El asedio de la gran base naval rusa de Sebastopol en la península de Crimea fue el principal objetivo militar aliado de la Guerra de Crimea (1854-1856).

Tras su inicio el 13 de septiembre de 1854, las tropas francesas, británicas y otomanas desembarcaron en la península de Crimea y a continuación marcharon al sur hasta llegar a las inmediaciones de Sebastopol por su lado norte. En su avance los aliados libraron y ganaron algunas batallas en el río Alma el 20 de septiembre, en Balaclava el 25 de octubre y en Inkerman el 5 de noviembre.

Aunque los rusos fueron derrotados en las tres batallas, ganaron tiempo para que el coronel ingeniero Francis E. I. Todleben mejorase las defensas de Sebastopol. Como los rusos habían bloqueado la bocana del puerto con barcos hundidos, las flotas aliadas no pudieron aproximarse a sus inmediaciones desde el sur. Los aliados aún podrían haber tomado Sebastopol por tierra si hubiesen efectuado el asalto a mediados de octubre, pero el comandante británico Fitzroy James Henry Somerset, Lord Reglan, rechazó la idea a favor de una operación de asedio.

Los aliados iniciaron su primer bombardeo terrestre de Sebastopol desde la parte septentrional el 17 de octubre. Debido a que carecían de un número suficiente de cañones pesados, la primera preparación artillera consiguió escasos resultados. Los aliados se prepararon para el invierno después de la batalla de Inkerman.

Las tropas británicas sufrieron enormemente al no haber hecho preparativos para una campaña larga en condiciones invernales. Los soldados llegaron a carecer incluso de tiendas de campaña y muchos se perdieron a consecuencia del frío y la enfermedad. El cólera fue un verdadero azote.

Los franceses se habían preparado algo mejor que los británicos, aunque el cólera se llevó también al comandante galo, mariscal Armand-Jacques Leroy de Saint-Arnaud. Lo sustituyó en el mando el general François Certain Canrobert. Los rusos también sufrieron lo suyo, sufriendo una enorme cantidad de bajas, aunque Todleben consiguió mejorar las defensas en mitad de los bombardeos de la artillería aliada.

Las crónicas de las horribles condiciones de los británicos en esta guerra enviadas por los corresponsales ingleses (en especial William Howard Russell del London Times) llevaron a la caída del gobierno británico del primer ministro George H. Gordon, Lord Aberdeen. Uno de los cambios importantes que se produjeron a raíz de estos hechos fue la mejora de las instalaciones sanitarias, incluido el envío de un contingente de enfermeras a las órdenes de Florence Nightingale.

En enero de 1856 entró en la guerra el reino de Cerdeña. Su gobierno despachó 10.000 hombres a las órdenes del general Alfonso Ferrero di La Marmora. También llegaron otros contingentes de refuerzo aliados. A la postre, los aliados desplegaron más de 160.000 hombres y 500 cañones pesados en las operaciones contra Sebastopol.

A primeros de 1855 los aliados improvisaron también la red logística que conectaba las líneas de asedio a sus bases costeras. En un esfuerzo por interrumpir este flujo, el nuevo comandante ruso príncipe Mikhail Gorchakov llevó a cabo un ataque sobre los aliados el 17 de febrero en Yevpatoriya, pero los otomanos le hicieron frente y lo obligaron a replegarse.
Los aliados continuaron acercando las trincheras a Sebastopol. El 8 de abril dieron inicio a un feroz bombardeo de diez días de duración que destruyó una gran parte de las defensas rusas y produjo la muerte a unos 6.000 soldados rusos que habían sido apostados para repeler un posible asalto.

Las disputas continuas entre los generales franceses y su gobierno provocaron la dimisión del general Canrobert, al que sucedió el general Aimable Jean Jacques Pélisser. El 24 de mayo los aliados tomaron Kerch y despejaron el mar de Azov, cortando las comunicaciones rusas entre Sebastopol y el noreste.

Sigue en El asedio de Sebastopol de 1855 (II)

Si te gustó, te puede interesar Españoles Olvidados (I) – José de Ribas, héroe ruso y fundador de Odessa

  1. Dani says:

    Una guerra muy conocida pero superficialmente, al menos en español no es fácil encontrar libros que la traten en profundidad.
    En principio el contingente aportado por los dos aliados principales, GB y Francia iba a ser igual, pero los ingleses fueron incapaces de aumentar su contingente de 20.000 hombre, con 4 divisiones de infantería y una de caballería. Los sucesivos refuezos a penas fueron capaces de mantener el contingente. Los franceses si fueron capaces de aumentar el número de divisiones en servicio.
    Por otra parte el contingente italiano tenía entendido que llegaba a los 15.000 hombres, no sufrieron muchas bajas pero la mayoría de ellas por enfermedad. Hace años recopilé la siguiente información:
    Italianos en Crimea.
    En 1855 fueron enviados 15.000 soldados organizados en 2 divisiones de infantería (de dos brigadas), y una brigada independiente. Contaban con 20 batallones de infantería de línea y 5 de bersaglieris (infantería ligera), además de 1 regimiento de caballería y 36 piezas de artillería. Tuvieron 2.200 muertos, de ellos solo 230 en combate.

    Pero hay que tener en cuenta que en 1859 para enfrentarse a Austria (con el apoyo francés) solo pudieron organizar a 60.000 soldados en 5 divisiones de infantería y otra de caballería.
    Enviar 15.000 soldados a Crimea teniendo un ejército de 60.000 no está nada mal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.