Veamos hoy la trayectoria de Alfons Bialetzki, un germano polaco de Silesia que solicitó la ciudadanía alemana en 1938 y se alistó en los Fallschirmjäger, participando en la campaña de Creta y consiguiendo el codiciado Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Oro en el frente ruso.

Extraña fotografía de Bialetzki, luciendo la Cruz de Caballero y el uniforme de la Luftwaffe,

cuando por aquel tiempo pertenecía ya al Heer, en la 225 DI.

Nacido el 29 de septiembre de 1919 en Silesia, Alfons Bialetzki pasó su infancia en Polonia, y solicitó la ciudadanía alemana en 1938, mudándose a Breslau. Ingresó en la Luftwaffe como voluntario en otoño de 1940 y tras recibir la instrucción básica fue enviado a la escuela de fuerzas aerotransportadas en Braunschweig. Convertido en zapador de combate, Bialetzki comenzó como servidor de ametralladora en el famoso Fallschirmpionier-Bataillon 1, que era el batallón de zapadores de la 7 Flieger-Division, así se designaba en aquel tiempo a la que sería posteriormente conocida como 1 Fallschirmjäger-Division.

Bialetzki sirvió en la 2/Fallschirmpionier-Bataillon 1 (2ª compañía del 1 Batallón de zapadores paracaidistas), participando en el asalto aerotransportado a Creta con su batallón de elite. Los zapadores paracaidistas de combate saltaron al sur del aeródromo de Maleme, donde combatieron junto al Fallschirmjäger-Regiment 1 a las órdenes del Major Heilmann (que obtendría posterormente en la guerra las Cruz de Caballero con hojas de roble y espadas). Despejaron la importante área de Alikianu. Allí, combatiendo a las fuerzas británicas, neocelandesas y griegas consiguió ambas clases de la Cruz de Hierro; en agosto de 1941, fue ascendido a Gefreiter y obtuvo el codiciado brazalete de Creta, portado por todos los veteranos de la campaña. Debido a la gran cantidad de bajas sufridas por las fuerzas aerotransportadas alemanas en Creta, más de las sufridas en las campañas de Holanda, Noruega y Grecia juntas, pasaron algunos meses antes de que Bialetzki se reintegrara de nuevo a las operaciones de combate.

Bialetzki, a cargo de una escuadra, participó con su división en el ala norte del frente ruso, donde fue empleada en los puntos calientes. En el sector de Leningrado, cuando los alemanes comenzaron a enfrentarse a formaciones del Ejército Rojo resueltas a luchar, los zapadores fueron solicitados una y otra vez para cubrir los huecos producidos en las líneas o para que llevaran a cabo fulgurantes contraataques locales. Bialetzki se volvió a distinguir en este frente antes de caer herido durante los combates de invierno y enviado a la escuela paracaidista en Braunscheweig como instructor durante su convalecencia. En el verano de 1942, Bialetzki volvió al frente y se hizo cargo de una sección de la 1ª compañía de su antiguo batallón, que entonces estaba despelgada con la división en el sector central del frente ruso.Durante este periodo recibió el pasador de Infantería de Asalto, el pasador de Herido en Plata y dos enseñas de destrucción de carros de combate.. Con gran éxito los zapadores de Bialetzki defendieron trincheras, reventaron bunkeres enemigos, llevaron a cabo patrullas de combate y reconocimiento, y rescataron a algunas compañías vecinas.

Brazalete de la campaña de Creta

Además, también llevaron a cabo otras tareas propias de su cometido como la eliminación de campos de minas y obstáculos y la construcción de puentes y posiciones defensivas. En el mes de junio de 1943, Bialetzki fue transferido a la recién formada 2 Fallschirmjäger-Division. La división se estaba levantando en Francia. Bialetzki dejó la división después de dos meses y aceptó el mando de una compañía de la 9 Luftwaffen-Feld-Division en el sector norte del frente del este. Estas divisiones de la Luftwaffe estaban formadas por personal de tierra con poca experiencia de combate. Comenzaron a utilizarse en 1943 y, tras un periodo de aprendizaje y adaptación, contribuyeron al esfuerzo de guerra alemán en el frente oriental, una zona de combate en la que se podían permitir pocos errores. El veterano silesio asumió el mando de una compañía de granaderos en el Luftwaffen-Feld-Regiment 18, donde experimentó todo tipo de condiciones de combate.

Tal y como había hecho de la zona de operaciones de Leningrado en 1941, Bialetzki comenzó a acumular días de combates cuerpo a cuerpo. En abril de 1944, fue asecendido a Leutnant del ejército de reemplazo. Esta decisión no estuvo libre de críticas por parte de algunos que pensaban que Bialetzki carecía de formación y que sus modales estaban a veces fuera de lugar. Sin embargo, en la Unión Soviética, lo único que contaba realmente era la experiencia de combate, la determinación y el liderazgo, por lo que el jefe de su regimiento lo apoyó hasta el final. Bialetzki volvió a demostrar su valía confirmando la confianza puesta en él, y llevó a sus hombres de éxito en éxito. Después de haber sostenido numerosos combates y bajas, la 9 Feld-Division (L), como había sido redesignada tras haber sido transferida al control del Heer, fue disuelta en febrero de 1944. La mayoría de hombres y oficiales fueron transferidos a la 225 Infanterie-Division.

Supesta foto de Bialetzki, aunque no hay total certeza

Ésta, había estado en combate desde la campaña de Francia en 1940. Se había distinguido a las puertas de Moscú y, al año siguiente, había aguantado los rigores de la Bolsa de Demiansk. Bialetzki asumnió el mando de una comapñía en el Grenadier-Regiment 333. Con el frente en constante retroceso debido a la arrolladora fuerza del ejército Rojo, a lo largo del río Luga, en la posición de bloqueo de Narva, en las afueras de Dünaburg y los combates defensivos en los alrededores de Riga, Bialetzki siguió acumulando días de combates cuerpo a cuerpo. En septiembre de 1944, recibió el Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Bronce, a pesar de que ya había acumulado 39 días acreditables de combates cuerpo a cuerpo, siendo acreedor del Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Plata, que le fue concedido al mes siguiente (tras acreditar su 41º día de combate cercano).

El Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Oro llegaría el 7 de noviembre de 1944.Su primer día acreditado de combate cuerpo a cuerpo fue el 24 de noviembre de 1943, cuando formaba parte de una patrulla de combate. Según se desprende de los archivos, en los meses siguientes, Bialetzki había llevado a cabo patrullas casi a diario a la llamada «Colina de la Luna brillante». En una ocasión, el 2 de enero de 1944, Bialetzki y sus hombres volaron una instalación soviética de depósitos  de combustible. Se topaban continuamente con patrullas y grupos incursores enemigos, a los que acababa eliminando. Además, destacó también en los combates defensivos por Putki, Baloze y Zageri.

Por su valor execpcional en Balozi, Bialetzki fue propuesto para la Cruz de Caballero. En tres días de combates cuerpo a cuerpo ininterrumpidos, había liderado contraataques una y otra vez, llegando a rechazar a una compañía soviética de fusileros que había logrado romper el frente. Poco después llegó el telegrama aprobando la proposición y las órdenes para relevar a Bialetzki. Durante el invierno de 1944 el Oberleutnant (Teniente) Bialetzki recibió su Cruz de Caballero. Al mismo tiempo, debía ser retirado de primera línea, de acuerdo con la normativa. Su jefe, el gteneral Risse, cruz de caballero con hojas de roble, envió la siguiente nota al OKH:

La división solicita que el Oberleutnant Alfons Bialetzki, que se supone que debe ser reasigando a un destacamento de reemplazo de acuerdo con las órdenes recibidas, no sea trasnferido. Acogiéndome a su personalidad y trayectoria, el Oberleutnant Bialetzki no es idóneo para ser empleado en el Ejército de Reemplazo. Es un soldado de primera línea de todas todas; cuando mejor se siente es cuando lucha. No es en absoluto adecuado para ser empleado en una rama formativa del ejército, ya que su uso del idioma es muy deficiente, por ser un alemán pronunciado con acento de Silesia. Bialetzki nació en Silesia y es probablemente de etnia polaca. En mi división, desde marzo de 1944, Bialetzki ha probado ser un soldado extraordinariamente valeroso, que sabe inspirar a sus hombres. Podría continuar desempeñando la lucha de manera ejemplar en el combate. Por otra parte, de ser empleado en el Ejército de Reemplazo, temo que pueda desempeñar bien ninguna tarea que se le asigne.

Extracto de su historial de días de combate cuerpo a cuerpo

La solicitud no tuvo éxito. El Grupo de Ejércitos Norte se excusó en las órdenes estrictas de Hitler de que no habría excepciones a la normativa. En realidad las supuestas dificultades idiomáticas no habían sido más que una triquiñuela, pues de otro modo nunca se le hubiera dado el mando de una compañía. Sin embargo, Bialetzki cayó enfermo durante un permiso en Silesia, siendo internado en un hospital, donde permanecería un gran periodo de tiempo. Ya no pudo regresar al servicio activo en lo que restó de guerra. Por entonces, su antigua división había quedado atrapada en la Bolsa de Kurlandia.

Alfons Bialetzki sobrevivió a la guerra y se cree que desde entonces ha vivido en Polonia bajo otro nombre, sin tenerse noticias de si todavía está vivo.

Viene de Cruz de Caballero – Hermann Wulf

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.