Cuando todo estuvo listo, se dio la orden al resto del Cuartel General para que se desplazara al nuevo emplazamiento y, una vez allí, todo quedaba montado operativo en los 45 minutos siguientes.

El interior de la caravana que Monty utilizaba como despacho. Se pueden ver las fotos de sus principales contrincantes en la pared del fondo y en la de la derecha.

La estructura, siempre muy similar cuando el Cuartel General Táctico no se instalaba en un edificio, se organizaba de la siguiente manera. Tanto oficiales como clases de tropa dormían en caravanas o en tiendas de campaña, y se empleaban vehículos especiales y grandes carpas para instalar las diferentes oficinas. En el campamento se instalaban dos cantinas. Una era para Montgomery, su equipo personal, los oficiales del Cuartel General principal y personalidades invitadas; el otro para los demás oficiales y la mayor parte de los invitados. Llegados a este punto hay que decir que al hablar de personalidades, nos referimos fundamentalmente al rey Jorge VI, al primer ministro Winston Churchill o al general Eisenhower, ya que Monty era muy celoso de su intimidad.

La caravana Fordson donde Montgomery tenía sus mapas.

Volviendo a las caravanas, el puesto de mando avanzado dispuso de siete. Dos son para los oficiales más importantes del Cuartel General principal, pues algunos de ellos pasaban la noche junto a su jefe, otras dos son para oficiales superiores del mando táctico, y las otras tres son para el propio Montgomery. Una, la más antigua, de origen italiano y que había pertenecido al general Bergonzoli y ya había sido empleada por Auchinleck en el norte de África y por el propio Monty desde Egipto hasta Túnez, le sirve como despacho. Otra, también italiana, capturada al final de la campaña de África, la usa como dormitorio y aseo personal, pues contiene incluso una bañera. Solo la abandona cuando vienen a visitarlo “personalidades invitadas”. La tercera, finalmente, ha sido construida en Inglaterra y le sirve como sala de mapas. En ella se reúne, todas las tardes, con sus oficiales de enlace, nada más volver estos de sus misiones, y señala las posiciones ocupadas por todas las unidades de su 21.er Grupo de Ejércitos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>