Hoy le toca el turno al Sargento Mayor, el «alma del Tercio», su «jefe del estado mayor», su experto en tácticas y despliegue en combate, el optimizador de recursos el nexo de unión entre el mando y la tropa.

El segundo oficial al mando de un Tercio y el tercero de un Regimiento era el Sargento Mayor. En los Tercios solía ser elegido en un principio por el Capitán General de entre los alféreces, para serlo posteriormente a partir de 1580 de entre los capitanes propuestos por el Maestre de Campo. En los Regimientos era nombrado directamente por el Coronel. El Sargento Mayor de un Tercio podría ser considerado como el oficial de más baja graduación del Alto Mando.

Aunque carecía de autoridad para dar órdenes de manera autónoma y a menudo era un mero adjunto del Maestre de Campo, su graduación lo habilitaba para mandar un Tercio en ausencia de su superior (circunstanacia que se dio cada vez más frecuentemente con el andar de los años, especialmente en los Regimientos, cuyos Coroneles solían ser nobles que recibían patentes y levantaban unidades a su costa, permaneciendo en la corte mientras sus unidades eran regidas por los Sargentos Mayores). También podían participar en los Consejos  que mantenían los ejércitos en campaña.

Además, a pesar de su relativa carencia de autonomía, los teóricos militares de la época consideraban al Sargento Mayor el elemento central de «casi todas las decisiones tomadas en el ejército», «el alma del Tercio». Su primer cometido era disponer los órdenes de marcha y de combate del Tercio y de convertir una masa desorganizada de soldados en un cuadro imponente o en un escuadrón de acero, picas y bocas de fuego en cualquiera de las formas establecidas para las distintas contingencias.

Para llevar esto a cabo, el Sargento Mayor debía conocer las distintas modalidades del cuadro a la perfección para elegir y conformar los diferentes tipos existentes de formaciones en cada ocasión particular. Se trataba de una habilidad especialmente valorada en una época de cambios e innovaciones constantes, en la que todas las naciones competían en el desarrollo de nuevas formaciones que dieran a sus ejércitos una ventaja en velocidad y maniobrabilidad, surgiendo no solo distintas formas de desplegar un Tercio o Regimiento, sino apareciendo formaciones nuevas como la Brigada sueca.

El Sargento Mayor era el encargado de la instrucción y de las maniobras. Debía enseñar a sus soldados a utilizar la pica, el arcabuz y el mosquete, las tres armas principales de la época, tras desaparecer paulatinamente otras como ballestas o rodeleros. Debía por tanto planificar los ejercicios y era responsable de que sus hombres estuvieran siempre en forma. Su objetivo era conseguir «soldados pláticos», es decir, soldados profesionales, esos soldados viejos que eran en el caso español el orgullo de las armas de la Monarquía y la pesadilla de Europa.

El Sargento Mayor recibía órdenes de su respectivo Maestre de Campo o Coronel. También podía recibirlas del Sargento Mayor General, del Maestre de Campo General, o de su teniente de Maestre de Campo General, y las transmitía a los Sargentos de las distintascompañías, que lo ayudaban en la tarea de la instrucción y los ejercicios.

Con el devenir del tiempo el Sargento Mayor acabó teniendo dos asistentes llamados Ayudantes de Sargento Mayor. Se trataba de Alféreces u oficiales reformados (oficiales que no estaban en activo con media paga), generalmente de su antigua compañía, que lo ayudaban a mantener estrechas las relaciones con los Sargentos de las compañías y a llevar a cabo revistas periódicas, ejercicios y maniobras. También eran responsables también del alojamiento de los soldados y de la gestión de la intendencia.

A mediados del siglo XVII, esta graduación perdió la mayor parte de su contenido y de su prestigio, debido a la proliferación de Tercios y Regimientos y porque primero el Maestre de Campo General y luego el Sargento Mayor General asumieron algunos de sus principales cometidos, como la formación de los escuadrones para el combate.

Viene de Tercios de España – Graduaciones en el Ejército de Flandes.Infantería (II) – El Maestre de Campo

Aprovecho el hilo del artículo para adelantaros que en unos días estará disponible mi nuevo libro LOS TERCIOS EN AMÉRICA – LA JORNADA DEL BRASIL. SALVADOR DE BAHÍA 1624-1625

También te puede interesar:

LOS TERCIOS EN EL MEDITERRÁNEO – LOS SITIOS DE CASTELNUOVO Y MALTA

Tercios en el Mediterráneo Portada Completa def para Web

LA GUERRA DE FRISIA: LAS CAMPAÑAS DEL CORONEL VERDUGO EN EL NORTE DE FLANDES 1579-1594


LOS TERCIOS DE FLANDES EN ALEMANIA: LA GUERRA DEL PALATINADO (1620-23).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.