Les llamaban carreteras y como tales venían reflejadas en los mapas alemanes de operaciones de Barbarroja en 1941. La sorpresa fue mayúscula.

Durante el verano las densas nubes de polvo, sumadas a la precariedad logística alemana, sobre todo de lubricante, dispararon las tasas de averías de  vehículos alemanes. Con las primeras lluvias a comienzos de septiembre, aquellos caminos se convirtieron en lodazales inmensos e intransitables. Su efecto fue devastador para la blitzkrieg alemana. Era la Rasputitsa o la estación del barro, de la que hacemos un album fotográfico para nuestra sección de imágenes.

Cadenas en las ruedas contra el barro

Un lodazal infinito

Algunos Hiwis y civiles tratando de sacar dos camiones.

La escasez de combustible, pero también el aceite  dispararon las tasas de averías en el verano de 1941. Con las primeras lluvias la cosa se complicó más aún.

Las cabezas tractoras, que se supone que debían estar remolcando las piezas de artillería, tuvieron que convertirse en equipos de rescate de cualquier tráfico rodado.

La «tierra negra» de Ucrania de la que hablaba Rundstedt en septiembre de 1914. Diez minutos de lluvia podían convertir las vías de comunicación en auténticas ciénagas.

 

Si te gustó, te puede interesar Prisioneros en el Frente del Este (I)

 

  1. Dani says:

    Se volvío a ver en la guerra de Ucrania, y eso que se supone que tanto las vias de comunicación como los medios han mejorado mucho………

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.