A finales de octubre de 1572 se produce uno de los hechos de armas más gloriosos de los Tercios de Flandes. Zelanda, todavía en manos españolas, corría grave peligro, después de que dos de sus principales ciudades, Middelburgo y Goes, situadas en sendas islas, estuvieran asediadas por los rebeldes orangistas.

Jerome Tseraarts, gobernador de Flesinga, al mando de las fuerzas holandesas de la isla de Walcheren, había intentado capturar Goes tiempo atrás, siendo repelido entonces por la guarnición de la ciudad, gobernada por el capitán Isidro Pacheco. A finales de agosto de 1572, Tseraarts vuelve a sitiar la ciudad, trayendo esta vez consigo un ejército de 7.000 hombres y una flota de 40 buques.

 

La guarnición española, muy inferior en número, no estaba en condiciones de poder aguantar un sitio de esas características, y debido a la presencia de las fuerzas navales rebeldes, se hacía imposible llevar refuerzos por vía marítima.El soccorro español, a cuyo frente se econtraban los celebérrimos Cristóbal Mondragón y Sancho Davila, se econtraba en las cercanías de Bergen op Zoom, en la desembocadura del río Escalda.

 

Cristóbal Mondragón

En su tramo final, el río se divide en dos brazos principales, separados por las islas de Walcheren (donde está Middleburgo) y de Zuid-Beveland, en cuya parte norte se encuentra Goes. El brazo de mar que separa la isla de Zuid-Beveland y la costa continental de Bergen op Zoom tiene una anchura de unos 15 km, y está expuesto a las mareas del Atlántico y a la corriente del río. Con la marea baja, la profundidad era en aquel tiempo de entre metro y metro y medio, llegando a tres metros con la marea alta.

 

Sancho Dávila «el rayo de la guerra»

Tras estudiar detenidamente un plan presentado por el capitán Plomaert, un flamenco leal a España, Mondragón y Sancho Dávila, al frente del contingente de socorro, decidieron cruzar de noche y con la marea baja dicho brazo de mar. Con el agua hasta el cuello y los frascos de pólvora, las mechas y los arcabuces, sobre sus cabezas 3.000 soldados españoles, valones y alemanes, entre los que se hallaba Francisco Verdugo, cruzaron lentamente el brazo de mar, bregando con el frío, el fango, las olas y las corrientes.

 

Vista de pájaro de Google earth

Poco antes del amanecer, las tropas hispánicas llegaron a la isla en las cercanías de Yerseke, a unos 20km de Goes, partiendo inmediatamente para la ciudad sitiada. Los rebeldes que sitiaban la ciudad, sorprendidos por la inesperada presencia de los Tercios, abandonaron el sitio y comenzaron una desbandada hacia los barcos, siendo perseguidos y diezmados por los soldados hispánicos, que les causaron más de 800 muertos. Goes y Middelburgo estaban salvadas por el momento, y solo se habían ahogado 6 soldados en la asombrosa y audaz marcha nocturna.

Si te gustó, no te pierdas La Inmaculada Concepción Patrona de la Infantería Española – El Milagro de Empel

Aprovecho el hilo del artículo para adelantaros que en unos días estará disponible mi nuevo libro LOS TERCIOS EN AMÉRICA – LA JORNADA DEL BRASIL. SALVADOR DE BAHÍA 1624-1625

También te puede interesar:

LOS TERCIOS EN EL MEDITERRÁNEO – LOS SITIOS DE CASTELNUOVO Y MALTA

Tercios en el Mediterráneo Portada Completa def para Web

LA GUERRA DE FRISIA: LAS CAMPAÑAS DEL CORONEL VERDUGO EN EL NORTE DE FLANDES 1579-1594


LOS TERCIOS DE FLANDES EN ALEMANIA: LA GUERRA DEL PALATINADO (1620-23).

  1. El General says:

    Según el libro «Armada Española desde la Unión de los Reinos de Castilla y Aragón» de Cesáreo Fernández Duro. Las bajas holandesas contando ahogados fueron de aproximadamente 2.000 hombres.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.