Su entrada en servicio revolucionó la guerra aérea devolviendo a la Luftwaffe la supremacía sobre los aliados. Este robusto y pequeño caza supo ganarse el respeto tanto de enemigos como de los hombres que lo pilotaron.

focke-wulf-fw-190-pajaro-carnicero-ediciones-plateaFOCKE WULF Fw 190 – El Pájaro Carnicero (Ediciones Salamina)

Pesadamente armado era capaz de desempeñar cualquier cometido en el campo de batalla, desde misiones de interceptación hasta ataques al suelo y contra la navegación aliada. Con más de 20.000 aparatos construidos fue un importante caballo de batalla para la fuerza aérea alemana y una auténtica pesadilla para sus enemigos. El pájaro carnicero se ganó un merecido respeto en los cielos de Europa alcanzando la inmortalidad como caza legendario de la Luftwaffe.

Orígenes del diseño y la serie V
El diseño del caza Focke Wulf 190 es obra del magnifico diseñador alemán Kurt Waldemar Tank. Éste comenzó su trabajo en la industria aeronáutica en 1924 como ingeniero de la empresa Rohrbach. En 1930 trabajó junto con otro de los «grandes» ingenieros aeronáuticos alemanes, Willy Messerschmitt, en Augsburgo. En 1931 la compañía de Messerschmitt atravesaba momentos difíciles y Tank fundó su propia compañía en Bremen. Focke Wulf había nacido.

En la primavera de 1938 el Messerschmitt Bf 109 estaba ya desarrollado en unidades operativas, pronto demostraría la calidad de su diseño aunque aún faltaba para que alcanzase su pleno potencial. No obstante el RLM (ReichsLuftMinisterium) deseaba tener disponible otra opción a la hora de alinear otro tipo de caza que no fuese el Bf 109. En respuesta a este requerimiento Focke Wulf se puso manos a la obra, sin embargo, no hubo más remedio que optar por otro motor ya que los Daimler-Benz DB 601 de 12 cilindros estaban destinados para los Bf 109 y la producción no llegaba a cubrir toda la demanda de estos motores.

focke-wulf-fw-190-pajaro-carnicero-ediciones-platea-2¿Quieres leer un capítulo? Descárgatelo Aquí.

Con esta situación se pensó en el motor radial BMW 139 de 18 cilindros refrigerado por aire que otorgaba una potencia de 1.550 caballos. Esta elección chocaba radicalmente con la concepción que los alemanes tenían de los cazas ya que estos eran equipados con motores lineales refrigerados por agua. Tank creyó que el BMW tenía aún un amplio abanico de posibilidades para mejorar, ofrecía una alta fiabilidad y estaba disponible en grandes cantidades.

En el verano de ese mismo año RLM pidió tres prototipos de su caza a Focke Wulf a los que seguirían otros cuatro prototipos en la primavera de 1939, finalmente el aparato impresionó al RLM ordenando la producción inicial con un lote de 40 ejemplares. El 1 de junio de ese mismo año voló el primer Fw 190 V1 (V de Versuchs o prototipo, Wk.Nr.0001) desde el aeropuerto de Bremen.

Este primer vuelo puso de manifiesto algunos problemas como por ejemplo filtraciones de monóxido de carbono en la cabina del piloto o problemas con el tren de aterrizaje. Otro problema que apareció fue el calentamiento de la cabina del piloto y lo peor de todo, el sobrecalentamiento del motor, un problema que se complicaría más adelante.

Focke Wulf 190 Würger. Las versiones
Podemos distinguir dos ramas principales en las versiones del Fw 190, los cazas y los aparatos de ataque al suelo o apoyo cercano.

Focke Wulf Fw 190 A «Anton»
Los primeros 40 ejemplares de Fw 190 A-0 salieron de las cadenas de montaje en octubre de 1940 y eran descendientes de los prototipos Fw 190 V6 y V7. Ambos ejemplares tenían montado el ala vieja ya que una de nuevo diseño se montó más tarde, así cuando se tenían montadas nueve estructuras se decidió añadir al re-sto de aparatos la modificación correspondiente. Con ello los dos prototipos y siete ejemplares del Fw 190 A-0 tenían el ala más pequeña. Junto con la introducción del ala se aplicó una cola horizontal más grande, pero esta modificación no se introdujo en las cadenas de montaje hasta la aparición del A-2.

El armamento fue probado en el Fw 190 V7 con la instalación de dos cañones MG FF de 20 mm, además de cuatro ametralladoras MG 17 de 7,92 mm, dos sobre el capó y otras dos en la sección central del ala. Las pruebas fueron satisfactorias de modo que para el Fw 190 A-1 quedó como estándar, excepto por la sustitución de las dos ametralladoras de la sección central del ala por sendos cañones MG 151/20 de 20 mm.

En noviembre de ese mismo año comenzaron las primeras entregas del Fw 190 A-0, con motor BMW 801 C-1. De los 40 aparatos solicitados solo se completaron 28 (hasta Wk.Nr.0035) y la mayoría de ellos terminaron como prototipos para prueba de armamento y equipo. De este modo en el verano de 1943 uno de estos aparatos (Wk.Nr.0022, SB+IE) sirvió como banco de pruebas para los nuevos asientos eyectables en Langenhagen. También fueron empleados para crear las modificaciones denominadas U (Umrustbausatz) llegando hasta el U13.

Antes de iniciar la producción en masa del Fw 190 A-1 era necesario pulir diversos aspectos del avión además de formar a las tripulaciones de tierra que debían obtener experiencia con el Fw 190 en los campos de aviación del frente. De este modo se decidió crear una unidad dentro del II./JG 26, Erprobungsstaffel 190, al mando del Oberleutnant Otto Bahrens. Esta unidad recibió seis Fw 190 A-0 (Wk.Nr. 0013, Wk.Nr. 0014, Wk.Nr. 0018, Wk.Nr. 0021, Wk.Nr. 0022) con base en Rechlin-Roggenthin.

Posteriormente la unidad fue trasladada a Le Bourget cerca de París donde experimentaron los caprichos del motor BMW 801, el motor tendía a sobrecalentarse cuando el flujo de aire era menor lo que impedía su correcta refrigeración. También se experimentaron problemas con la velocidad constante de la hélice VDM y además el capó tendía a abrirse en vuelo ya que su cerradura era endeble.

Otra complicación surgió con la eyección de emergencia de la cabina, a velocidades superiores a 250 Km/h era frecuente que la cabina no se abriera ya que quedaba sujeta al fuselaje por la acción del viento, pero quedó solventado con la colocación de cargas explosivas para deshacerse de la cabina en estos casos. Con tantos contratiempos a cuestas una comisión del RLM llegó al campo de aviación de Le Bourget para detener las pruebas hasta que quedasen solventados los numerosos problemas que había presentado el Fw 190. Se trabajó muy duro y tras cincuenta modificaciones el RLM volvió a dar luz verde al Fw 190.

Tienda Online Ediciones Salamina
Ficha técnica del libro:
Colección Salamina Series
Tamaño 15×23 cm.
Nº de páginas: 304 págs.
Incluye más de 50 fotografías en B/N y perfiles a color.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788494497100
Año edicón: 2016
Precio:17€

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.