A finales de 1936 España estaba en guerra y la Alemania hitleriana apenas había dado un paso en su escalada hacia el conflicto mundial, remilitarizando Renania en marzo, si bien la situación europea era grave, mucho más lejos, en Extremo Oriente, parecía gestarse una nueva guerra. La tensión había comenzado en 1931, cuando el Imperio del Japón se había hecho con Manchuria, arrebatada a China, y creado el Estado títere de Manchukuo, que lo llevó a tener frontera directa –una frontera muy mal definida en algunos aspectos– con otro de los imperios de la región, el soviético.

El emperador Puyi, de la dinastía Quing, gobernante títere de Manchukuo, junto al emperador Showa del Japón en 1935.

Las fronteras de Manchuria se basaban en los tratados ruso-chinos de Aigún (1858) y Pekín (1860), y seguía, siempre que era posible, los grandes cauces fluviales para definir donde estaban los límites entre territorios. La precisión, y la indefinición, de estos tratados radicaba en que se basaban en las convenciones internacionales de la época para indicar a qué Estado fronterizo pertenecían las innumerables islas que surgían del cauce en base al canal principal de navegación. En el caso de la frontera del Amur, todas las islas situadas al sur o al oeste del cauce principal del río serían chinas, mientras que las situadas al norte o al este serían rusas. No hubo problemas hasta que los japoneses entraron en escena, o tal vez se debió a que la mejora en las comunicaciones hizo que la región fuera más accesible.

El caso es que a lo largo de los años el cauce principal del Amur había variado debido a inundaciones, tormentas y otras causas, cambiando las fronteras, como sucedió con un pequeño grupo de islas situadas unos 110 km río debajo de Blagoveschensk. Al desplazarse al norte de dichas islas el canal principal, estas dejaban de ser, en teoría, de soberanía soviética, y pasaban a ser territorio de Manchukuo, japonés a todos los efectos; más aún, ahora el canal navegable internacionalmente pasaba por la orilla soviética. Para solucionar el problema, el gobierno de Stalin afirmó que el cambio era transitorio y no podía afectar la soberanía sobre las islas de la zona, más concretamente la de Bolshoi, Kanchatzu para los nipones, y trató de interponer una serie de barreras en el cauce para detenerlo y desviar el canal navegable hacia el sur. El intento fracasó en la primavera de 1937, cuando el deshielo destruyó las barreras. Poco después, varias naves de la flotilla fluvial de Manchukuo navegaron, a bombo y platillo, por el canal del norte, que según su punto de vista podían utilizar, pero según el de los soviéticos no.

En consecuencia, el 19 de junio enviaron un destacamento de 20 soldados sobre la isla de Kanchatzu, expulsando de ella a unos pocos buscadores de oro que se habían instalado allí y provocando una inmediata reacción del Gobierno manchú, que al día siguiente envió varios policías y soldados a investigar. Fueron expulsados a tiros.

File:Naval Ship of Manchukuo.JPG
Un navío de la Marina Imperial de Manchukuo

Para hacernos una idea de la importancia de estos acontecimientos para la región, hay que tener en cuenta que tras una constante escalada militar la Unión Soviética desplegaba ya 370 000 soldados en veinte divisiones, 1560 aviones y unos 1500 carros de combate para enfrentarse a 200 000 japoneses en cinco divisiones, 250 aviones y 150 carros de combate. Numéricamente superiores, el gran problema del Ejército Rojo eran las purgas, recién iniciadas, que estaban dañando su estructura y su capacidad de combate. Para Stalin, el incidente no había podido empezar en peor momento. Aun así, el 22 de junio el Ejército Rojo envió más tropas sobre Kanchatzu, y de inmediato empezaron a atrincherarse. También llegaron varias cañoneras fluviales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.