Hoy tenemos el placer de presentar a un nuevo colaborador, Ismael LD, que nos trae la primera parte de lo que será una serie sobre armamento de la Guerra Civil española.

Subfusil Mp-28/II

Los subfusiles aparecieron en la escena bélica a finales de la Primera Guerra Mundial  (1914-1918). Si tenemos que nombrar un modelo que sirvió realmente de base sería el Mp-18 alemán. Este fue introducido de manera limitada en las tropas de asalto alemanas. Utilizaba un cargador de 32 cartuchos en forma de caracol y pesaba unos 4kg. Tras el final del conflicto y con el Tratado de Versalles esta arma pasó a un plano secundario.

En 1920, el subfusil fue modificado para utilizar cargadores estándares rectos de 20, 30 e incluso 50 cartuchos. Disparaba solamente en modo automático y tampoco disponía de un seguro, por lo que un golpe seco podía hacer que se disparara. A finales de la década de 1920, apareció el subfusil Mp-28/II, que básicamente añadía un selector de disparo, pero en esencia era el mismo arma. Disponía asimismo de un alza de fusil que llegaba muy generosamente a los 1.000 m., cuantos estas armas no son efectivas a más de 150 m.

Soldados de las brigadas internacionales armados con subfusiles Mp-28/II “naranjeros”. Obsérvese la manilla cilíndrica.

El Mp-28/II llegó en un momento en el que los ejércitos del mundo estaban llenando los arsenales de esta clase material. La II República Española, ya en la década de 1930, compró varios lotes de estas armas para probarlas. El experimento no pudo llegar a más, puesto que se inició la Guerra Civil Española. Con la necesidad de armas que existía en el bando republicano, el Mp-28/II comenzó a fabricarse sin patentes ni permiso en las fábricas del Levante. La diferencia con el modelo alemán original era mínima, y solo se diferenciaban en la manilla para cargar el arma, siendo en el modelo republicano de forma cilíndrica.

La fama de estos subfusiles comenzó aumentar según pasaba el tiempo. Por construirse en Levante, se les comenzó a denominar “naranjeros” en honor a la icónica fruta de la huerta valenciana. Así fue como el término subfusil en España comenzó a conocerse como  «naranjero». Incluso los divisionarios azules llamaban naranjeros a los subfusiles soviéticos PPsh-41. También es cierto que ambos bandos también empezaron a llamarlos “churrera-avispero”. La producción de esta clase de armas entre 136-1939 debió ser alta, pues el régimen posterior los utilizó de forma extensa hasta finales de la década de 1950.

Soldado español con su subfusil Mp-28/II en Sidi-Ifni, durante la guerra de 1957-58.

Sin duda, el Mp-28/II fue el arma de esta clase icónica de la Guerra de España. Un arma robusta, aunque poco fiable. Por ejemplo, la versión oficial del líder anarquista, Buenaventura Durruti fue que, al bajarse de su automóvil, su naranjero cayó al suelo y se le disparó accidentalmente, hiriéndole de muerte por debajo del pecho. A pesar de todo, dio un buen servicio a ambos bandos y era apreciado por la tropa.

Características:

  • Longitud: 832 mm
  • Peso: 4 o 5 kg
  • Calibre: 9 x 19 mm «Parabellum» (Modelo alemán) y 9 x 23 mm «Largo» (Modelo español)
  • Cadencia de disparo: 500 disparos por minuto

Sigue en Subfusiles de la Guerra Civil española (II) – El Tallinn M1923

Más información en este HILO del foro El Gran Capitán

  1. Jose Manuel says:

    No es exacto lo de que no tiene seguro. No tiene una aleta de seguro, pero si un reten que aloja la palanca de montar y mantiene el cierre en posición atrasada impidiendo el disparo accidental incluso aunque se nos caiga el arma.

    Saludos

    • Ismael López Domínguez says:

      Hola José Manuel;

      Ante todo, gracias por leer el artículo. Sobre tu afirmación diré que discrepó, y te explicaré por qué. Aunque es cierto que el subfusil tiene un reten en donde se aloja la palanca de montar, este sistema no es fiable del todo. Este dato lo saco de los comentarios que hacen al respecto varios historiadores militares. Por ejemplo, el subfusil Coruña (copia del ERMA alemán) fabricado en España tras la guerra usaba este sistema. En 1941 fue modificado con un sistema de bloqueo/seguro más efectivo.

      • José Manuel says:

        Ese reten, se conoce como sistema de seguro manual y es absolutamente fiable ya que el tirador que sirve para montar el arma es solidario a la cabeza del cierre, una sola pieza, y cuando queda alojada en el reten es imposible que el cierre vaya hacia adelante produciendo el disparo por muchos golpes que se le den.
        Muchos subfusiles empleaban ese sistema y no tienen esa fama de inseguros incluso el mismo MP-28 o el EMP-35 tampoco tienen esa mala fama fuera de España. Subfusiles de una generación posterior como el MP-40 o el Sten también lo emplean y son absolutamente seguros.
        Mis fuentes son yo mismo que en los últimos años he montado, desmontado, restaurado y probado mas de una docena de de estos y otros tantos Coruñas.
        De los historiadores militares no te fíes hablando de armas la mayoría solo las han visto en laminas. Desde la misma empresa te lo digo

        • Ismael López Domínguez says:

          Hola de nuevo José Manuel;

          Muy interesante lo que dices. Realmente tienes razón en que luego el MP-40 o el Sten británico tienen un sistema igual o parecido al del MP-28. Puedo aceptar tu versión, pero necesito que conversemos más detenidamente por correo electrónico, si es posible. Ya que comprenderás que necesito más datos de los que me cuentas y tu nombre completo. La razón es que lo que me cuentas en estos comentarios pasen a formar algo más y no quede en el olvido; si es cierto lo que me cuentas. Mi correo es: Ismael_ld@hotmail.com

          Abrazos

        • J.R. says:

          Buenas tardes José Manuel,

          Aprovechando su experiencia en este tipo de arma, quisiera hacerle una pregunta al respecto (ya que llevo días dejándome los ojos en la red sin encontrar respuesta). ?Son compatibles los cargadores de los MP28 II españoles 9mm con los Ermas MP35 «Naranjeros» 9mm Largo? Le agradezco de antemano su respuesta. (Si no le importa, le agradecería que me mandase su respuesta a mi mail: javier.reboredo@police.ge.ch)
          Un saludo!

          • Roger says:

            Yo te respondo 3 años tarde, porque por mucho que encajen (que no creo), te va explotar la recamara al hacer la ignición, en un 9x23mm caben mas pólvora (mayores presiones porque tiene una bala mas pesada) que en un 9x19mm, y con lo artesanales/baja calidad que eran muchos Naranjeros, no están preparados para disparar 9x23mm, pero es que ni un cartucho 9x19mm militar moderno ni talvez cartucho civil moderno, porque tienen mayores presiones y las armas actuales tienen mayores estándares de fabricación, materiales y testeo. Mejor seria testear primero el arma con cartuchos civiles o incluso de bajas presiones (los de practicas de menor retorcer) para comprobar si puede disparar cartuchos modernos y si sufre algún desgaste el el cañón o recamara. Y siempre su correspondiente cartucho a las presiones probadas y cartucho civil o militar que le corresponda, porque que un cartucho que este marcado como 9mm o 9L no significa que sea igual que otro aparentemente, porque tienen diferentes características, hay algunos que directamente no tiene marcajes (o no especifica calibre, ni modelo, ni fabricante o solo uno de estos 3), sobretodo si son militares y pasaba en la Guerra Civil.

            Le podrás meter una bala del 9x23mm manualmente abriendo el cerrojo, pero te arriesgas a perder una mano como mínimo, media cara y hasta la vida como te comas la metralla y esquilar del cañón-recamara en pedazos.

            Y según tengo entendido los Ermas MP35 que se usaron el la Guerra Civil usaban también 9 × 19 mm Parabellum, el 9×23 es anterior a la primera Guerra Mundial, y ya estaba en desuso antes de la Guerra Civil….creo recordar que los sublevados usaban el 9x23mm (en viejas pistola seguramente sacada de los arsenales procedentes de excedentes de la primera Guerra Mundial pero no es son Ermas MP35, ni son naranjeros que son los producidos en Zona Republicana.

            El 9x23mm en la Guerra Civil la usaban sobre todo pistolas y por el bando fascista como la Astra 400, Astra Modelo F, Campo Giro (modelos 1912, 1913, 1913–16), la Llama IV, VII, Extra, Star modelos 1920, 1920/1921, modelo Militar1922, 1922/1931, A, M, DM…todos de Fabricas del País Vasco, rápidamente capturadas y usadas por el bando fascista. Aunque esas armas eran del Ejercito y Guardia Civil, pero muchos se sublevaron y se fueron al bando fascista llevándose sus armas reglamentarias, o robando todo el arsenales de la Guardia Civil y Ejercito para repartirlo entre sus amigos fascistas (falangistas, carlistas…) porque humo una relación Guardia Civil-fachas muy estrecha cuando estalla la guerra incluso en zona republicana, (*1)

            El único que se supone que usa el 9×23 era el «MP28 II Naranjero» para el ejercito (Brigadas se le suministraría también)…pero como hay tanta confusión de identificación del modelo exacto (y en que arma cual se basa/copia) de los famosos Naranjeros…vete a a saber si es un MP28, MP35 español (naranjero), uno capturado por los sublevado, o un Ermas MP35 importado de Alemania o Polonia o un excedente de la primera Guerra Mundial.

            Las Armas producidas por la Industria de Guerra la Genialidad Catalana tambien usaban el 9×23 como la Pistola Isard, el Labora Fontbernat M-1938, la Carabina Destroyer, y la Pistola F. Ascaso 1 (Fabricada por Parinco, que es copia de la Astra 400)…fabricas y armas capturadas por el bando fascista cundo cae Cataluña (incluso antes, porque bombardearon las fabricas primero) y empiezan a fabricar para ellos centenares de miles de unidades (mas que las que produjo la Genalidad, seguramente 24/7 a marchas forzadas/esclavismo con Prisioneros de Guerra y civiles Republicanos), mas aparte las armas capturadas ya fabricadas, a medio fabricar, de los arsenales y las de los muertos y prisioneros.

            (*1) A un marido de mi Abuela, que era Guardia Civil, compañeros suyos y fachas le hicieron el famoso paseíto toda la noche, y porque le salvo un amigo suyo alegando «demencia» porque estaría al borde de la locura (de no poder ni hablar del miedo y no poder responder al interrogatorio) y de un infarto porque a raíz de esa experiencia, desarrollo problemas cardiacos y se murió a los pocos meses por problemas cardiacos.

Leave a Reply to J.R. Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.