En contra de lo que se cree generalmente, la ciudad de Stalingrado no figuraba entre los objetivos principales fijados para la campaña de verano de 1942. Pondremos aquí el punto de vista de dos generales de la Wehrmacht que eran de esta opinión. Empezaremos hoy con el general Hoth, jefe del Cuarto Ejército Panzer en aquella época y protagonista directo de los hechos. Para ello recogemos un extracto de una conferencia impartida por Hoth a oficiales del Bundeswehr en los años cincuenta:

De la Directiva nº 41 se desprende que el objetivo principal de la campaña de verano de 1942 no era la captura de Stalingrado sino la conquista del Cáucaso y de sus pozos de petróleo. Esta zona era, en efecto, vital para la conducción de la guerra por parte soviética, y también era de gran importancia económica y política para el Mando alemán.

General Hoth

A finales de julio de 1942, cuando las avanzadillas de los dos Grupos de Ejércitos [A y B] se aproximaban al bajo Don antes de lo esperado y mientras los ejércitos rusos del Frente Suroeste estaban retrocediendo desordenadamente hacia el Don medio, Hitler ordenó el 23 de julio que continuaran las operaciones del Grupo de Ejércitos A en dirección sur hacia el Cáucaso, para lo cual le fueron asignados 4 Ejércitos.

Sólamente el Sexto Ejército continuó desplegado frente a Stalingrado. El Jefe del Estado Mayor del Ejército, que desde el principio se había opuesto a una operación con un objetivo tan lejano a través del Cáucaso, consideró necesario buscar a las agrupaciones enemigas en Stalingrado y derrotarlas antes de entrar en el Cáucaso. Por tanto, dispuso que se reforzara inmediatamente al Sexto Ejército con dos divisiones Panzer, que fueron detraidas del Cuarto Ejército Panzer.


Poco después, aunque todavía con el foco de la campaña en su sector, detraen del Grupo de Ejércitos A el Cuarto Ejército Panzer y el Tercer Ejército Rumano, siendo despachados ambos al Grupo de Ejércitos B en el Don. Es en este momento cuando el centro de gravedad de la campaña cambia hacia la captura de Stalingrado. El Grupo de Ejércitos A, debilitado con este movimiento no tiene más remedio que parar su marcha al norte del Cáucaso […]

Sigue en  Stalingrado no era el objetivo (II): La visión del General von Sodenstern

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.