Anton Donnhauser tiene una trayectoria parecida a la del general Erhard Raus, oficial de carrera austriaco que ingresó en 1938 en la Wehrmacht y que se distinguió en el seno de una división Panzer.

Nació en Viena el 8 de abril de 1913. Era hijo de un oficial de comunicaciones. Ingresó en el ejército austriaco a la edad de 20 años como voluntario. Tras servir durante un año en el 3 Regimiento de Infantería como cadete, obtuvo el grado de alférez en 1937, siendo destinado al Kafthahr-Jäger-Bataillon 2. Una vez el Reich alemán se hubo anexionado Austria, Donnhauser continuó en el ejército como miembro de la Wehrmacht. Con el grado de teniente recibió órdenes de incorporarse en el Kavallerie-Schützen-Regiment 111 (mot), donde le sorprendería el comienzo de la guerra en 1939.

Donnhauser resultó herido en la Campaña Polaca y fue también condecorado con la Cruz de Hierro de 2ª clase. Combatió en el Oeste con el mismo regimiento. Tras la caída de Francia, el Alto Mando alemán dio instrucciones para la rápida creación de nuevas divisiones panzer y la entonces brigada independiente de Donnhauser sirvió de unidad madre para la formación de la 11 División Panzer. Durante la Campaña de los Balcanes Donnhauser estaba ya al mando de una compañía y entró en combate en Pirot, Nis y Belgrado. Al final de las operaciones fue condecorado con la Cruz de Hierro de 1ª clase y con la insignia de Asalto Panzer en bronce.

Fue durante estas primeras campañas de la blitzkrieg cuando la infantería mecanizada aprendió las tácticas que le permitirían llevar a cabo ataques tan efectivos en la Unión Soviética. Basada en un duro entrenamiento, equipo moderno y la utilización de transportes de infantería acorazados, la infantería mecanizada (que más tarde recibiría la denominación de panzergrenadiere) constituyó una simbiosis perfecta con las formaciones de carros de combate.

Con 28 años y el grado de capitán, Donnhasuer lideró a sus soldados en la campaña rusa de 1941, donde demostraron su valía en combates blindados como los de Radziechow, Dubno, Nowo, Miropol y Uman. Durante los combates en la bolsa de Wiasma sufrió Donnhauser un accidente con su vehículo que le tuvo de baja el tiempo suficiente como para perderse el duro invierno frente a Moscú.

Tras un prolongado periodo en el batallón de reemplazo de la división, Donnhauser no volvió al frente hasta septiembre de 1942. Se le dio el mando del II Batallón del 111 Regimiento de Granaderos Acorazados. Tras combatir en el sector de Millerovo participó en el intento de socorro de Stalingrado. Bajo el mando del general Hermann Hoth, varias divisiones panzer apresuradamente reunidas, entre las que se encontraba la 6 División Panzer del célebre general Erhard Raus, trataron de liberar al Sexto Ejército del general Paulus, copado en Stalingrado contra el Volga. Fue la Operación Tormenta de Invierno.

A pesar de la enconada y extrema resistencia  del Ejército Rojo y de las pobres concidiones meteorológicas, la fuerza de socorro logró avanzar unos 48 kilómetros en el perímetro exterior del cerco. Sin embargo, como ya es sabido, la operación fracasó y el Sexto Ejército capituló a primeros de febrero de 1943. Donnhauser fue condecorado en mayo con la Cruz Alemana en Oro, antesala de al cruz de caballero, por su desempeño ejemplar del deber durante la operación de socorro de Stalingrado.

Durante un permiso en casa tras recibir la Cruz de Caballero

Por este tiempo el jefe de la reputada 11 División Panzer era el afamado general de blindados Hermann Balck, que con su templanza y valía había llevado a la división a destruir a más de 250 vehículos blindados enemigos durante Tormenta de Invierno. La división volvió a distinguirse posteriormente en los combates que sostuvo en Voronezh. Allí un cuerpo blindado soviético al completo fue rodeado y destruido.

En el verano de 1943 la división marchó de nuevo al ataque en la Operación Ciudadela. Al mando de su nuevo comandante, el general Witersheim, la división combatió como parte integrante del II Cuerpo Panzer de las SS durante el gran enfrentamiento que se produjo en Belgorod.

El capitán Donnhauser llevó a sus hombres al ataque, resistió los confusos embates soviéticos en numerosas ocasiones y participó en repetidos combates de tropas acorazadas, consigiendo entre otros logros romper con su compañía la línea de una brigada de fusileros soviética. Por estas acciones fue condecorado con la Cruz de Caballero el 18 de julio de 1943. Para entonces ya tenía acreditados más de 30 días de combate cercano.

El general Balck

En septiembre de 1943 recibió al mismo tiempo los dos primeros niveles del Pasador de Combate Cercano (bronce y plata). A continuación fue ascendido a mayor y recibió sucesivamente dos mandos. En un principio fue nombrado comandante del batallón de reconocimiento de la división. Tras las numerosas operaciones de reconocimiento efectuadas, las misiones de vanguardia y la ejecución de contraataques, consiguió acreditar más días de combate cercano.

A continuación, en noviembre de 1943, fue nombrado comandante provisional del 111 Regimiento de Granaderos Acorazados. Siempre a la cabeza de sus batallones, el mayor participó en los combates de Kirovograd y Cherkassy, logrando penetrar profundamente en las posiciones defensivas soviéticas. Durante el intento de socorro de la bolsa de Cherkassy, donde habían quedado atrapados un cuerpo de ejército y varias formaciones de las Waffen SS, Donnhauser estuvo siempre en primera línea. Solía situarse junto a las dotaciones de ametralladoras más adelantadas, con sus prismáticos en mano y gritando órdenes a su operador de radio.

A pesar de resultar gravemente herido durante estas operaciones en febrero de 1944, ya tenía acreditados los 50 días de combate cercano necesarios para hacerse acreedor del Pasador de Combate Cercano en Oro. A consecuencia de ello y una vez condecorado, Donnhauser fue retirado de primera línea y enviado a un curso que le habilitara para tomar el mando efectivo de un regimiento.

Durante el curso fue asignado al cuartel general del Inspector de las Fuerzas Blindadas. Se le asignó la dirección de entrenamiento. En abril de 1945 Donnhauser solicitó ser transferido de nuevo a una unidad de combate en primera línea, pero su solicitud fue denegada. Con el fin de la guerra fue hecho prisionero por los norteamericanos y su inminente ascenso a teniente coronel tuvo que esperar un tiempo.

Donnhauser en el Bundeswehr

Unos años después, en 1950, ingresó en el Bundeswehr, donde entre otros cometidos estuvo al mando del Panzer-Artillerie-Bataillon 295 entre 1963 y 1968, antes de retirarse con el grado de coronel en 1970. La causa de que no regresara a Austria era que había contraído matrimonio con una mujer alemana. Murió en Hesse el 30 de octubre de 1984.

Viene de Cruz de Caballero – Helmut Meitzel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.