Mientras tanto, los hombres de comunicaciones que el Sargento Rawls había despertado justo antes de ser muerto trataron de alejarse del edificio en el que habían estado durmiendo, con la esperanza de volver a unirse a la sección principal de la batería. En una habitación del edificio había tres hombres, el Soldado de Primera Clase Harold W. Barker, el Soldado de Primera Clase Thomas A. Castello, y el Soldado de Primera Clase Santford B. Moore.

Barker salió primero, corriendo. Sólo había dado unos pasos cuando vio una de las ametralladoras norcoreanas justo delante. Se giró rápidamente y corrió de vuelta a la casa, pero al llegar a la puerta una bala le dio en la rodilla. Castello y Moore lo llevaron de vuelta al edificio y decidieron permanecer en la casa. Pusieron a Barker en el suelo, y luego se colocaron en un rincón de la habitación lo más cerca posible de la pared. Desafortunadamente, varios días antes Barker y Castello habían recogido dos pequeños cachorros, que ahora compartían la misma habitación. Los cachorros masticaron un poco de papel e hicieron un ruido considerable. En una habitación contigua había habido otro hombre que también intentó escapar, pero al salir del edificio se encontró con quince o veinte soldados comunistas de pie en un grupo justo fuera de la puerta. Uno de ellos le disparó en la boca y lo mató.

A los pocos minutos de la aparición de los norcoreanos, cinco miembros de la sección de comunicaciones murieron y otro hombre resultó herido. A partir de entonces el enemigo disparó las dos ametralladoras hacia el área de los obuses pero no hizo ningún intento de moverse contra los cañones o incluso de buscar otros americanos en el área.

Inmediatamente después de que se disparara el primer tiro contra los hombres cerca de la centralita, tres ametralladoras en el extremo sur de la posición de la batería abrieron fuego contra las secciones de los obuses. Dos de ellas se encontraban en la parte baja de la cordillera en la parte delantera izquierda de los cañones y una tercera disparó desde la parte posterior izquierda. Además, había fuego de media docena o más de fusileros enemigos. De los seis cañones, los tres más cercanos a la cresta estaban bajo el fuego más intenso. Hubo una interrupción inmediata de las misiones de fuego mientras las dotaciones se refugiaban en sus fosos de armas, que eran lo suficientemente profundos como para ofrecer cierta protección, Hubo un período de varios minutos, entonces, antes de que los artilleros se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo y determinaran el alcance y la dirección del fuego enemigo.

Mientras tanto, a la izquierda, un soldado enemigo arrojó varias granadas al foso ocupado por la sección del Sargento Frederick J. Hammer. Una de las granadas explotó dentro del foso, matando a un hombre e hiriendo a varios otros; otra explotó en un foso de municiones y prendió fuego a más de cien proyectiles de 105 mm almacenados allí. Los hombres que manejaban los puestos de ametralladoras a lo largo de la cresta abrieron fuego cuando comenzó la acción, pero pronto se dieron cuenta de que el enemigo ya había penetrado hasta la posición de la batería. Se retiraron, yendo al norte hacia el otro semioruga montando el cuádruple de calibre 50. Esta arma disparó sólo unos pocos cartuchos antes de que fallara su mecanismo de recorrido y, cuando no pudo ser operada a mano, la dotación de las armas retrocedió el vehículo a corta distancia del barranco por las vías del tren.

Fue justo en ese momento que el cuartel general del batallón llamó a la Batería A para preguntar la razón de la interrupción de la misión de fuego. El oficial ejecutivo de la batería (Teniente Kincheon H. Bailey, Jr.) respondió al teléfono en la tienda de dirección de fuego. Bailey había oído los disparos de las ametralladoras, pero no se preocupó porque en ese momento los soldados de infantería de primera línea no estaban lejos y los artilleros podían oír a menudo el ruido de las armas automáticas y las armas pequeñas. A su vez, llamó a las dotaciones de armas para preguntarles. El Sargento Hammer y otras cuatro secciones de armas informaron de su situación, pero la sexta sección, dirigida por el Soldado de Primera Clase Ernest R. Arnold, estaba bajo un fuego tan intenso de ametralladoras que nadie quería alcanzar el teléfono en el borde del foso de las armas. Bailey se comunicó con el batallón y salió a investigar por sí mismo.

Durante los minutos necesarios para transmitir esta información al cuartel general del batallón la situación en la posición de la batería se desarrolló rápidamente. El Sargento Hammer, al ver que sus municiones se quemaban, ordenó a los hombres de su sección que corrieran por el barranco junto a las vías del tren. En los siguientes minutos los hombres con otros dos cañones lograron escapar y regresar a este barranco. Mientras tanto, uno de los sargentos de sección (el sargento mayor Germanus P. Kotzur) había corrido hacia el obús al norte de las vías del tren y ordenó a la sección de cañones que disparara directamente contra la colina de la que aparentemente habían venido los soldados enemigos.

Fue más o menos cuando el primero de estos proyectiles aterrizó que el Teniente Bailey dejó la tienda de dirección de fuego para averiguar lo que estaba pasando. La pólvora en el pozo de municiones de Hammer estaba ardiendo brillantemente en ese momento, iluminando un extremo de la posición de la batería. Mientras Bailey caminaba hacia esa área vio a los norcoreanos caminando alrededor del arma y concluyó que la dotación estaba muerta o desaparecida. Corrió al obús más cercano y le dijo al jefe de sección ( el cabo Cecil W. Meares ) que empezara a disparar contra la cresta. Dos obuses dispararon un total de dieciocho proyectiles, que estallaron a ciento cincuenta o doscientos yardas de distancia.

Bailey también instó a la dotación de los cañones a empezar a disparar sus armas ligeras contra los norcoreanos, que ahora ocupaban el siguiente foso de cañones, el que la dotación del sargento Hammer había abandonado. Durante cinco o diez minutos los hombres del Cabo Meares dispararon a los soldados enemigos y lanzaron granadas hacia el foso. Entonces Bailey y Kotzur decidieron que lo mejor era llevar a las dotaciones de vuelta a la protección del barranco. Detuvieron el fuego de artillería y comenzaron a llamar a las otras dotaciones para que retrocedieran. Para dar a estos hombres algo de protección, el Sargento Henry E. Baker corrió a un camión cercano de 2 1/2 toneladas que llevaba una ametralladora de calibre .50 montada en un anillo y comenzó a disparar hacia los norcoreanos.

El Soldado de Primera Clase Richard G. Haussler fue con Baker a pasar las cintas de munición del arma. Estos dos hombres, aunque a gran altura, desde donde se les podía ver desde toda la zona mientras la munición brillaba, dispararon cinco cajas de munición (1.250 cartuchos) con el arma en unos diez minutos. El comandante de la batería (Capitán Anderson) se dispuso a inspeccionar la posición de la batería para asegurarse de que ninguno de sus hombres permanecía en las trincheras o en los fosos de las armas.

Eran las 03:15 cuando todos los artilleros llegaron al barranco por las vías del tren, media hora después de que empezara la acción. El capellán católico de la 25ª División (Capitán John T. Schag) había visitado la batería antes y había decidido pasar la noche allí. Cuando la lucha comenzó, el Padre Schag se hizo cargo de un grupo de hombres que habían estado durmiendo cerca de él y los guió al barranco que se usó como posición defensiva de la batería. Una vez en el barranco, reunió a los hombres heridos y ayudó a los médicos a atenderlos. El Capitán Anderson y el Sargento Kotzur organizaron a los hombres para la defensa del barranco. Todos estaban ahora en este barranco excepto tres hombres en la tienda de dirección de fuego; el Cabo Pitcher, que todavía operaba el tablero de baterías; y Barker, Castello y Moore, que todavía esperaban tranquilamente en la casa de Saga.

La actividad enemiga disminuyó después de que los hombres de la batería consolidaron su posición en el barranco, aunque hubo un rápido intercambio de disparos de fusil. El comandante del batallón (Teniente Coronel Arthur H. Hogan) llamó varias veces para saber lo que estaba pasando y ofreció ayuda de una de las otras baterías del batallón. Un hombre en la tienda de dirección de fuego (Sargento Carl Francis) gritó al Teniente Bailey para preguntarle si quería fuego de 155 mm en la zona, y Bailey dijo que les gustaría tener algunos en la colina delante de los cañones. El Coronel Hogan estaba familiarizado con la colina y, teniendo buenos datos originales, consiguió los primeros proyectiles en la colina.

«Bailey gritó al centro de dirección de fuego, «Derecha 50; dejar caer 100; fuego efectivo».

«Los hombres a su alrededor gimieron cuando escucharon esta orden, así que Bailey la cambió a » bajar 50; fuego efectivo.»

El Coronel Hogan pidió dos proyectiles de la batería de artillería media y los proyectiles cayeron justo delante de los cañones. Poco después, un tanque bajó por el camino de Masan desde el norte y empezó a disparar a las posiciones enemigas. Era el tanque al que había ido el cabo McQuitty después de que su ametralladora se atascara al principio de la acción. Esto ayudó a reducir la actividad enemiga aunque hubo fuego disperso de fusiles hasta las primeras señales de luz de esa mañana. Los soldados enemigos desaparecieron, y las secciones de los cañones volvieron a sus obuses para evaluar los daños.

Los norcoreanos habían matado a 7 hombres y herido a otros 12 de la Batería A, destruyeron cuatro camiones y desinflaron los neumáticos de uno de los obuses. En tres de los tubos de los obuses habían escrito con tiza los números de su compañía, sección y escuadrón. Por lo demás, los cañones no fueron dañados. Había 21 soldados norcoreanos muertos en la posición de batería cuando la acción terminó. El Capitán Anderson reagrupó su batería en el lado norte de las vías y reanudó los disparos de las misiones de apoyo normales.

Viene de Acción de retirada de Corea (VIII) – Defensa de la posición de una batería (I)

Sigue en Acción de retirada en Corea (X) – Tanques en Chongju (I)

  1. Dani says:

    ¿Qué fue esa acción norcoreana? ¿Una infiltración seguida de ataque y retirada? Porque tenían la posición ganada pero no quisieron mantenerla.

Leave a Reply to Dani Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.