Sin embargo, a diferencia de los ejércitos profesionales, las compañías privadas presentan como inconveniente el hecho de estar movidas únicamente por el lucro económico, así como de carecer de algo como un código de justicia militar mediante el que exigir responsabilidades, con el consiguiente riesgo de que se produzcan abusos.

Soldados españoles en Bosnia-Herzegovina.

De este modo, en un intento de regular las actividades de estas empresas, en el año 2008 el Comité Internacional de la Cruz Roja dio lugar al Documento de Montreux, un documento donde se reafirman las obligaciones jurídicas internacionales de los Estados en lo que respecta a las operaciones de las empresas militares privadas durante los conflictos armados, así como se recogen una serie de prácticas idóneas para su contratación (Comité Internacional de la Cruz Roja [CICR], 2013). El Documento de Montreux se encuentra actualmente suscrito por 54 países y tres organizaciones internacionales, siendo firmado por España en Mayo del 2009.


Es este un hecho llamativo para un país en el que apenas existen empresas de este tipo y en el que no se hace uso de ellas. De este modo, en contraposición con países como Estados Unidos (donde las compañías privadas han crecido de acuerdo a las operaciones militares del país) o Gran Bretaña (donde la existencia de contactos en los antiguos territorios ha permitido a las empresas un carácter más global), España no ha precisado de la labor de estas compañías en sus misiones. Probablemente influye en gran medida el hecho de que España por su relevancia y capacidades participa en el extranjero de una forma más discreta y sobre todo en misiones que no son directamente de combate, por lo que no precisa de contratistas que puedan apoyar o sustituir a sus fuerzas militares.

Así mismo también influye la historia de España en la época reciente, pues hemos de tener en cuenta que a lo largo de gran parte del siglo XX las Fuerzas Armadas españolas han estado muy pobremente equipadas, con un personal constituido en gran parte por soldados de reemplazo y excesivamente centradas en el panorama nacional. A esto hemos de sumar la gran responsabilidad que tuvieron las Fuerzas Armadas para lograr adaptarse e implantar favorablemente la democracia en España. Esto supondría que no sería hasta la llegada de la década de los 90 cuando los militares españoles comenzarían a desplegarse en misiones internacionales en el extranjero.

De este modo, sería en 1992 cuando las tropas españolas se desplegarían en Bosnia-Herzegovina, en la primera misión internacional de envergadura en la que participaron. Esta habría de ser la primera de muchas más misiones en las que participarían nuestras fuerzas con el paso de los años: Irak, Afganistán, Líbano, República Centroafricana, Malí,… De este modo, esta participación a nivel internacional ha servido para que la población española cambiase su opinión con respecto a las Fuerzas Armadas y dejasen de ser vistas como una institución muy condicionada por su pasado para convertirse en una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos. Así mismo, su participación permitió demostrar al resto de países europeos sus capacidades y compromiso, ganándose su respeto; así como contribuyó a crear una buena imagen de España ante el cariño y el afecto que las tropas generaban con sus actuaciones entre la población de los países donde desplegaban.

Un miembro de Segur Ibérica a bordo del Txori Zuri.

Como podemos comprobar, el camino que las FAS han recorrido para llegar hasta la situación actual ha sido muy largo y complejo y por tanto es comprensible entender que no estén dispuestas a dejar que sus funciones queden en manos privadas. Las misiones en el extranjero en las que participa España no precisan de la labor de contratistas (aunque algunas funciones ajenas al combate como la alimentación o la lavandería puedan ser realizadas por personal contratado entre la población local), siendo las típicas funciones de protección, combate o adiestramiento llevadas a cabo por los miembros de las FAS y las FCSE desplegados.

Hemos de tener en cuenta que estas misiones tienen como objetivo garantizar la seguridad, colaborar con nuestros aliados y contribuir a crear una buena imagen de España. Debido a estos intereses, España confía en el buen quehacer de sus militares en lugar de en empresas que únicamente cumplen su labor en función de un contrato (que pueden rescindir en cualquier momento comprometiendo seriamente los intereses de la nación). Así mismo, la mala fama que arrastran estas empresas, así como la carencia de una regulación internacional para estas compañías supone que si los contratistas cometiesen algún acto infame, la imagen de España y de sus FAS quedaría muy seriamente dañada y comprometida. Además, la participación en el exterior permite a las FAS contar con un personal más preparado y experimentado, contribuyendo así a contar con un ejército más eficaz y operativo, capacidades estas que se perderían si se sustituyera al personal militar por contratistas.

Como podemos comprobar el uso por parte de España de este tipo de compañías queda muy lejos del uso intensivo que hacen otros países. A esto hemos de sumar la estricta reglamentación existente en España en cuanto al uso de armas y la autorización de servicios de seguridad, que dificultan la labor de las empresas, que prefieren operar en otros países con una legislación más favorable. Sin embargo, hay que resaltar que a partir del incremento de la piratería en los últimos años, en el año 2009 se aprobó la Orden PRE/2914/2009 de 30 de Octubre, por la que se modificaban determinados preceptos del Reglamento de Seguridad Privada y del Reglamento de Armas.

Miembros de la empresa Segur Ibérica en un pesquero español.

De este modo, se aprobaba el uso de armas de guerra por parte de los vigilantes de seguridad privada que estuviesen al cargo de la seguridad de buques mercantes y buques pesqueros que naveguen bajo bandera española en aguas en las que exista grave riesgo para la seguridad de las personas (Ministerio del Interior, 2009). No cabe duda de que esta medida permite garantizar la seguridad de los buques españoles, complementando la actividad realizada por las FAS. Quizás esta pueda ser una primera vía de entrada por donde las compañías militares privadas puedan ejercer presión para entrar en el mercado, pero no cabe duda de que si esto llega a producirse habrá de ser dentro de mucho tiempo y previo empeoramiento de las condiciones de seguridad. Sin embargo, España sin duda seguirá siempre confiando principalmente en la labor de sus militares.

Otros artículos de Pablo García Sánchez,  CHECHENIA – El Hogar de los Lobos

Bibliografía

• Libros
Laborie Iglesias, M. (2013). La privatización de la seguridad. Las empresas militares y de seguridad privadas en el entorno estratégico actual. Madrid: Servicio de Publicaciones – Ministerio de Defensa.

Puell de la Villa, F. (2017). Historia del ejército en España. Madrid: Alianza Editorial.

• Artículos de revistas

Cruz Alli Turrillas, J. (2004). Ejército profesional y despublificación de la guerra (Privatización y externalización en las fuerzas armadas. El retorno al modelo tardo-renacentista), Revista de Derecho de la Unión Europea, Nº 7, págs. 393-413.

Ibáñez Gómez, F. (2009). Empresas militares y de seguridad privadas: hacia una auténtica regulación, Inteligencia y seguridad: Revista de análisis y prospectiva, Nº 6, págs. 123-144.

• Artículos de periódicos
Araluce, G. (14/02/2016). “Por qué soy mercenario”, EL ESPAÑOL, https://www.elespanol.com/espana/20160213/101989869_0.html

Colomer, A. (18/10/2009). Ex soldado se ofrece por 10.000 euros, El Mundo, http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/18/espana/1255835592.html

Laverty, P. (27/12/2011). La privatización de la guerra, El País, https://elpais.com/diario/2011/12/27/opinion/1324940404_850215.html

Marco, L. (08/01/2009). Los nuevos mercenarios “made in Spain”, Diagonal, https://www.diagonalperiodico.net/global/nuevos-mercenarios-made-in-spain.html

• Recursos digitales
Comité Internacional de la Cruz Roja (02/05/2011). Documento de Montreux sobre las empresas militares y de seguridad privadas, https://www.icrc.org/es/publication/documento-de-montreux-sobre-las-empresas-militares-y-de-seguridad-privadas

Comité Internacional de la Cruz Roja (10/12/2013). El derecho internacional humanitario y las empresas militares y de seguridad privadas, https://www.icrc.org/es/document/el-derecho-internacional-humanitario-y-las-empresas-militares-y-de-seguridad-privadas

Federal Department of Foreign Affairs (27/11/2017). Participating States of the Montreux Document, https://www.eda.admin.ch/eda/en/home/foreign-policy/international-law/international-humanitarian-law/private-military-security-companies/participating-states.html

Ministerio de Defensa (11/2017). Misiones en el exterior, http://www.defensa.gob.es/misiones/en_exterior/index.html

Ministerio del Interior. Normativa básica reguladora, http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/personal-de-seguridad-privada/normativa-basica-reguladora

Ministerio del Interior. Armas de fuego, medios de defensa y distintivos, http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/personal-de-seguridad-privada/vigilantes-de-seguridad/armas-de-fuego-medios-de-defensa-y-distintivos

Ministerio del Interior (2009). Orden PRE/2914/2009, de 30 de octubre, http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/normativa/ordenes-pre/orden-pre-2914-2009-de-30-de-octubre

Moya, M. A. (02/03/2015). Por qué hemos de recordar la misión española en Bosnia-Herzegovina, ONEMAGAZINE, http://www.onemagazine.es/noticia/21882/Nacional/Por-que-hemos-de-recordar-la-mision-espanola-en-Bosnia-Herzegovina.html

Rodríguez, A. (29 / 01 / 2010). Blackwater a la española, TIEMPO, http://www.tiempodehoy.com/espana/blackwater-a-la-espanola

  1. Dani says:

    Decir que una empresa privada por el mero hecho de ser una empresa privada puede rescindir un contrato y largarse y dejarte en mal, debería matizarse y mucho. Porque eso también ha ocurrido con países, como España en Iraq en 2004.
    Y por otra parte las empresas que rescinden contratos pierden clientes y pierden dinero, con lo que no están interesadas en hacer eso.
    España no ha usado a las PMC en sus misiones internacionales, pero si ha usado al precedente de estas al usar empresas de catering y de limpieza. Y no contratando locales por lo peligroso de ello en Afganistán al menos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.